viernes, 12 de octubre de 2012

Regias del rodaje

Hoy he decidido unir dos de mis grandes pasiones en una misma entrada: el cine clásico y la historia. Dos pasiones que empezaron hace años, y a la misma vez, gracias a una sola película.




Cleopatra, de Manckiewicz, fue mi incursión en el mundo del cine clásico, la lectura y la historia. Vamos, que le debo muchísimo a ésta película. A través de ella comencé a ver películas donde apareciera Elizabeth Taylor, y de este modo, fui descubriendo actrices, actores, directores... y entre una cosa y otra me he convertido en una friki de cuidado del cine clásico.

Del mismo modo me pasó con la lectura. Al ver ésta película, me entró una insaciable curiosidad por Cleopatra y la cultura Egipcia. Devoré novelas históricas sobre la Reina Egipcia, descubriendo militares y políticos romanos como Julio César y me hice una devoradora de novela histórica sobre Roma.  Me metí de cabeza no sólo en la novela histórica sino en el imprescindible mundo de la lectura.


Por todo esto, la "monarca cinéfila" número uno en mi lista personal es Elizabeth Taylor como Cleopatra




La película se centra en el momento de la historia en que Julio César se ve obligado a viajar a Egipto para evitar la guerra civil en el país, provocada por la falta de entendimiento entre Cleopatra y su hermano Ptolomeo, ambos monarcas del Imperio Egipcio. Una vez en Egipto, Julio César queda cautivado por la belleza e inteligencia de Cleopatra, convirtiéndola en Reina de Egipto y en su esposa tras el nacimiento del hijo de ambos, Cesarión.

*Con Marco Antonio tendría tres hijos más: Alejandro Helios, Cleopatra Selene y Ptolomeo Filadelfo.


Cleopatra fue desde el principio un problema para la 20th Century Fox. La película, que iba a tener un coste de dos millones de dólares, terminó costando cuarenta y cuatro, lo que la convierte en la película más cara de la historia. Lo irónico es que ésta película iba a ser rodada como un remake de la Cleopatra de 1934 con Claudette Colbert, con la intención de recaudar algún dinero para la 20th Century Fox. Este el es típico caso en el que se puede decir que "una cosa llevó a la otra".

Lo que en principio estaba programado para ser grabado en sesenta y cuatro días se convirtió en catorce meses por diferentes motivos. A saber, entre otros muchos motivos, dos grandes interrupciones en el rodaje; una de ellas de seis meses, porque el director de fotografía pensaba que la luz natural de Roma no era la adecuada para la escena de la entrada de Cleopatra en Roma.
La otra gran interrupción se produjo en Londres. Y entre interrupción e interrupción los costosos decorados y exóticas plantas que se habían comprado para el rodaje se deterioraban y había que volver a reponerlas.

Elizabeth Taylor, que en principio había firmado por un millón de dólares, terminó embolsándose siete debido a las constantes interrupciones de producción (lo que equivaldría a cuarenta y siete millones de dólares actuales)

Por si todo esto no hubiera sido suficiente, Elizabeth Taylor enfermó durante la grabación hasta el punto de tener que ser sometida a una traqueotomía de urgencia. El clima de Londres no ayudaba a su recuperación, así que toda la producción se trasladó a Roma.

Eso sin contar los cinco millones de dólares que se tiraron a la basura porque lo que había hecho el primer director, Rouben Mamoulian, no era material usable, entre otras cosas, porque su actriz no era Taylor, sino Dorothy Dandridge.


Durante un tiempo, Cleopatra fue la única película en funcionamiento de la 20th Century Fox. No había dinero para más. Otras producciones fueron canceladas. Y por mucho éxito comercial que tuviera (que lo tuvo) fueron necesarios años, para recuperar, sólo, lo que había costado realizarla.




Supongo que a los productores de entonces no les valió la pena. Terminar la película se convirtió en pura necesidad. El estudio dependía de ello. Ya fuera por presión o por talento o una mezcla de ambos, me parece que Elizabeth Taylor estuvo soberbia y que, a pesar de todas las buenas películas que protagonizó, ésta será por la que será recordada.

También es cierto que nos encontramos a una Cleopatra demasiado idealizada, pero en el fondo, se ve en Elizabeth Taylor a la arpía de colmillo retorcido que debió ser la soberana y, sobre todo, a la mujer que fue capaz de seducir a uno de los hombres más importantes de la historia.




Y de países africanos nos vamos a países nórdicos.


Otra de mis reinas de película favorita, sin duda alguna es Greta Garbo como La Reina Cristina de Suecia.




El Rey Gustavo Adolfo de Suecia muere durante la Guerra de los treinta años en la batalla de Lutzen. A su muerte, deja como heredera al trono a su hija Cristina de 6 años.
Obligada, como reina de Suecia, a pasar una infancia y juventud envuelta en problemas de Estado, Cristina hizo de su vida una entrega total a la corona de Suecia.

Pero además de una gran estratega política, Cristina fue una mecenas y protectora de la cultura a ultranza. Adoptó el lema “La sabiduría es el pilar del reino” y aunque la economía de la corona sueca era frágil, ella no dudó en invertir en obras de arte en Europa con el fin de enriquecer el patrimonio cultural de Suecia. De esta forma, su fama de mecenas se fue extendiendo por el viejo continente y varios intelectuales se vieron atraídos por sus proyectos, como por ejemplo, Descartes.


Era diestra en equitación, caza y esgrima y se quitaba horas de sueño para poder dedicar más horas a la lectura. Pero a Cristina no sólo le acompañaba su fama de intelectual, también le acompañaba su ambigüa sexualidad. Solía vestir con ropa de hombre porque decía que estaba más cómoda y se negó a contraer matrimonio y a tener descendencia, razón por la cual se vio obligada a abdicar.Dijo que "con el tiempo se entenderán mis motivos" y cuando el Consejo del Reino le pidió explicaciones respondió que “Si el Consejo supiera las razones, no le parecerían tan extrañas”.

La Reina Cristina de Suecia (1933) dirigida por Rouben Mamoulian es, o pretende ser, un fiel reflejo del carácter de esta reina intelectual que vivió en el siglo XVII.




Greta Garbo solía decir que lo único que quería era hacer mucho dinero y retirarse a su Suecia natal. Aunque fue una de las mejores actrices de la historia, nunca declaró que le gustase actuar. Sin embargo, interpretar a su regia compatriota le hizo ilusión.

Garbo, una de las mayores estrellas de cine de su época, siendo niña, mendigaba a los obreros que salían de las fábricas suecas. Siempre estuvo muy acomplejada por su falta de educación formal.

Hastiada de papeles de señoritas con vestidos de puntilla, Greta Garbo, más allá de interpretar a un personaje real, (de realeza) disfrutó calzándose unos pantalones, montando a caballo, interpretando a una mujer culta y dando a entender, gracias a la mentalidad abierta de Irving Thalberg, una relación amorosa con su ayudante de cámara, Ebba Squarre (Elizabeth Young)




Cristina de Suecia, era todo lo que Garbo, quería ser (culta, ilustrada) y era pero no le dejaban ser en pantalla (masculina, bisexual, de fuerte carácter) Incluso paseaba custodiada, como Cristina, por dos mastines.

En esencia, cuatro personas fueron las culpables de La Reina Cristina de Suecia: Irving Thalberg, Greta Garbo, Salka Viertel y Mercedes de Acosta.

Mercedes de Acosta, quizá la más celebre de las amantes de Greta, llevaba mucho tiempo pensando en la posibilidad de escribir un guión en el que Greta se pudiera sentir a gusto. Al cabo del tiempo, Mercedes había escrito un esbozo sobre La Reina Cristina de Suecia.

Greta, que había estado dándole vueltas al guión se lo pasó a Salka Viertel, guionista y también amante de Greta, dejando fuera del asunto a Mercedes. Cuando estuvo más o menos preparado, Greta se lo llevó personalmente al productor Irving Thalberg. Thalberg, entusiasmado por el nuevo contrato que había firmado con Garbo, y sabedor de que sería una apuesta segura, accedería a cualquier petición de Garbo y más allá. Thalberg, que no tenía un pelo de tonto, cuando se reunió con Salka Viertel para hablar del guión le dijo:"¿Has visto esa película llamada "Muchachas de uniforme?. ¿No indica algo así el afecto de Cristina por su ayudante de cámara?".


Thalberg pensaba que una película que narra la historia de una mujer debía ser guionizada por mujeres y mejor aún si esas mujeres podían sentirse identificadas con el personaje.

Ya sea porque Greta se sintió identificada desde el primer momento con Cristina de Suecia, porque el guión estuviese liderado por una mujer que conocía muy bien a Greta, porque el estudio le puso empeño, o por todo a la vez, Greta Garbo estuvo espléndida en ésta película y por ello merece un merecidísimo segundo puesto en esta real lista.






Coged los bártulos que seguimos viajando por el mundo y el tiempo.

Katharine Hepburn como Leonor de Aquitania.




En la Navidad de 1183, el rey Enrique reúne a toda su familia para decidir quien de sus tres hijos le sucederá en el trono. Para este acontecimiento manda llamar a su legítima esposa, la Reina Leonor de Aquitania, a la que tiene encerrada en una torre por promover una rebelión contra su persona.

La existencia de una amante, provocó el enfrentamiento entre Enrique y Leonor y a partir de 1173, Leonor promovió la rebelión de tres hijos del rey contra su padre. Tras reprimir la rebelión, el rey encarceló a Leonor.




El rey Enrique no está dispuesto a dividir su reino al estilo del rey Lear y para ello debe elegir un heredero al trono de entre sus tres hijos: Ricardo, el futuro Ricardo I Corazón de León, valiente y ambicioso; Geoffrey, futuro Godofredo II de Bretaña, (al que ninguno de sus dos progenitores tienen en cuenta para la sucesión) frio y manipulador y Juan, el futuro Juan I de Inglaterra o Juan Sin Tierra, un adolescente torpe y chepado, pero también muy ambicioso.

El rey prefiere a Juan y la reina a Ricardo, su ojo derecho. Ella le educó desde pequeño y confía en que le devuelva su amada Aquitania. "Tú te quedaste con el mejor de todos" le dice Enrique a Leonor.

Por si todo esto no fuera poco, entra en escena el rey Felipe II de Francia para solucionar el problema de su hermana Alais, "Adela de Francia" prometida como futura esposa de quien sea el próximo rey inglés y actual amante de Enrique II.


Alais no quiere casarse con nadie, excepto con el rey Enrique II. Éste a su vez, planea anular su matrimonio con Leonor y casarse con Alais para tener nuevos herederos. Claro que Leonor no está dispuesta a que sus hijos y, como consecuencia ella misma, queden fuera de la herencia. Tampoco soporta ver a Enrique con otra amante. Por eso intenta una boda entre Alais y Ricardo, pero Ricardo no quiere a Alais, sino a su hermano, el rey Felipe II.

Con semejante planteamiento, más vale que la pelicula contase con un guionista ágil, capaz de desenvolver semejante enredo de luchas por el poder, ambiciones, estrategias, celos, traiciones y rencores.


Leonor de Aquitania me parece un personaje histórico soberbio para una película. Una mujer calculadora, vengativa, manipuladora y al mismo tiempo, frágil.




Katharine Hepburn apenas trabajó en los años sesenta. La muerte de Spencer Tracy la dejó ciertamente hundida. Pero cuando leyó este guión le pareció tan genial que accedió a pensarselo. Lo que le terminó de decidir fue el curriculum del director, Anthony Harvey, un reparto bueno, pero inexperto, que unánimemente la nombró líder del equipo y que acudían a ella en busca de consejo y, seguramente, el trabajo le vino bien para reponerse de la gran pérdida.

Seguramente sea uno de los mejores trabajos de Katharine Hepburn, sino el mejor. De todos modos, el más complejo seguro que sí fue. Con ésta película le concedieron (que no aceptó) el tercero de sus cuatro premios Oscar en 1968 y es mi tercera reina favorita del cine.






Con la siguiente película he tenido mis dudas. Amo la interpretación, detesto la película. Bette Davis como Isabel I de Inglaterra.




Para ser sincera, he de decir que el título no llama a engaño, "La vida privada de Elizabeth y Essex", no es la historia de la vida de Isabel I de Inglaterra, también llamada "la Reina Virgen", de la casa Tudor.

Isabel era hija del Rey Enrique VIII y Ana Bolena. Cuando Isabel contaba con tres años de edad, Enrique VIII mandó decapitar a su esposa por adulterio y declaró bastarda a su propia hija. Posteriormente se descubrieron cartas entre la hermanastra de Isabel, María, y su esposo Felipe II de España, donde María le contaba a Felipe que no se consideraba a Isabel legítima al trono por ser hija del músico Mark Smeaton.

Gracias a la última de las esposas de Enrique VIII, Catalina Parr, Enrique se reconcilió con su hija Isabel y ésta recuperó sus derechos en la linea sucesoria. Isabel y su hermanastro profesaban el luteranismo, no así su hermanastra María, que era católica.

Cuando Isabel ascendió al trono una de las primeras medidas que tomó fue establecer una Iglesia protestante independiente de Roma.

Isabel no tuvo descedientes. Aunque le ordenaban desde el parlamento que contrajera matrimonio siempre se negó. Se convino un enlace con Felipe II, viudo de su hermanastra María, pero en los informes que le fueron proporcionados al Rey, se decía que María estaba incapacitada para el matrimonio, posiblemente por una malformación genital, lo que supuso el rechazo del Rey a casarse con ella.


Isabel solía decir que estaba casada con Inglaterra y que tenía muchos hijos (sus súbditos) pero en realidad no quería compartir el trono con nadie. Aún así, entre sus amantes (no se piensa que de verdad fuese virgen) se encontraba el conde de Essex, Robert Devereux. Y en esta relación se centra la película.




Bette Davis está absolutamente soberbia. Cambió el acento, acusó un ligero tic en la cabeza. Creó un personaje absolutamente complejo, atormentado, consumido por la ambición.

Nadie, como ella, ha vuelto a manejar tan bien las manos en una película. Y esas manos llenas de anillos, como solía llevarlas Isabel I, le dieron más juego que nunca.

Le rasuraron la cabeza hasta la mitad del cráneo y no se quejó. Una profesional como no ha habido muchas, desde luego.

Habían pasado cinco días desde el final de su anterior rodaje, "La Solterona" y Bette estaba exhausta y aún así lo bordó. Algo que no se puede decir de su compañero de rodaje Errol Flynn, que te dice "voy a invadir España" o "quiero una patata asada" con la misma entonación. Un absoluto desastre. De hecho, el guión, que originariamente iba a ser en verso, tuvo que ser adaptado porque no había manera de que Flynn lograra aprendérselo.

En una escena en la que Flynn decía "¿No soy tan digno de ser rey como tú de ser reina?", se había pisado la capa y se había caído de culo.



Bette Davis quería a Laurence Olivier y de hecho confesó que cuando estaba rodando, pensaba que estaba con Olivier. Era tal la exasperación de la Davis que en la escena en la que Isabel I le da una bofetada al conde de Essex (Flynn) con la mano enjoyada a Errol le llegó a crujir la mandíbula.


La banda sonora y el vestuario diseñado por Orry Kelly también engrandecen la película, pero el noventa por ciento del mérito es de la gran Bette Davis.






Y ya termino este real repaso cinematográfico y este top five particular y personal con la gran rival de Isabel I en la línea de sucesión. A la que terminó asesinando, vaya. Katharine Hepburn (again) como María Estuardo.




Para ahorrarnos enredos sucesorios, diré simplemente que María Estuardo, hija de Jacobo V de Escocia y María de Guisa, no era, ni por asomo, heredera al trono directa en la linea de sucesión, pero tras numerosos asuntos de "bastardeces", terminó siendo coronada reina de Escocia a la tierna edad de seis días. Cuando su padre fue informado de que había tenido una hija (dos hijos mayores que ella murieron) dijo: "¡El diablo me lleve. Comenzó con una mujer, terminará con una mujer!", pues la corona de Escocia la consiguió una mujer.


María Estuardo fue, y así lo interpreta Katharine Hepburn, al contrario que hizo, mucho más tarde, con Leonor de Aquitania, manejada como una marioneta. Fue Reina de Escocia, si, pero bajo regencia. Fue Reina Consorte de Francia  si, pero por un matrimonio de conveniencia. Y cuando por fin volvió a su Escocia natal se encontró con que el país estaba dividido entre protestantes y católicos. María profesaba el catolicismo y no tenía intención de imponer su religión en Escocia. Cuando Knox, el reformador protestante, predicaba contra ella por ir a misa y lideraba toda una campaña de desprestigio contra María, ella se limitó a contestar que cada uno practicara libremente su religión.

Se casó con quien le aconsejó su hermanastro, líder de la causa protestante, y sus asesores, claramente descontentos con la legítima Reina de Escocia. Su ingenuidad cavó su propia tumba.




María era la siguiente heredera al trono de Inglaterra después de su actual monarca, Isabel I (la de más arriba) Tras una serie de catastróficas desdichas y complots contra María, ésta decide escapar pero es raptada por los hombres de Isabel, siendo encerrada en la torre de Londres durante dieciocho años acusada de traición y de intentar asesinar a Isabel, cosa que nunca se pudo llegar a demostrar y en la que María afirmaba no tener nada que ver.

Finalmente fue ejecutada a la edad de cuarenta y cinco años. Su hijo Jacobo, heredó el trono tras a las muerte de Isabel I.


La relación entre Katharine Hepburn y John Ford fue excelente (y se cuenta que mucho más que excelente) Por desgracia, Ford perdió el interés por ésta película hasta tal punto en que dejó de dirigirla dándole el mando a Katharine en algunas ocasiones.


En el rodaje.


Una película lo pierde todo si no está bien dirigida. Por suerte, tenía a la mejor de las actrices para dejar el pabellón bien alto. Ocupa el último lugar quizás por ser el personaje que da menos juego pero no por nivel interpretativo porque, a mi modo de ver, cuando el director no te dirige bien tiene más mérito hacerlo bien.




Si alguien ha llegado hasta aquí, gracias, abrazos y hasta la próxima.

Bruja Truca.

18 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Hola, Bruja. He llegado hasta el final, pero desde el principio me has dado envidia. Me dais envidia quienes disfrutáis con la historia, porque yo nunca he sabido apreciarla y echo la culpa no solo a mi holgazanería, sino al horroroso sistema educativo que me obligaba a aprenderme fechas de memoria. ¡Qué pesadilla!
O sea, que no le he cogido nunca el gusto, que es un vacío gordo y grave en mi formación y que lo poquísimo que sé de historia es la historia "de mentirijillas" del cine, porque hasta la novela histórica me irrita.
Así y todo, creo que me engancharía por la vía de las biografías y Cleopatra sería un buen comienzo. Ahora recuerdo haber leído "No digas que fue un sueño", de Terenci Moix, que seguro que conoces.
Y ya yendo a lo peliculero, no hace falta ni decir que adoro a estas reinonas, poderosas, mandonas, brujas, sabias, arpías y soberbias. Yo, de mayor, quiero ser como ellas.

LU dijo...

Maravilloso lo que puede provocar una película, en tu caso la pasión por el cine clásico y la lectura de novela histórica. Ahí es nada.

No soy muy histórica, y el cine real me gusta especialmente por su ambientación, puesta en escena y vestuario.

Menudas actrices, menudas reinas!!!


Manderly dijo...

Cinco grandes películas protagonizadas por ghrandes actrices. Para mi, por supuesto, la mejor, tanto por caracterización como por interpretación es mi adorada (no soy imparcial) Bette Davis. ¡Qué grande en todo lo que hacía!
De Hepburn, ya se sabe... otra grande.
Garbo, que siempre me gusta mucho en esos papeles de mujer locamente enamorada.
En cuanto a Cleopatra... sólo Elizabeth está en la mente de todos al recordar a este personaje. Bella entre todas y ese tira y afloja tanto en la película como en la vida real con el gran Burton.
Por cierto, que después podemos apreciar la cicatriz que le quedó después de la traqueotomía (en la foto se aprecia claramente), que el la película aparece y desaparece por arte de mágia por cuestiones del largo rodaje.
A pesar de sus buenas interpretaciones para mi estas películas no están entre mis favoritas en comparación con otras de las mismas actrices.
Saludos.

Moniruki dijo...

¡¡QUÉ ARTICULAZOOOOO!! DIOS MÍO, ME HA ENCANTADO!!! "El león en invierno es una de mis películas preferidas (me muero de ganas por ver la obra de teatro), y bueno, cuando he visto a la Garbo (y encima como Cristina de Suecia) casi me da algo...
Te lo has curado.

Bruja Truca dijo...

Hola, Noemí. Es extraño que alguien se aficione a la historia a través del sistema educativo. A mí siempre me ha llamado la atención pero cuando me aficioné en serio fue a través de ésta película y de Cleopatra. A mi los libros que me engancharon fueron la trilogía "Memorias de Cleopatra" de Margaret George. La trilogía de Escipión de Santiago Posteguillo sobre la vida de Publio Cornelio Escipión y las guerras púnicas contra Ánibal es la mejor nóvela histórica que he leído hasta ahora. Otra célebre y muy cortita es "Memorias de Adriano" de Margarite Youcenar. Y luego está toda la saga de Roma Colleen McCulough. El último libro de la saga se llama "Antonio y Cleopatra" pero si empiezas por el final pasa nada.
Saludos!

Bruja Truca dijo...

LU, pues ya ves, como digo le debo mucho a Cleopatra, sea considerada buena o mala, para mi siempre va a ser especial.
Saludos!

Bruja Truca dijo...

Manderly, de acuerdo en todo. Incluso en que éstas películas no están entre mis favoritas de estas actrices. Incluso en el caso de Cleopatra, para mi la mejor película de Liz Taylor sería "Quien teme a Virginia Woolf" y "Un lugar en el sol".
Incluso de la Garbo, aunque pienso que es su mejor papel, prefiero Ninotchcka.
Bette siempre era y será Bette. Impresioanante. Y que voy a decir de mi Kate... ahí si que no puedo ser imparcial, me gusta todo, todo, todo.
Saludos!

Bruja Truca dijo...

Moniruki, que gustazo da leer comentarios tan entusiastas. Yo siempre voy con miedo de que os hartéis de mis tochazos. No me animéis mucho, que tengo cuerda pa rato xD
El León en Invierno es una grandísima película.
A mi me da algo cada vez que veo a la Garbo xD
Gracias! Saludos!

Bargalloneta dijo...

Bruja!!!
Yo he llegado hasta el final también.... pero que tristeza cuando se ha acabado!!!!
Queria mucho máaaaaaaaaas!!!!!
Chica.... uno de tus mejores comentarios aunque es difícil de decir porque siempre te lo curras de maravilla y siempre quiero más!!!
QUe decirte de cualquiera de los monstruos que has mencionado!!
Que te voy a contar yo , que tu ya no sepas!!!!
Greta... de Cristina está absolutamente estremecedora!!!!
Bette... como ya se está perfilando como mi grito de guerra en plan Towanda... está BRUTAAAAAL!!!!!!!!!!!
Liz, mi Liz está tan bonita, tan preciosa, que dudo que Cleopatra lo fuera más!!!!
y Katharine mi Katharine.... que puedo decirte, que voy a decirte... la mejor, la única the best.... ella está un poco, sólo un poquito por encima de los otros monstruos, ya sabes de mi debilidad por ella.
Tu mezcla entre el cine, la historia y estas cinco reinas ha sido de lo más ilustrativo.... en otra vida te quiero como mi profe de historia en el cole!!!!!
Petons

nury dijo...

Yo también he llegado hasta el final y encantada. Ha sido un recorrido estupendo. Me quedo con Bette Davis.
Saludos.

TRoyaNa dijo...

Una entrada muy currada,Bruja.
Me alegra saber que Cleopatra,te llevará hasta la novela histórica.
De las películas que mencionas,vi hace tiempo,Cleopatra y La reina Cristina de Suecia.Tanto Liz Taylor como Greta Garbo,están espectaculares,pero claro qué podemos decir del resto,si aquí tocas cinco actrices incuestionables.
Bsts

Bruja Truca dijo...

Bargallonetas, profesora de historia sin duda ha sido una de mis profesiones frustradas. A lo mejor en otra vida, se me da la paciencia para soportar a nenes y nenas y ser profe. :D
Muchas gracias por tu comentario y tu entusiasmo. Besos!

Bruja Truca dijo...

Nury, muchas gracias. Me alegra que os esté gustando esta entrada. Bette Davis lo hizo genial, como siempre. Saludos.

Bruja Truca dijo...

Troyana, gracias. Siempre intento currármelo. Sois siete compañeras con nivelazo y hay que dar el callo :D
Besos!

naná dijo...

las adoro a todas!!!!!
que maravilla de selección has hecho!!!!!
no podría quedarme con ninguna porque son todas maravillosas...

un post increible!!

muchos besos!!

deWitt dijo...

Creo que te has ganado a pulso el calificativo de "Regia del blog". ¡Madre del amor hermoso! Una entrada para la historia. Pero, tranquila amiga, amena y muy bien estructurada, así que no es difícil llegar hasta el final, sobre todo para aquellos a los que nos gusta la historia, el cine y la historia en el cine.

Empezando por el final, coincido contigo en calificar María Estuardo como la más floja de las cinco. Como también coincido contigo en afirmar que "La vida privada de..." no sería lo mismo sin Bette Davis.

Las otras tres son otra cosa. El primerísimo plano al que Mamoulian somete a Garbo, marca de la casa,es de los más maravillosos de la historia del cine, al menos para mí. "Cleopatra" es "Cleopatra", con sus excesos y derroches, pero esa entrada a Roma es una maravilla. Y "Leonor de Aquitania", además de constituir el regreso de Hepburn, es una peli bastante notable.

Sí, sí, Bruja, fantástica e histórica entrada, sí señora!!

Un abrazo

Bruja Truca dijo...

Muchas gracias naná! Era una selección muy personal así que me alegro que la hayáis disfrutados todos!
Muchos besos!

Bruja Truca dijo...

Gracias deWitt. Creo que ese calificativo me queda muy grande pero se agradece!
Las dos últimas son películas muy flojas, pero quería ser justa con el titulo de la entrada y rendir homenaje a las actrices que interpretaron a reinas y las cuatro lo merecen de sobra, a veces por y a veces a pesar de la película, lo que tiene aún más mérito.
La entrada en Roma de Cleopatra es algo que tengo grabado en la retina. De hecho, en mi adolescencia, cuando las niñas tenían posters de los backstreet boys yo tenía mi póster de la entrada en Roma de Cleopatra.
Aún lo conservo.
Un abrazo!