viernes, 1 de marzo de 2013

El cebo (1958)


Esta película del año 1958 es toda una rareza, primero porque es una coproducción hispanosuiza, como los automóviles aquellos de la época de entreguerras, y segundo porque el cine negro en España no se rodaba sino con muchas trabas. Ya se sabe que en el estado policial del franquismo, estos temas pasaban bajo el minucioso ojo del censor. Quizá el que la historia se desarrollara en la, por entonces, lejana Suiza concedía cierto margen a la hora de tratar un tema tan escabroso como el de un asesino en serie que matara niñas. Señoras y señores, tengo el gusto de presentarles una película policíaca filmada con un gusto exquisito.

El cebo (1958)



Dirección: Ladislao Vajda
Argumento: Friedrich Dürrenmatt (Basado en su novela, la promesa)
Guión: Friedrich Dürrenmatt, Ladislao Vajda, Hans Jacoby
Diálogos españoles: Miguel Pérez Ferrero y José Santugini
Fotografía: Enrique Guerner (B/N)
Música: Bruno Canfora
Montaje : Hermann Haller y Julio Peña
Producción: Chamartín, Praesens Films
Estudios: Chamartín
Duración: 90’
Intrérpretes: Heinz Rühmann (Comisario Matthai), María Rosa Salgado (sra. Heller),Michel Simon (Jacquier), Anita von Ow (Ana María Heller), Gert Froebe (Schrott),Berta Drews (sra. Schrott), Sigfrit Steiner (Feller)

Sinopsis a medias:

La historia arranca cuando un vendedor ambulante llamado Jacquier se encuentra en el bosque el cadáver de una niña. Se acerca al pueblo para llamar al comisario Matthai, el comisario que lo había encerrado el año pasado por robo. Es el último caso de Matthai porque está a punto de dejar la policía suiza ya que le han ofrecido un trabajo como formador de policías en Jordania.

Matthai, con gabardina y sombrero al uso detectivesco

Matthai y sus compañeros indagan en busca del culpable. Acuden a la escuela donde la pequeña estudiaba. La niña había representado en un dibujo a su asesino. Era una niña fantasiosa, en el dibujo hay mezcla de realidad y fantasía. El comisario Feller, que lo ha aprendido todo de Matthai, deduce que Jacquier es el asesino de la niña. Jaquier acaba suicidándose y dan por cerrado el caso, aunque Matthai sigue dándole vueltas incluso en el avión que lo ha de llevar a Jordania.

Jacquier, en el centro, mostrando su terrible hallazgo

Obsesionado con la idea de que haya un asesino en serie que pueda atacar otra niña (Ya había matado con anterioridad) decide quedarse por la zona regentando una gasolinera y para ello contrata a una mujer que tiene una hija solitaria y fantasiosa que se convertirá en el cebo del asesino.

Guión adaptado

Basado en una novela de Friedrich Dürrenmatt, tanto que este mismo arregla el guión junto a Vajda y Jacoby, esta rareza del cine hispanosuizo trata, con mucha antelación en el tiempo, el caso de los asesinos en serie, como lo hiciera Ciudadano X o El silencio de los corderos.  En 2001, Sean Penn rodó, basada en esta misma obra de Dürrenmatt, The pledge (El juramento) con Jack Nicholson.

El monstruo busca víctimas

Rodada con gran maestría por el húngaro, nacionalizado español,  Ladislao Vajda, es un thriller brillante que hace un guiño al expresionismo alemán de los años 20, donde el entonces joven Lazslo Vajda aprendía el oficio del cine. La presentación del monstruo que asesina nos recuerda mucho a los monstruos corpulentos tipo Frankenstein. Seguramente a muchos esta historia les recordará a M. el vampiro de Dusseldorf, de Fritz Lang (1931) y es que en esta cinta expresionista, el monstruo también mata niños.

El gigante....

Vajda, después de codearse con Pabst y Billy Wilder, aún en Europa, huye hacia donde no hay guerra. Recala en Italia y de allí se viene a afincar a España, donde rodó se vende un palacio, con Pepe Isbert, cinco lobitos con Antonio Casal, y sobre todo, con el niño Pablito Calvo, Marcelino, pan y vino y Mi tío Jacinto.

Anna María, el cebo. Los niños son importantes en las pelis de Vajda

Estas últimas películas mencionadas, además de El cebo, son rodadas en los mejores años de su madurez profesional, los años 50. Las características de ésta película son notorias ya que es curioso que en una cinta medio española se cuestione la equivocación de la policía para hallar un culpable. Por aquél entonces, el cine negro español, marcado por una férrea censura, se debía a dos hitos inamovibles: Que los malos debían pagar, si no con la vida, con una larga condena y que la policía era infalible e irreprochable (Pura ciencia ficción). Todo muy ejemplarizante, como 1001, apartado de correos; El expreso de Andalucía, Distrito quinto o la frontera del miedo.

¡Ha picado el cebo!

En el cine español siempre queda el recurso de hacer comedia, como en la lupa; yo no soy la Mata-Hari; o Los ladrones somos gente honrada, sobre la obra de Enrique Jardiel Poncela.

El cebo es una película que parte de una obra literaria. Por lo general las cintas policíacas españolas de aquella época se basaban en guiones originales. Es una rareza filmada con honestidad y que se deja ver a pesar del tiempo, porque la historia está contada con un gran cuidado. Los que la hayáis visto, bien lo sabéis. Los que no, hacedlo, no os arrepentiréis.  



Película íntegra en 7 partes.

Juli Gan.

10 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

La he visto un montón de veces en la tele. La primera, cuando era muy muy niña. Me impresionó, cómo no, tratándose de un asesino de criaturitas. Es un trabajo impecable y se deja ver muy bien. Una joya rara, sí señora.

TRoyaNa dijo...

La vi hace mucho tiempo,como Noemí,y me impactó enormemente.
Un thriller que sobrecoge,tal vez porque si eres niña,o adolescente,incuso joven,la identificación con la victima no resulta dificil.Esta película es una "rara avis" en el panorama del momento,pero para mí es 100% recomendable incluso pasados los años.
Es un tipo de cine,psicológico,que disfruto al máximo....y uno de los detalles que más me marcaron fue el dibujo de la niña y las pistas que se deducen a partir del mismo.
Otro personaje que recuerdo tenebroso y aterrador,además del psicópata,es la figura de su madre...autoritaria y castrante...ese tipo de madres que favorecen a germinar personalidades desquiciadas....
Para mí un película digna de ver,sin ninguna reserva.

Noemí Pastor dijo...

¡Es verdad! ¡La madre! Me había olvidado yo de la madre. Al final va a tener razón Torrente en que la culpa es siempre de las madres. ¿Alguien se anima a un monográfico sobre madres malvadas criapsicópatas?

Juli Gan dijo...

Ese es el quid, pero es la esposa (He vuelto a ver la peli para hablar de ella). Es una mujer autoritaria que, al quedar viuda de su primer matrimonio, se casa con el chófer que es el hombretón apocado y amedrentado por la figura autoritaria de su esposa, que lo trata a patadas y él descarga su furia contra niñas, porque le resulta imposible hacerlo contra su esposa.

Noemí Pastor dijo...

¡Anda! Mi memoria no es la que era. Habría jurado con la mano sobre un guion de Hitchcock que era la madre. Bueno, tampoco está mal para una galería de instigadoras a crímenes horrendos.

TRoyaNa dijo...

Vaya,pues me traicionó la memoria,era la esposa del asesino y no su madre,ese personaje opresor que en buena medida explica toda la rabia contenida del psicópata en cuestión...

Manderly dijo...

Una buena película con un tema no muy visto en la época y de la que se pueden sacer muchos puntos de interés relacionados con las diferentes personalidades de los personajes que en ella aparecen.
Merece la pena, desde luego!
Saludos.

Roy Bean dijo...

La reseñe no hace mucho en mi blog, y claro para ello tuve que volver a verla, además en una extraordinaria edición, para mi está en el podium del cine Hispano aunque esté rodada en Suiza. Es una autentica película redonda.

Enhorabuena por la entrada.
Saludos. Roy

LU dijo...

Qué maravilla de película. También la descubrí por la tele, y es de las que recomiendo a personas que no la conocen, y generalmente se quedan pasmados.

Biquiños

Bargalloneta dijo...

Juli Gan
Ni idea de esta película pero ya la estoy guardando inmediatamente y me la miro!!!!
gracias por recordarla!!!
petons