viernes, 24 de septiembre de 2010

Adivina Quien Viene Esta Noche (Guess Who's Coming to Dinner ) 1967

Hoy en día, Adivina quien viene esta noche, es una entretenida película sobre un matrimonio interracial que decide casarse e irse a vivir juntos. Sin embargo, cuando se estrenó en 1967, los matrimonios interraciales estaban prohibidos en 16 estados de los Estados Unidos. El país estaba saliendo del movimiento por los derechos civiles. No era ninguna nimiedad que un hombre negro y una mujer blanca se diesen un beso en la gran pantalla. De hecho, tanto los protagonistas de este beso, Sidney Poitier y Katharine Houghton, (protagonistas del primer beso interracial en el cine) como el director de la película, Stanley Kramer, recibieron amenazas de muerte por ello.


Cuando Stanley Kramer filmó esta película ya era un reputado director de lo que se conoce como cine de conciencia o compromiso social. Stanley era judío y creció en la zona del barrio neoyorkino de Manhattan conocido como la cocina del infierno, por lo que podrán ustedes suponer que no les eran ajenos los temas de discriminación. Para él, el cine siempre fue un medio que tenía como fin concienciar a la sociedad pero, además de comprometidas, sus películas también eran rentables. Por eso cuando les dijo a los de la Columbia Pictures que iba a hacer una película sobre una historia de amor y que tendría como plantel de actores a Spencer Tracy, Katharine Hepburn y Sidney Poitier, los de la productora dijeron que sí sin hacer más preguntas.

Sidney Poitier aceptó el papel sin preguntar. Algo más le costó a Stanley Kramer que Spencer Tracy aceptara. El actor, enfermo de cáncer, le dijo textualmente que estaba harto, a lo que Stanley le contestó "bien, puedes quedarte aquí sentado pudriendote en una silla o puedes hacer algo grande" y así fue como Spencer aceptó. Su compañera de reparto y esposa en la película no sería otra que su verdadero amor en la vida real, Katharine Hepburn y para ambos, Adivina quien viene esta noche, sería su novena y última película juntos.

Para el papel de la hija del matrimonio Drayton, Matt y Christina (Tracy y Hepburn), Stanley quería una actriz que no fuese conocida y que, además, se pareciera fisicamente a Spencer y Katharine, así que ésta última llamó a una sobrina suya y le dijo que fuese a conocer al director. Cuando Stanley la conoció le preguntó a Katharine si su sobrina sabía actuar y Katharine le contestó "y yo que sé, no la veo desde que tenía 6 años". Así que Stanley le hizo una prueba a Katharine Houghton y así fue como ésta pasó a convertirse en Joey Drayton. La carrera de Houghton se ha desarrollado principalmente en el teatro. Para el cine ha participado en diez películas, una de ellas estrenada este año, The Last Airbender.

Joey Drayton, una demasiado inocente joven, (Katharine Houghton), es hija de Matt y Christina (Spencer Tracy y Kate Hepburn) conoce a John Prentice (Sidney Poitier) durante unas vacaciones. Se enamoran y Joey quiere presentarle a John a sus padres. La familia Drayton que siempre ha educado a su hija en la tolerancia ahora tiene que poner en práctica sus valores liberales. Matt es un periodista liberal y Christina la directora de una galería de arte. Lo que la película quería decir era la disyuntiva que se mascaba en la sociedad, es decir; la tolerancia está muy bien pero, ¿quieres que tu hija se case con un negro?.

Katharine y Katharine en un descanso del rodaje.

El rodaje no fue fácil para nadie, pero sobre todo no lo fue para Katharine Hepburn. Spencer Tracy estaba demasiado débil y enfermo, muchas veces hubieron de parar el rodaje para que el actor descansara y Kate se encargó de cuidarlo hasta el último momento. En la pelicula se la ve especialmente sensible y frágil. También le afectaron los nervios por el debut de su sobrina. El primer dia que Katharine Houghton actuó su tia entró en la habitación y muy nerviosa le gritó "¿así es como piensas actuar?". Ella le respondió que así se lo había dicho el director. Stanley no dijo nada y siguieron rodando. Katharine Houghton tenía una doble presión, no fallarle al director y no fallarle a su tía, toda una institución en la profesión de actriz.

A Kate Hepburn no le fue dificil interpretar el papel de una mujer liberal y tolerante. Le dieron una educación basada en la tolerancia desde la cuna. Su madre, sufragista y feminista luchó activiamente en su comunidad por los derechos de la mujer y por el reconocimiento de las prostitutas. Lo que si le costó un poco más fue interpretar a la madre de su propia sobrina. Según declararía ella en una entrevista en la que le preguntaron por la película dijo: "Siempre fui algo raro, nunca fui una niña y nunca fui una madre, siempre he sido algo extraño". Al decir que nunca fue una niña se refería a que durante una época se cortó el pelo, se vistió de niño y obligó a toda su familia a que la llamaran Jimmy.

Aún con esta presión a sus espaldas, Kate sacó fuerzas de flaqueza y ganó su tercer y penúltimo Oscar de los que, por cierto, no recogió ninguno.



El segundo de los Oscar que ganó la pelicula fue para el mejor guión original de William Rose. Un guión estructurado, brillante. Evidentemente si no hay un buen guión no hay una buena película.

El estado de salud de Spencer dio a la Columbia la excusa perfecta para cancelar la película y después del primer dia de rodaje se canceló aduciendo que no podían asegurar a Spencer, cuando lo que en realidad pensaban es que el país no estaba preparado para aquella película. De hecho, Sidney Poitier le preguntó al director si creía que el país estaba preparado para aquella película y Stanley le respondió "no, pero vamos a hacerla de todas formas".

Ante la excusa de la Columbia, Stanley Kramer encontró una solución, se fue a casa de Kate y Spencer y le dijo a Kate que iba a avalar el seguro de Spencer con su sueldo y que si ella también lo avalaría. Kate aceptó y el rodaje echó a andar de nuevo.

La película está llena de prototipos, personajes modélicos. Spencer representa el prototipo americano de hombre de mediana edad con éxito laboral y Sidney el mismo prototipo sólo que más joven. Para que los espectadores pudiesen llegar a entender que los padres de Joey pensaran siquiera en darle el sí a la relación de su hija el personaje de Sidney debía ser perfecto, un médico con una carrera impecable, educado, apuesto e inteligente. Si en vez de eso, John hubiese tenido una profesión de menos prestigio la duda no cabría. Otro subtema dentro del tema del racismo, si eres negro tienes que ser el doble de bueno que un blanco en todos los aspectos.


Pero la película no aborda sólo el racismo de blancos hacia negros sino que también ahonda en el racismo invertido, una generación de negros que habían asumido que su sitio estaba por detrás de los blancos. Este tema está muy bien reprensentado sobre todo en la sirvienta de los Drayton (Isabel Sandfor) y en el padre de John (Roy Glenn).

En la foto de arriba, Isabel Sandford amenazando a Sidney Poitier. La frase que mejor identifica su personaje es "los derechos civiles son una cosa y esto es otra".

No sólo debían cambiar las ideas de los blancos sino también las de toda una generación de negros. Los personajes de Sidney y su padre reflejan el cambio de mentalidad de las generaciones. "El problema es que tú piensas en ti como un hombre negro y yo pienso en mi como un hombre" le dice John a su padre.

Uno de los mejores momentos de la película es cuando la madre de John (Beah Richards) habla a solas con Matt Drayton (Spencer Tracy) y le dice todo lo que piensa en un momento especialmente emotivo. La madre de John tiene una terrible tesitura, por un lado, su mentalidad retrógrada quiere que su hijo no se casa con Joey, por el otro, quiere la felicidad de su hijo.

Una de las mejores bazas que jugó Stanley Kramer fue la de meter en escena a un sacerdote que está a favor de los matrimonios interraciales. "Por increíble que parezca funcionan mejor" dice. El personaje entrañable de Cecil Kellaway debió trastornar las mentes de la época. Un sacerdote, alguien que se supone era un ejemplo de moral, a favor de algo que se presumía tan "inmoral".

El sacerdote ejerce una gran influencia sobre Matt, que después de mucho pensar pronuncia su decisión, en uno de los discursos más emotivos que recuerdo. Aviso de que el video que aparece a continuación es el discruso que cito de Spencer pero también el final de la película.



La escena es recordada especialmente no sólo porque Spencer Tracy fuese un gigante de la pantalla y consiguiese una escena memorable, sino porque como dijo Katharine Houghton, no eran sólo las palabras de Matt a Christina sino las palabras de Spencer a Kate.

Spencer y Kate guiones en mano

Todos los presentes en la última escena de Spencer estaban muy tensos porque ni siquiera sabían si podría terminarla. Durante toda la película reinó la duda y la preocupación de que Spencer Tracy se desplomara en cualquier momento. La habilidad del cámara es extraordinaria para captar las reacciones de todos en una única toma para que Tracy no tuviese que repetir su última y commovedora escena final.
Spencer Tracy tras terminar ésta última escena en la pelicula le dijo a Stanley Kramer "Si muero hoy yendo a casa lo has conseguido, tienes la peícula, nada más importa". Spencer murió dos semanas después de un infarto al corazón.

Unas interpretaciones excepcionales, sobre todo por parte de Spencer Tracy, Kate Hepburn, Sidney Poitier (la primera gran estrella de color del cine) y Beah Richards, junto con un guión estructurado y un tema candente y peliguado aderezado con toques de humor inteligente hacen de Adivina quien viene esta noche una joya del cine. Junto con mi más sincera recomendación, si les sirve de algo, quede también constancia de mi humilde pero más sincero homenaje y admiración a un director comprometido como fue Stanley Kramer y a un actor que fue grande hasta el último momento, el gran Spencer Tracy. Disfrútenla.




Un saludo a todos.

18 comentarios:

Saraiba dijo...

Magnífica recomendación!! Que buenísima entrada. Tengo esta peli en mi lista de pendientes por ver y después de leer esto de este finde no pasa, ya te contaré. Por cierto, que actorazos eran Spencer Tracy y Katharine Hepburn, como me reí en "La costilla de Adán"

Buen finde!! Un besote

Pepe del Montgó dijo...

Me gusta mucho esta película y la tengo en el disco duro para revisarla. Y como me gusta la foto que has puesto de Kate llorosa, algo característico. No como esa ridícula Meryl Streep que llora de pura sensiblería. Película que no aguanto: "Los puentes de Madison" Ya se que no me lo habéis preguntado, pero yo lo digo.

sé de cine dijo...

Tardé en darme cuenta que Hepburn era en realidad la madre y no la hija, el parecido de la chica con ella de joven es asombroso. A mi también me sorprendió el hecho de que en toda la película se la ve muy emocionada con los ojos llorosos.

Bargalloneta dijo...

Tu lo has dicho: no es lo que se ve, sino lo que realmente exisitia en esas escenas. Kate sufría tanto por que Spencer estaba muy débil... siempre he pensado que una de las mejores miradas de la historia del cine es la de Hepburn cuando Spencer dá su último discurso, sabia, y todos sabiamos que era su último discurso y Kate lloraba de verdad, no actuaba.
Impresionante pelicula!!!
y magnífica entrada! Felicidades!

Bruja Truca dijo...

Saraiba, "La Costilla de Adán" es una de mis favoritas, sino la que más. Evidentemente cada una me gusta por distinto motivo. "La Costilla..." por las dotes cómicas y la complicidad de ambos y ésta por la emotividad que emana. La ves y me cuentas =)
Buen finde, un besote y gracias!

Pepe, yo la he visto un par de veces y siempre hay cosas que se van olvidando. Cuando la vi la segunda vez hace unas semanas no recordaba a Kate con los ojos llorosos casi toda la pelicula. Una tremenda lección para otras actrices, si. Pero yo no me voy a pronunciar sobre Meryl Streep porque ya dije en mi blog y por poco me apelean...
Un saludo.

Sé de cine, pues si se parece la sobrina a la tia. De hecho, la prensa empezó a publicar falsas noticias de que era una hija secreta. No lo era, claro.
Un saludo.

Bargalloneta, el final de esa pelicula es tan emotivo que ha trascendido de la película. Probablemente no era la intención pero desde luego no perjudica en nada a la pelicula, al contrario.
Gracias!

Un saludo a todos y gracias. Por cierto, perdonad que no puse el video antes, pero ya está solucionado.

troyana dijo...

Bruja Truca,
magnífica entrada.Me gusta ese estilo tuyo de mezclar las anécdotas del rodaje con la temática y los personajes.
En cuanto a la película,el cine de vez en cuando,no es sólo mero entretenimiento y así lo demuestra este director significándose en un tema peliagudo para la época.Y ojo,según qué contextos,tampoco hemos avanzado tanto,pues los prejuicios raciales,salvando las distancias,siguen más vigentes de lo que pensamos.
En cuanto a las interpretaciones,todos están extraordinarios,son memorables cada una de las escenas que has remarcado y el discurso final de S.Tracy me pone los pelos de punta.
Es una gran película humana,profundamente emotiva y conocer los entresijos y las circunstancias personales de los actores/actrices,aun le da más valor al resultado final.
bss

Noemí Pastor dijo...

Madre mía, qué manera de diseccionar una peli. Mira que la he visto veces, pero tendré que verla otra vez para apreciar todo eso que nos cuentas. Besos.

diariodeunatelefila dijo...

Me encantó esta película cuando la ví el año pasado, sonde esos clásicos que se deebn ver sí o sí, no sólo por ver a unos grandes del cine sino por la historia y lo que supuso. Kramer se arriesgó mucho pero seguro que anque muchos se horrorizaran, también muchos otros abrieron los ojos.

Si hubiese sabido lo que cuentas sobre lo mal que estaba Spencer Tracy, seguro que me hubiese fijado más en lo que cuentas de las miradas, aunque de una cosa sí que me acuerdo, a Kate se le caía la baba por su marido y eso se notaba mucho en pantalla. Historia del cine, eso es esta peli.

Rita dijo...

Una película maravillosa, la he visto un montón de veces, y una entrada perfecta. Te felicito por todos los detalles que aportas y que la hacen más importante y emotiva todavía.

Realmente un cine valiente para esa época.

Recuerdo haverla visto de niña en casa y toda la familia llorando... :P

Jack dijo...

Buena película, si señor. Y el Poitier un actorazo atreviendose con esos monstruos de la pantalla que son los padres de ella.

Bruja Truca dijo...

Troyana, en este caso ha sido fácil contar anécdotas sobre la película teniendo la edición especial, que trae bastantes reportajes y demás. La recomiendo.
Es verdad que no se ha avanzado todo lo que nos gustaría, además siempre saldrán nuevos temas por los que luchar. Ahora por ejemplo, aún se censuran muchas peliculas de temática homosexual. Como ejemplo la de "Phillip Morris, te quiero" en EE.UU pero ese es otro tema.
De acuerdo en todo, todos hacen honor a su fama de buenos actores y actrices.
Un beso.

Noemí, como le dije a Troyana, es fácil si se tiene una edición especial de la peli. Aunque ya irás viendo que siempre me gusta contar alguna anécdota de libros que haya leído o cualquier cosa.
Besos.

Teléfila, desde luego Kramer era uno de esos pocos directores que arriesgaban con cada pelicula.

Si me dices que ni siquiera te diste cuenta de lo mal que estaba Tracy, más mérito aún por su parte. Lo hizo magistralmente.

Rita, gracias por la parte que me toca. Creo que si a alguien no se le humedecen los ojos como poco viendo esta pelicula, tiene un corazón de piedra, como se suele decir.

Jack, de acuerdo en todo. Yo los he resaltado más a Tracy y a Hepburn, pero es que se comieron a los jóvenes. Pero Poitier estuvo magnífico también.

Un saludo a todos. Gracias.

marcela dijo...

! Por fin, un blog de cine escrito por chicas, la ilusión de mi vida !

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me encanta esta película. Vendré más despacio. Hoy he visto la presentación de Noemí y me he acercado, pero lo haré con más tiempo.
Felicidades por la idea.
Saludos

Uno dijo...

Me has hecho pensar que, a pesar de todos los avances, con pequeños retoques, es una película que podría volver a rodarse ambientada en nuestros días.

Gran entrada.
Un saludo

Dona invisible dijo...

Enhorabuena por el blog y por esta increíblemente bien escrita y detalla entrada. Hace mil años que vi la peli, pero ahora tengo ganas de volver a verla!!! El discurso final es emocionante, tienes razón que la reacción de todos los personajes está muy bien cuidada a lo largo de la secuencia. !Qué bonito el mensaje de Spencer a Katherine!!!!

Os seguiré!

Bruja Truca dijo...

Marcela, ¡que entusiasmo! Espero que te esté gustando el blog. Espero que no seamos una decepción. Un saludo.

La Casa Encendida, vuelve cuando quieras, no nos moveremos de aquí. Gracias.

Uno, tienes razón, creo que ya lo comentamos más arriba. Se podría volver a rodar con otros temas, no hemos evolucionado tanto, por desgracia.
Gracias. Un saludo.

Dona invisible, mmuchísimas gracias por la parte que me toca. Y mil años son demasiados sin verla =)
Encantada de que nos sigas. Gracias.

Un saludo a todos y gracias por parar un rato a comentar.

LU dijo...

Excelente entrada, y además has tocado uno de mis puntos débiles: Hepburn – Tracy. Esa pareja que tan buenos momentos ha dejado. He visto varias veces sus películas, y este verano vi por primera vez Sin amor, que también tiene sus toques encantadores:

http://tartarugamxica.blogspot.com/2010/06/sin-amor.html

Me han entrado unas ganas terribles de volver a ver Adivina…

Biquiños

Bruja Truca dijo...

Gracias Lu. Sin duda, Kate es mi actriz favorita y hace una pareja cinematografica extraordinaria con Tracy y Grant. Con ambos me gusta.
Sin amor es muy entretenida, el momento casco es muy divertido.Siempre me ha sorprendido la capacidad para la comedia de Kate.
Besos.