viernes, 5 de julio de 2013

El increíble hombre menguante (1957)


El pasado 23 de junio murió el magnífico escritor y guionista Richard Matheson de fantasía, terror y ciencia ficción. La mayoría de sus obras han sido llevadas al cine. En 1957 Matheson ofrece a la Universal su novela “The Incredible Shrinking Man” con una única condición: dedicarse él mismo a la tarea de guionizar la película que acabó convirtiéndose en una película de culto.

La película relata las desventuras de Scott Carey (Grant Williams). La historia comienza con Scott y su esposa Louise tomando el sol en un yate que navega sobre un mar en calma. Mientras que su esposa está debajo de la cubierta, una misteriosa niebla pasa por encima de él. Scott queda salpicado de partículas brillantes que se evaporan rápidamente y, durante los siguientes días, descubre que está comenzando a encoger. Primero unos pocos centímetros, después un poco más. Pronto encoge hasta convertirse en una curiosidad nacional. Su, cada día menor, altura le impide incluso llevar una convivencia normal con sus amigos, su familia, incluso con su mujer. Completamente sólo, se traslada a vivir a una casa de muñecas, pero su gato le ataca y Scott huye a la bodega buscando refugio. Su esposa, creyendo que ha sido devorado por el gato cierra la puerta del sótano y Scott queda atrapado, ya que su escaso tamaño le impide escapar y ni siquiera puede gritar pidiendo ayuda porque la voz de un ser tan diminuto como él, es inaudible. Sólo e impotente ante su situación, lucha por sobrevivir en un lugar que siempre había sido tan cercano, familiar e inofensivo, y que ahora, desde ese nuevo punto de vista, se convierte en un lugar extraño, enorme y lleno de peligros.


Al principio, podemos comprobar el sufrimiento que supone para Scott el encoger en su vida matrimonial, con todas las connotaciones sexuales que esto implica, aunque pronto esos problemas se convierten en nimiedades  comparados con lo que significa ir perdiendo todo contacto con sus semejantes y ver como los elementos más cotidianos se van convirtiendo en horribles amenazas.


Su director, Jack Arnold (“It came from outer space”, “La mujer y el monstruo”, “Tarantula”), gran artesano de películas de serie B de ciencia ficción de los años 50, contó con un muy escaso presupuesto, pero acabó realizando una gran película. Con esta película, Arnold no sólo pudo  contar una entretenida historia de ciencia ficción mediante un inteligente uso de perspectivas con la cámara, el aumento de decorados y atrezzo, y el uso de transparencias que aún hoy en día sorprenden por su calidad, sino que además supo transmitir el trascendental mensaje presente en la obra de Matheson, al relatar las angustiosas peripecias del hombre menguante, que va viendo como las cosas más insignificantes adquieren una importancia absoluta.

Jack Arnold dirigiendo a Grant Williams en el set de rodaje
Muchos críticos de la época calificaron el final de la película de pretencioso para un simple producto de serie b, pero la verdad es que el desenlace es uno de los más antológicos del cine fantástico.
El monólogo final en off es impresionante
Debido al éxito de la película, se planeó una secuela, donde la esposa de Scott menguaba también y se internaba en el mundo atómico con su marido. Según Matheson: “Afortunadamente, no se hizo; era el guión más estúpido que jamás he leído”, pero,al final, sí se hizo una película sobre una mujer menguante. Muchos años después, Joel Schumacher “Línea mortal”, “Jóvenes ocultos”) dirigió “The Incredible Shrinking Woman”, con Lily Tomlin (“Cómo eliminar a su jefe”, “Nashville”) como protagonista, que acabó siendo tan horrible que mucha gente ignora su existencia.

En el año 2008 la Universal anunció que estaban proyectando la realización de un remake en clave cómica junto con Imagine Entertainment y protagonizado por Eddie Murphy. Gracias a dios este proyecto se quedó en eso, en proyecto.
A principios de año supimos que la MGM ha comprado los derechos de la novela para realizar una nueva versión cinematográfica, de cuyo guión se iba a hacer cargo Matheson junto con su hijo, aunque ahora, con su muerte no sabemos si continuará  con el proyecto el hijo en solitario.


10 comentarios:

TRoyaNa dijo...

Moniruki,
vi esta película hace años y hoy tu entrada me ha entrado ganas de revisarla de nuevo.
Los efectos especiales,los decorados...son aspectos a valorar,al igual que el argumento,que me parece muy original.
Recuerdo la escena del gato,por cierto.
bsts

Noemí Pastor dijo...

Un clasicazo imprescindible.

Xavi Lezcano dijo...

Buenas!

Una triste noticia. Adoro el increíble hombre menguante desde mi más tierna infancia y tuve la suerte de poderla ver en pantalla grande hace unos años.

Además de esta, es autor de otros textos imprescindibles. Hace poco se hizo una peli llamada The box, que pese a ser irregular tenía un punto de partida inmejorable, obra suya

Un besote!

Moniruki dijo...

Es que Matheson es un genio, yo también la de The box, y aunque es cierto que tiene sus errores, a mi también me gustó. Por cierto, el relato en el que se basó, "Botón, botón", lo publiqué en mi blog con motivo de la muerte de Matheson.
http://papeldesgarrado.blogspot.com.es/2013/06/richard-matheson-ahora-es-leyenda.html

LU dijo...

Como Trpyana la vi hace muchos años. Ahora leyéndote, recuerdo varias imágenes.

No he visto The Box.

Y sí, menos mal que algunos remakes se quedan en nada. Tal vez el proyecto de la MGM lo pueda llevar a cabo su hijo.

Biquiños

laesti dijo...

He tenido la suerte de ver "El increíble hombre menguante" en pantalla grande, y es una maravilla.
Y seguro que lo habéis leído ya, pero "Soy leyenda" es otra maravilla.
¡Volveré por aquí!
(sí, es una amenaza)

Juli Gan dijo...

Vi de muy cría esa peli. Las pelis de este tipo de los 50, a falta de medios, tenían una imaginación desbordante. Entre esta, "la invasión de los ultracuerpos" y "la mosca" aluciné mucho de cría. Este tipo de pelis molan. Debería verlas de nuevo....

Manderly dijo...

Personalmente prefiero que no hagan ninguna nueva versión. En general no soy amiga de los remakes que en la mayoría de las ocasiones no aportan nada nuevo e incluso son peores que los originales.
La película me ha gustado tanto por su argumento como por su técnica.
Un clásico!
Saludos.

loquemeahorro dijo...

Me encanta esta película y realmente el monólogo final es genial.

No, por favor, que no hagan un remake, sobre todo uno convertido en comedia estúpida.

Eso me recuerda que hace no mucho escuché que los autores de la obra de teatro "Paseando a Miss Daisy" estaban muy emocionados con la posibilidad de que se trasladara a la pantalla.

En una reunión con unos productores, todo su entusiasmo se evaporó cuando uno de ellos dijo

- Tengo una gran idea para el casting, lo diré en dos palabras "Eddie Murphy"

Bargalloneta dijo...

Dios!!!!! que miedo!!
La vi de pequeña y es de esas películas que han quedado grabadas en mi retina cinematográfica: el gato, las tijeras, la aguja!!
Me la compre hace unos años en dvd
COmo dice Noemi:
UN CLASICAZO IMPRESCINDIBLE!!!