viernes, 17 de febrero de 2012

Hierro azul

La Dama de Hierro (The Iron Lady, Reino Unido 2011). Dirección: Phyllida Lloyd. Interpretación: Meryl Streep (Margaret Thatcher), Jim Broadbent (Denis Thatcher). Guion: Abi Morgan. Producción: Damian Jones. Música: Thomas Newman. Fotografía: Elliot Davis. Vestuario: Consolata Boyle.
 

Contra todo pronóstico, me gustó La dama de hierro. No suelo ir al cine predispuesta a que no me guste una película; bien al contrario, procuro ir a tiro fijo, a ver lo que presumo que me va a gustar. Pero en el caso de La dama de hierro me mataba la curiosidad y, además, Thatcher siempre ha sido una de mis malas favoritas. Ya sabía yo que esta señora acabaría tarde o temprano en el cine, después de haberse paseado tanto por el pop-rock.

Me gustó porque no es lo que me esperaba. Esperaba un correcto biopic político y me encontré un relato lírico, con historia de amor y todo, y algún exceso onírico. Esperaba una puesta en escena formal, sobria y correcta y me encontré una coreografía simbolista.

Se ha escrito por ahí que el film es demasiado complaciente con la figura política de Thatcher, pero es que no se trataba de eso.


De aquellos polvos estos lodos
Antes de nada, que no se nos olvide que esto que estamos viviendo ahora no empezó hace cuatro días. Que no se nos olvide que la señora Thatcher, con el aplauso de sus compañeros de partido y sus aliados internacionales, liberalizó el sector financiero, flexibilizó (eufemismo por "precarizó") el mercado de trabajo, privatizó y cerró empresas del Estado , debilitó enormemente el sector público, recortó el presupuesto para educación (siendo ella ministra del ramo, que tiene tela) y eliminó subsidios.
Una vez dicho esto, vayamos con la película.

Bueno, no, esperad un momento. Es que me he puesto a buscar cosas aplaudibles que hizo Thatcher en política y he encontrado que en sus primeros tiempos como diputada impulsó un proyecto de ley para que los plenos de los ayuntamientos se celebraran a puerta abierta y votó contra la restauración de los castigos físicos en los colegios y a favor de prohibir ciertas cacerías de animales, despenalizar la homosexualidad y legalizar algunos supuestos de aborto. Algo es algo.

Peces azules y negros
Juan José Millás, en Hay algo que no es como me dicen, el libro que dedicó al llamado “caso Nevenka”, se sirve de una imagen muy eficaz para pintarnos el ambiente en el que tuvieron lugar los hechos de aquel estruendoso caso: nos habla de acuárium lleno de grandes peces negros entre los que nada un pequeño pececillo de colores.

Esa imagen literaria se me veía a la cabeza cuando veía a la joven Thatcher entre señores mayores encorbatados y trajeados; veía un pececillo azul entre grandes peces negros.

Thatcher dejó la Cámara de los Comunes en 1992, a los 66 años. Declaró que su marcha le daría mayor libertad para decir lo que pensaba. Así lo hizo en dos libros de memorias: Los años de Downing Street (1993) y El camino hacia el poder (1995). En 2008 su hija Carol Thatcher publicó también un libro de memorias con un título (A Swim-On Part in the Goldfish Bowl) que curiosamente hace referencia a los peces de colores.

Meryl la sufridora
No he sido nunca lo que se dice fan de la señora Streep, por razones más que nada extracinematográficas: mis terribles prejuicios la han catalogado siempre como actriz-impecable-doña-perfecta-vuelvo-en-helicóptero-a-mi-rancho-del-culo-del-mundo-a-estar-con-mis-hijitos. Soy odiosa, lo sé.
Pues bien, me alegro infinito de tener que tirar ahora mis prejuicios a la mierda y quitarme el sombrerete británico ante lo que hace en La dama de hierro.
No valoro nada, por ejemplo, cuando alguien interpreta a un campesino bielorruso oligrofrénico, porque no conozco ni conoceré jamás a ninguno en mi vida. Encuentro, en cambio, jodidamente difícil interpretar a un obrero de la siderurgia o a un tasquero de barrio, porque los he conocido y los conozco a porrillo; o a una octogenaria, porque he tenido abuelas y, lo que es más arriesgado, todo el mundo tiene abuelas o conoce a alguna y hace comparaciones, de las que la señora Streep sale muy muy bien parada.
Así que no tengo más remedio que aplaudir su paso vacilante, su expresión más vacilante aun, su mente que patina (en 2008 Carol Thatcher reveló en su libro que su madre sufría demencia senil), esos andares, esos cabeceos, ese echar mano a la barandilla o a la pared, entre tierno y sobrecogedor.

Woman power
Igual digo una estupidez si digo que La dama de hierro es una película muy femenina, pero lo digo de todos modos. He visto mano de mujer en la atmósfera, en los sobreentendidos, en la sutileza de la narratividad. Algo tendrá que ver, digo yo, que esta peli tenga directora, guionista y prota femeninas, pleno al tres que no es nada frecuente.
Le he leído a un señor crítico que la película "incide en exceso" en este aspecto feminista. Para nada. ¿O es que cualquier mínima reivindicación feminista ya es excesiva? ¿Hay alguna película, señor crítico, que incida en exceso en el antirracismo o en el pacifismo?

Y ahora no tengo más remedio que tirarme de cabeza a la piscina con la gran pregunta: ¿era Margaret Thatcher feminista?
Tengo respuesta: no. Reivindicaba sus derechos individuales, pero no mostraba ninguna solidaridad de género. Bueno, quizás una pizquita en sus primeros años, cuando apoyó legalizar el aborto en ciertos supuestos, y declaró que lo hacía pensando en experiencias propias y en el sufrimiento ajeno.
Es ilustrativo el discurso que le echa a su encantador marido cuando le pide matrimonio: en pocas palabras Thatcher denigra a las mujeres como el peor de los machos y deja clara su voluntad de separarse, distanciarse, distinguirse de esa grey a la que desprecia. No lo conseguiste, Maggie, querida: tu caída en desgracia en el Partido Conservador tuvo mucho que ver con lo que evidentemente te distinguía de los demás dirigentes. Esa falta de sintonía que siempre tuviste con Edward Heath venía de los tiempos en que no te dejó que pintaras nada en su gabinete.
Thatcher, como millones de madres, anteponía su hijo a su hija y solo incluyó a una mujer en todos sus gabinetes, no hizo nada por abrir las puertas a otras, por allanarles el camino para que no les resultara tan difícil como le resultó a ella.
Con todo, le cabe el mérito innegable de haber sido la primera jefa de gobierno de Europa, la persona que más tiempo ha permanecido en el cargo y la primera que ganó tres elecciones seguidas desde el siglo XIX. No es moco de pavo para una hija de tenderos.

En fin, como era de prever, me he salido de lo estrictamente cinematográfico. Pero, tratándose de Thatcher, ¡a ver quién se resiste!


Y, sin más, os saluda vuestra amiga

Noemí Pastor

20 comentarios:

39escalones dijo...

Una película bochornosa. A este paso harán películas "humanizadoras" de Stalin o Hitler. No se puede ser más ruin, miope, manipulador y cobarde que los responsables de esta película. Una vergüenza. No tardaremos en ver algo así de Aznar. Y si no, al tiempo.
Besos

TRoyaNa dijo...

Noemí,
celebro hayas disfrutado tanto con la película y con la interpretación de Streep.
Yo todavía no he visto la película,pero en base a su carrera,me atrevo a intuir que estará soberbia.Lo siento por Close,pero me da que el oscar será para Meryl.
En relación a la figura de la Dama de Hierro,esta película ha levantado mucho revuelo y muchas quejas por parte de la familia.
No sé si porque se han centrado en su última etapa o porque han mostrado a la Thatcher más vulnerable,aquejada de Alzheimer.
Por lo que respecta a la figura política,me asombran esos despuntes progresistas,dado su talante ideológico.
Por otro lado, no salgo de mi pasmo que algunos críticos tilden de exceso de feminidad en la realización de la película porque sean mujeres las figuras de directora-guionista-protagonista.Me parece muy acertada tu comparación ahí con el pacifismo o el anti-racismo.
Por otra parte,tengo mis dudas de que una película haya de tener un tratamiento de "documental" en el sentido de rigor histórico absoluto ¿dónde poner límite a la recreación,a la libertad del autor/a?
Por lo que respecta a los biotopics de personajes con los que no comulguemos en ideas,a mí me parece perfecto,porque el cine y la realidad se mueven en planos distintos y me vienen a la mente dos películas que me gustaron mucho por ejemplo sobre la figura de Hitler,"El hundimiento" y "la secretaria de Hitler",ésta última en la línea del documental.

El otro día me enteré que Julianne Moore ha sido la elegida para dar vida a la política estadounidense republicana Sarah Palin,bien,podría haber sido otro personaje pero quien sabe,lo mismo lo borda,nos sorprende y llega a los Oscars....hablamos de cine,no?? por poca sintonía que tengamos con la Palin y las ideas que defiende.
Noemí,que me ha gustado mucho la entrada.
Bts

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, ya la hay de Idi Amin Dada, y con aplauso de la crítica. Repito que no era intención de las creadoras humanizar nada, sino contar otra cosa, porque otro relato es posible. También Hitchcock "humanizaba" a los nazis malos en sus pelis y a todo el mundo le parecía genial. Besos.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

No he visto la peli, compa NOE, así que no sé qué tal (la verdad es que tampoco me apetece mucho, he de confesarlo...). En cuanto a las valoraciones políticas sobre la figura de Thatcher, me han resultado llamativos esos 'contrapuntos progres' a los que aludes, y de los que algo había leído, aunque muy por encima: está claro que no hay ser humano 'estrictamente plano', ni siquiera el más 'marcado'. De todos modos, y en una valoración global, a mí, la Thatcher, en fin, pues eso, que un fuerte abrazo y buen fin de semana...

Noemí Pastor dijo...

Pues veo, TROYANA, que la peli no ha gustado a nadie: ni a los enemigos de Thatcher ni a sus más queridos. A mí tampoco me parece una obra de primera fila, pero tengo yo una cierta fijación con Thatcher, me intrigaba, fui a verla y no me disgustó, aunque sí tiene, como digo, algún exceso un poquito ñoño.
Si se puede meter a Franco en una nevera, se puede presentar a Thatcher como dulce e inocente florecilla, cosa que, por otro lado, no sucede en esta peli. Un beso.

Noemí Pastor dijo...

Hola, MANUEL. Ya confieso que es muy difícil limitarse a lo estrictamente cinematográfico hablando de esta señora. Y por eso, por lo que dices, porque no hay humano plano y menos si has presidido un gobierno de un país poderoso y eres hija de un tendero y la primera mujer que lo hace, en la vida de todo quisqui cabe más de una narración. Un abrazo.

Uno dijo...

Yo iba también predispuesto en contra pero por otras razones. No me interesa nada la figura de Tacher y me temía otra de esas "grandes interpretaciones" que tanto gustan y que me horrorizan. Pero la del rancho, se lleva todo el show y es una gozada ver su trabajo. Para mi ese es el gran valor de la película.
No es la primera vez que me Meryl levanta una peli. Julie y Julia por no ir mas lejos.
Y estoy de acuerdo en que no incide para nada en el aspecto feminista. Y te lo digo yo que soy muy susceptible a esos excesos.

Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

UNo, a mí también me dan alergia esas grandes caracterizaciones que van especialmebte diseñadas para un óscar y en la dichosa academia, que es peor que la de OT, son tan bobos que se lo dan. Pero también me convenció la sufridora esta con su ancianita chochola, palabra bilbainita donde las haya. Besos.

Peke dijo...

No vi la película, pero es una gozada leer tus comentarios.

Noemí Pastor dijo...

Pues nada, PEKE, misión cumplida. Mi misión en la vida es que ustedes gocen. Biquiños.

LU dijo...

No tenía muchas intenciones de verla, pero con tanto revuelo no he podido resistirlo. En mi opinión, como película, es un PRODUCTO que busca fama antes del estreno. La actriz con una trayectoria profesional fabulosa, y un personaje polémico. Oscar a la vista. Qué poca originalidad!!!

De acuerdo con Troyana en cuanto a la libertad a la hora de tratar la vida de alguien en el cine. Se han centrado en su Alzheimer alucinatorio (cansa un poco tanto dialogo con el muerto), y a partir de ahí repasan su ascenso en la política y su declive. El IRA y las Malvinas, la recesión y los recortes. Qué poco evolucionamos!!!

No creo que sea de los mejores trabajos de esta actriz, no creo que todo lo que haga merezca un 10. Pero, sin duda, ella es lo UNICO a destacar de esta FLOJA película. Patéticas las escenas de entrada y salida de Downing Street.

En mi opinión, para olvidar. Pero me alegro de haberla visto y poder así tener mi propia opinión. En parte ha sido gracias a tu entrada.

Biquiños

Noemí Pastor dijo...

Hola, LU. Una cosa buena de la peli es que es polémica, pues lo peor que le puede pasar a un producto es que pase desapercibido.Hablando de producto, yo me esperaba algo más encelofanado y empaquetado para el óscar, pero, ya ves, he encontrado cierto riesgo en el punto de vista de esta peli, que, es cierto, aunque me cuesta escribirlo, no está a la altura de la interpretación de Streep. Bicos enormes.

Manderly dijo...

Para mi la película no vale mucho. Se supone que es una especie de biografía pero lo que sucede ahora en casa de la señora Thatcher, lo debe de conocer la familia y poca gente más. Éstos, los que lo saben, se negaron a colaborar como fuente de información para la película, por lo tanto, lo que vemos puede o no ser verídico.
A parte de todo esto, tenemos a Meryl Streep que es la que salva la pelícual con su, como suele ser habitual, gran interpretación.
Sólo Meryl logra que nos interese ver la película.
Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, MANDERLY. Entiendo perfectamente que la familia Thatcher no quisiera colaborar con la peli. A mí tampoco me haría gracia que las fabulaciones de alguien sobre un miembro de mi familia se difundieran por todo Occidente, pero es uno de esos "inconvenientes" del cargo de primera ministra y de todos los cargos importantes.
Con todo, creo que el guion de "La dama..." está en buena parte basado en el libro que Carol Thatcher escribió sobre su mami, en el que hablaba de sus patinazos mentales y decía que no acababa de asumir la muerte de su esposo.
Sea como fuere, poco nos importa que lo que relate la peli sea absoluta y rigurosamente histórico o no, porque su fin es otro.
De acuerdo con que lo mejor quizás sea el personaje que construye Streep, pero yo añadiría otras cosas buenas: el personaje del marido, completamente salido de madre, el cromatismo, la puesta en escena coreográfica y que nos revele detallitos desconocidos (estos sí, ciertos, históricos) de la historia reciente.
Un beso grande.

calamarin dijo...

Yo también he sentido siempre un rechazo natural hacia Meryl (doña perfecta) pero no puedo por menos que reconocer que es una maravillosa monstrua de la interpretación... no hay otra como ella.

Noemí Pastor dijo...

Hola, CALAMARIN, amore. Yo ponía incluso en duda su pretendido talento interpretativo, porque la verdad es que pocas veces la he oído en versión original y no he podido apreciar esa cualidad sobrehumana suya de imitar acentos extranjeros que me toca siempre las narices. Lo cierto es que muchas veves me ha bastado que esté ella en una película para que ne niegue a verla. Pero aquí me ha convencido; será también por esta fascinación inexplicable que siento yo por Thatcher. Ya sabes, cada cual con sus perversiones. Mil besos.

Juli Gan dijo...

No he visto la peli, y no creo que la vea. Thatcher es un personaje atado a mi infancia y a canciones como la de Baldin bada que decía "Thatcher andrea, putakumea (Señora Thatcher, hija de puta)" Sobre todo por lo nefasta que fue con los trabajadores de minas, induatria pesada, acerías, Irlanda, etc, etc. Respecto a la polémica de humanizar a los malvados...Hasta el más mezquino de los seres tiene su corazoncito. Estoy convencida de que Franco era un yayo encantador con sus nietos, por ejemplo. Así como Bruno Ganz hizo de un señor concreto en "el hundimiento" con toda la carga que ello supuso, la Streep bien puede hacer lo mismo con el peso de un personaje tan reciente. De todas formas, no es una peli que me muera por ver....Excelente post, por cierto, Noemí.

Bargalloneta dijo...

Yo voy a ser un poco más bestia que mis "compañeras" zinéfilas, no es que mi interesaa la película , es que sólo la fui a ver para ver a mi meryl. Me reconozco ignorante de la figura de Tatcher, a eso, debo darte las gracias Noemí porque me la has dado a conocer un poco más, pero , aún así la película no me interesó en absoluto.
discrepo de Lu, Meryl está soberbia, y se crece con cada papel que hace que lo convierte senzillamente en papelón!!!!
Noemí, espero que a partir de ahora seas una de las incondicionales streeperas com Troyana y yo ... jejejjeje.
a sus pies.... me ha encantado tu post

Noemí Pastor dijo...

Hola, JULI. Estuve tentada de hacer un repaso de la presencia de Thatcher en el pop, pues le dedicaron muchas "perlas", pero al final lo descarté porque entonces ya sí me iba lejos de lo cinematográfico. Eres muy amable. Besos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, BARGA. Creo que todavía necesito algún empujoncito más para convertirme al streepismo. No sé... Quizás algún otro papel políticamente incorrecto como este de Thatcher. Algo que la convierta en odiosa a los ojos de todo el mundo y entonces yo empezaré a amarla. Besos.