viernes, 29 de noviembre de 2013

Imitación a la vida

Dentro del Cine Clásico, uno de los géneros más recordados y de gran éxito entre el público de la época han sido los melodramas. Me atrevo a concretar un poco más y decir que ha sido el público femenino el que siempre ha disfrutado más de este género. Se trata de películas sin acción ni misterios. Son películas en las que la carga emocional es lo principal. Generalmente suelen estar protagonizadas por mujeres, dejando a los personajes masculinos en un segundo plano.
 
Uno de esos melodramas es Imitación a la vida (1959) de Douglas Sirk.
 

Título original Imitation of Life
Año 1959
País Estados Unidos
Director Douglas Sirk
Guión Eleanore Griffin & Allan Scott
Novela Fannie Hurst
Música Frank Skinner
Fotografía Russell Metty
Duración 124 minutos
Productora Universal Pictures 

Reparto Lana Turner, John Gavin, Susan Kohner, Sandra Dee, Dan O'Herlihy, Robert Alda, Juanita Moore, Mahalia Jackson, Terry Burnham, Karin Dicker, Troy Donahue
 
Sinopsis
Lora Meredith, una actriz viuda en paro, vive con su hija adolescente en Nueva York. Un día, conoce por casualidad a Annie, una mujer de raza negra, y a su hija, que es mulata. Las dos acaban trabajando para ella. Ese mismo día conoce también a Steve, un fotógrafo que se enamora de ella.
 
 
 
El cineasta alemán Douglas Sirk, emigró a Estados Unidos en 1937 donde se convirtió en un reputado director de cine abarcando diferentes géneros pero destacando especialmente en el melodrama con películas como Obsesión (1957), Sólo el cielo lo sabe (1956), Escrito sobre el viento (1956) o la que fue su última película Imitación a la vida (1959), que es un remake de una película del mismo título del director John M. Stahl (Que el cielo la juzgue, 1945), que en 1934 había protagonizado Claudette Colbert.
 
 

Por aquel entonces, una de las actrices más admiradas era Lana Turner. Actriz que siempre ha destacado más por su belleza y su ajetreada vida sentimental –recordemos el asesinato de Johnny Stompanato, amante de Lana, a manos de la hija de ésta- y personal que por sus dotes como actriz, había cautivado a todos en el thriller El cartero siempre llama dos veces (1946). Lana sería la bellísima Milady de Winter en Los tres mosqueteros (1948). También intervino de la maravillosa Cautivos del mal (1952) de Vicente Minnelli pero recibió su única nominación a los Premios Oscar por otro gran melodrama: Vidas borrascosas (1957).
 
 

En Imitación a la vida, Lana es, Lora, una mujer ambiciosa que antepone su carrera -modelo primero y actriz después- a todo, porque para ella el éxito es lo más importante. A lo largo de unos diez años, vamos siendo testigos de sus éxitos profesionales y de sus equívocos en su vida personal. Lora, viuda y con una hija pequeña a la que criar, por azares del destino, conoce a una mujer negra, Annie, que también está sola con una hija pequeña cuya piel es totalmente blanca. Las cuatro comienzan a convivir juntas.
 
 

Quienes conozcáis la película coincidiréis conmigo en que el personaje de Annie, tienen un lugar destacado tanto en la película como en el cine gracias a la grandísima interpretación de Juanita Moore que es la bondad, la ternura, la amistad, la maternidad y el amor todo en uno y a partes iguales, algo que la impide ser del todo feliz. Su principal preocupación es su hija Sarah Jane, que siempre ha rechazado a su madre y a su raza por tener la piel blanca y poder hacerse pasar por una mujer blanca. Al principio de la película, Annie le explica a una Lora sorprendida que Sarah Jane es hija suya pero que se parece a su padre que era ‘prácticamente blanco’.


 

 
Este es uno de los temas de los que trata la película. Hay que tener en cuenta que la película se desarrolla entre los años 40 y 50 en Estados Unidos donde los afroamericanos todavía no eran considerados como ‘iguales’ al resto. En el caso de nuestros personajes principales, el tema de la raza es algo que carece de importancia aunque vemos que en algunos diálogos sí que, sin desprecios y con respeto, se nota cierta diferencia de razas, pero el verdadero problema reside en que Sarah Jane (Susan Kohner) se hace pasar por blanca, lo que le acarreará grandes problemas consecuencia de sus mentiras.
 
 

En la novela original de Fannie Hurst y en la primera versión de 1934, Lora no era actriz sino una cocinera de éxito gracias a las recetas de su criada negra. En aquel momento, los movimientos afroamericanos a favor de la igualdad de derechos estaban en un punto clave y los productores, para evitar problemas, decidieron hacer que Lora fuere una gran estrella de cine... y Annie, su sirvienta, su consuelo, su apoyo…
 
 

¿Y quién espera ver a Lana Turner entre fogones? Lana siempre va de punta en blanco, ni un pelo fuera de su sitio, siempre bien maquilla y vestida. Siempre guapísima. ¡Toda una estrella! El vestuario que luce la actriz fue uno de los más caros de la época.
 
 

Entre los personajes secundarios destaca John Gavin (Psicosis, 1960; Espartaco, 1960) enamorado de Lora pero cuyo amor es imposible de llegar a su fin a causa de los diferentes éxitos profesionales de ella. Con el tiempo tendrá una buena relación con la adolescente Sussie a la que da vida Sandra Dee (Mamá nos complica la vida, 1958; En una isla tranquila del sur, 1959), fascinada con él desde la infancia. Y en un papel muy pequeño podemos ver a Troy Donahue (Parrish, 1961; Susan Slade, 1961), ídolo de adolescentes.
 
 

La actriz Susan Kohner recibió el Globo de Oro a la mejor actriz de reparto en 1959 siendo también nominada a los Premios Oscar en la misma categoría. Juanita Moore también recibió sendas nominaciones a ambos premios.
 
Imitación a la vida, tiene uno de los finales más emotivos que se han visto. Creo que si os animáis a verla deberíais tener un clínex cerca. Melodrama destacado que recordamos por la belleza de Lana Turner y sobre todo por ese personaje de Juanita Moore al que admiramos y queremos desde el primer minuto por su incondicional amor. Amor de madre.
 

36 comentarios:

Maribel dijo...

Creo que lo que me impresionó más la primera vez que vi esta película fue la trama secundaria de la criada y su hija. Estas películas son un gran testimonio histórico de la segregación racial de aquellos años, de cómo la raza podía obstaculizar el avance de las personas y condenarlas a posiciones sociales subordinadas. El tema de los negros que pueden pasar por blancos también ha sido tratado más adelante en “La mancha humana”, pero creo que nunca se ha explorado del todo su potencial.

Al ver a Lana Turner es inevitable pensar en su propia vida que también puede dar argumento para una película. Y de hecho, Woody Allen se inspiró en la historia del asesinato de Stompanato en “Septiembre”.

Saludos

Alicia Tinte dijo...

Pues no la conocía pero tiene muy, muy buena pinta así que ahora mismo la busco y mañana pienso verla! Mantita, chuches y buena peli! Plan perfecto :)

abril en paris dijo...

Teniendo en cuenta el contexto la película está muy bien planteada. Es de esos melodramas de Douglas Sirk que siempre apetece revisar.
Conmovedora, con ese colorido y esos personajes tan pasionales..
El tema del racismo está bien tratado al estilo del cineasta que borda éstas historias dramáticas.
Para darse el gusto de verla en casita una tarde de éstas.

Saludos invernales

Meg dijo...

Gracias por recordarla, una joyita que me encantó, ideal revisionarla ahora. Un besote!

lola dijo...

Hola,
¡Me encanta esta película! No hay ocasión en que la vea y no termine llorando.
Saludos,

Javier Simpson dijo...

Desgarrador melodrama de Douglas Sirk, un director al que se le daban este tipo de películas excesivas, como si de culebrones (por la forma de tratar las emociones y los temas) se tratara, pero que no se sabe muy bien como se mantenían en el filo de la navaja con toda la dignidad del mundo sin que se llegara a hacer sangre, y no sólo eso: con una clase digna de los elegidos. Pero qué el cielo la juzgue no la protagonizó Gene Tierney, Manderly? (es que pones Claudette Colbert). Qué buena la peli Los tres mosqueteros, la versión de Kelly y Lana. Inmensa. Imitación es un melodrama casi imposible que emociona no sabes muy bien por qué. La hija tiene una vida atormentada por la cultura en la que le toca vivir, por los prejuicios que la ciegan y la hacen desviarse dramáticamente.
Un abrazo, Manderly. Estupenda entrada.

Mario Salazar dijo...

Me compré el dvd hace siglos pero no lo he visto, pero como ando revisando cine clásico americano estos días, lo veré pronto.

Yo temía la palabra melodrama hace buen tiempo atrás, pero he ido aprendiendo a apreciarlo, ahora me gustan varias propuestas y pues Sirk es el man ahi. Besos, Manderly.

TRoyaNa dijo...

Manderly,
a mí me encantan los melodramas,y éste especialmente,es uno de mis favoritos.
Por ello,le dediqué una reseña en su día(http://historias-troyanas.blogspot.com.es/2012/07/imitacion-la-vida.html).
Muy de acuerdo con Maribel,que para mí el corazón del drama se encuentra en la relación de la criada con su hija.Juanita Moore está COLOSAL Y Susan Kohner en el papel de Sara Jane está más que digna.
Lo dicho,un peliculón que brilla sobre todo,por la constancia del conflicto racial(que puede que sin esa convulsión, tampoco creo esté superado ni de lejos en nuestros días)y por la interpretación de las actrices,especialmente para mí,la de Juanita Moore.
Saludos!

SqSmaravillosa dijo...

Hola Manderly!! Un melodrama en el amplio sentido de la palabra. Y añadir que aunque a Juanita Moore, se le otorga el papel de secundaria, en realidad ella es la verdadera protagonista de la historia, y la que nos emociona con su particular sin vivir debido a esa hija repelente que se avergüenza de ella.

Lana Turner nunca fue objeto de mi devoción, auqnue en este film cumple su cometido. Un saludo!!!

Cita Franco dijo...

Siempre traes unas joyitas y las ilustras de una manera que metes ganas a cualquiera. Nunca he sido de este tipo de cine pero ya he apuntado dos pelis de tu blog y el otro día vi Weeds y me encantó.

Sigue sigue jejeje
Besos
Cita

D.O.R. dijo...

Te faltó la palabrita clave de la película: Camp. Y quizás la otra: Fassbinder. Sin eso, andas por los márgenes del comentario incidental.

Una de las mejores películas, a mi juicio, de la historia del cine. Obra maestra absoluta.


Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Dos comentarios anecdóticos sobre esta peli. Uno: la permanente corta de Lana Turner instauró una moda que todavía sigue vigente hoy. Y dos: en el Museo de Historia Americana de Washington hay una salita dedicada a las negras y negros con aspecto de blancos y sus conflictos sociales y morales.
Peliculón.

Moniruki dijo...

Me encanta tu artículo y la película, que hemos debido verla 1 millón de veces en casa. Dice mi madre que te diga que muy bien por hablar de esta película. Es una de sus favoritas y la has hecho feliz jajaja

Manderly dijo...

Maribel,
pues sí, creo que todos opinamos que la vida de Lana Turner da para su propia película o culebrón, según se entienda. Como sabes, y aunque de refilón su historia aparece en diferentes películas más o menos actuales pero ambientadas en aquella época.
‘La mancha humana’ no ha llegado a convencer a pesar del tirón de sus actores.
Saludos.

Manderly dijo...

Alicia Tinte,
es un buena opción para verla como dices… yo también hago eso a menudo. Además estamos en la época perfecta para ellos. Espero que la disfrutes!
Saludos.

Manderly dijo...

abril en paris,
Douglas Sirk está claro que dominaba a la perfección el melodrama. Además de ésta creo que ‘Obsesión’ es de mis favoritas. Antes pasaban mucho este tipo de películas en televisión y casi siempre me quedaba enganchada viéndolas cada una de las veces. ¡No me canso de verlas!
Saludos.

Manderly dijo...

Meg,
de esas joyas que gusta recordar de vez en cuando… sobre todo si llueve y hace frío.
Saludos.

Manderly dijo...

lola,
a mi me ocurre los mismo!! Y eso que ya nos la sabemos de memoria!! Ay!!
Saludos.

Manderly dijo...

Javier Simpson,
quizás no me he expresado correctamente pero quería decir lo siguiente:
Claudette Colbert fue la protagonista de la primera versión de ‘Imitación a la vida’ (1934) que había dirigido John M. Stahl, que a su vez es el director de ‘Que el cielo la juzgue’. Si te fijas, esto último lo he escrito entre paréntesis ya que era una información adicional sobre Stahl no sobre Colbert. Por cierto, una gran película con una Gene Tierney llena de maldad.
Espero haber aclarado nuestro pequeño malentendido, pero gracias por comentármelo porque fácilmente me puedo equivocar sin querer.
Saludos.

Manderly dijo...

Mario Salazar,
no tienes excusas para seguir dejándola de lado… ya es hora de que la veas. A mi los melodramas siempre me han gustado mucho… a pesar de que no pueda evitar las lágrimas.
Saludos.

Manderly dijo...


TRoyaNa,
pues no recordaba que hubieras hecho una entrada sobre esta película pero veo que en su momento lo leí y dejé mi comentario. ¿Cómo no iba a comentar esta película que me gusta tanto?
Creo que todos coincidimos en que el personaje de Juanita Moore es el que más nos gusta y el que más nos toca el corazón, a pesar de que en principio sea un personaje secundario. Digo en principio porque su triste historia tiene más protagonismo en la segunda mitad de la película. Y sí, también Susan Kohner está muy bien.
Saludos.

Manderly dijo...

SqSmaravillosa,
sí, el problema de Juanita Moore con su hija toma más protagonismo cuando ésta se hace adulta y su comportamiento es más dañino. Dañino especialmente para con su madre pero para todos en general. Incluso para ella misma.
A mi Lana Turner me gusta mucho y disfruto de sus películas un montón. Quizás sea su presencia siempre impecable lo que me gusta y es que las estrellas de Hollywood son así de ‘naturales’.
Saludos.

Manderly dijo...

Cita Franco,
me alegra haber hecho que te entraran ganas de ver esta película. Comprendo que este tipo de cine no tiene porqué ser del gusto de todo el mundo pero algunos ya lo rechazan sin darle una oportunidad. Me gusta que por lo menos tú quieras verla y así opinar si te gusta realmente o no. Bueno, si al final te animas y la ves espero que nos cuentes tus opiniones sobre ella.
No he visto la serie ‘Weeds’ aunque he leído que es buena. Lo cierto es que veo muy pocas series y cuando lo hago prefiero ver las temporadas completas y no esperar de semana en semana.
Saludos.

Manderly dijo...

D.O.R.,
la palabra camp hace referencia a un estereotipo de mujer totalmente femenina, es decir, la mujer es el sexo débil y es totalmente dependiente del hombre. Esto no ocurre en esta película sino todo lo contrario. Creo que camp también hace referencia a la autodeterminación de la mujer como persona capacitada para realizar algo. En ese caso puede que se le pueda aplicar al personaje de Lana, pero ésta es modelo y actriz, por lo que dicha asociación no me gusta demasiado. Es decir, que yo no aplicaría el término camp a esta película.
En cuanto a Rainer Werner Fassbinder, fue en los años 70 cuando descubrió el cine de Douglas Sirk, algo que influyó notablemente en su cine. Este es un tema importante si se habla sobre Fassbinder pero no me parece reseñable para comentar esta película.
Saludos.

Manderly dijo...

Noemí Pastor,
el cine siempre impuso modas. Y aún lo hace. Bueno, siempre lo hará. Lo cierto es que el tema del color de piel siempre ha sido causa de grandes problemas, me parece bien que no sea un tema que se olvide.
Saludos.

Manderly dijo...

Moniruki,
pues opino como tu madre, por eso decidí publicar sobre esta película. Ja, ja, ja… pues dale un beso a tu madre de mi parte!
Saludos.

loquemeahorro dijo...

Ah, qué peliculón, siempre que pillo el final en la tele, me quedo para echarme una buena llantina, porque si no lloras con ese final, es que no tienes corazón... o lacrimales.

Tal y como mentaban la trama de la criada y su hija es la que más perdura en la memoria (por lo menos en la mía) y las actrices que la representaron.

Por cierto que toda la vida he pensado que la hija era absolutamente igual que Natalie Wood, durante años pensé que era ella, de hecho.

Manderly dijo...

loquemeahorro,
creo que es imposible no llorar con ese final aún sabiéndolo! A mi también me pasa así que no te preocupes, ja, ja ,ja...
Natalie Wood hizo muchos papeles siendo niña. Quizás la confusión no sea tan extraña.
Saludos.

loquemeahorro dijo...

Perdón, quería decir "como comentaban"

Lo curioso es que a mí me recuerda a la actriz que la interpreta adulta, que ahora que la veo en las fotos, no se parece tanto, pero en la película siempre me lo ha parecido.

Sobre todo cuando está en el club ese donde baila, o mejor dicho, donde hace de mujer florero mientras se mueve un poquito.

Por cierto, que qué gran escena y qué manera de darle la vuelta al tópico del espectáculo glamuroso.

Manderly dijo...

loquemeahorro,
creí que te referías a la niña. Bueno, la verdad es que ambas actrices tienen un 'tipo' similar, pero creo que Natalie Wood es mucho más atractiva... o por lo menos a mi me lo parece.
En ese tipo de clubs, las 'chicas del coro' eran auténticos floreros... del gusto de su clientela masculina, por supuesto.
Saludos.

LU dijo...

Me encanta esta película (ay mi vena melodramática…!!!!)

Dos madres, una volcada en su sueño y la otra abnegada intentando vencer el rechazo de su propia hija al color de su piel. Amor incondicional no siempre correspondido. Una hija que se engaña a si misma e incluso llega a repudiar a la persona que más la quiere.


Cine para sentir, para disfrutar de un trabajo elegante, para llorar…

“¿Cree usted en sus sueños?”

laesti dijo...

Fíjate que a mí Douglas Sirk siempre me ha resultado un poco ajeno, muy artificioso, pero esta película en concreto ¡me encanta! Se atreve a hablar, con sutileza, de temas tabú en la época.
Nadie lo ha comentado pero, ¿no os parece insoportable la hija de Lana Turner, Sandra Dee? Siempre me ha parecido una actriz taaaan repelente.

Manderly dijo...

LU,
totalmente de acuerdo con tu vena melodramática. Yo también la tengo y de vez en cuándo tiene que salir a flote, ja, ja...
¿Para llorar? Ay, ay... estás viendo el sufrimiento de esa madre y al final, no puedes dejar de llorar!
Saludos.

Manderly dijo...

laesti
tienes razón. No es unmelodrama sin más sino alrededor de unos temas muy serios y que no nos dejan indiferentes al recapacitar sobre las personas que los sufren quieran o no.
He visto pocas películas de Sandra Dee pero prácticamente es el mismo tipo de niña bien adolescente repipi que satura bastante.
Saludos.

naná dijo...

admito que no me canso de verla...
es de esas que si cambiando de canal, la pillas empezada, te quedas a verla terminar, verdad?...
que me encanta la peli y el post que le has dedicado!!!
besotes!!!

Manderly dijo...

naná,
a mi me ocurre lo mismo! Hay películas que enganchan en cualquier minuto en el que empiezas a verla.
Saludos.