viernes, 14 de octubre de 2011

¿Victor o Victoria?

A veces, el origen de una idea se encuentra en el lugar o en el momento más inesperado e insospechado. Incluso en la mayoría de las ocasiones surge de algo absurdo, sin embargo se convierte en todo un hallazgo, porque por ejemplo ¿qué sentido tiene que una mujer finja ser un hombre que a su vez finge ser mujer? ¡Ridículo! 

Realmente es algo tan absurdo, que nadie podría creerlo… ¿o sí?




Victor Victoria
1982 
 Director Blake Edwards
Guión Blake Edwards
Música Henry Mancini
Letras Leslie Bricuse
Fotografía Dick Bush
Productora Coproducción EEUU-Reino Unido; Artista Management / Ladbroke / Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Peerford Ltd.
Duración 132 minutos



Reparto
Julie Andrews, James Garner, Robert Preston, Lesley Ann Warren, Alex Karras, Peter Arne, John Rhys-Davies, Graham Stark, Herb Tanney, Michael Robbins, Norman Chancer, David Gant

París, años treinta. Tras el fracaso de una audición en un cabaret debido a una discusión con el dueño del local, Victoria Grant (Julie Andrews) camina hambrienta y desolada por las calles de la ciudad. Acuciada por el hambre, decide utilizar una estratagema para disfrutar de una suculenta comida sin tener que pagar. En el restaurante, conoce a Toddy (Robert Preston), un homosexual que no sólo le ofrece hospitalidad, sino que tiene la brillante idea de convertirla en Víctor, un travesti cuyo éxito será inmediato y espectacular. Pero la situación de Victoria se complica cuando un gángster de Chicago, King Marchan (James Garner), se sienta irresistiblemente atraído por Víctor.



Se trata de la quinta versión realizada sobre el mismo tema. Es por lo tanto el cuarto remake de Viktor und Viktoria, película alemana, que había dirigido Reinhold Schünzel en 1933. Al mismo tiempo también habría una versión posterior hecha para televisión en 1995, dirigida por Blake Edwards y protagonizada por Julie Andrews.


Fue Billy Wilder, el primer director al que se le propuso que llevara a la pantalla este juego de equívocos que hubiera dirigido con maestría y chispa, de eso no tengo duda. Sin embargo, Wilder rechazó la oferta y recomendó como director a Blake Edwards. Edwards había demostrado con creces que también esto de la comedia se le daba perfectamente bien. Muestra de ello son la cantidad de comedias con las que podemos disfrutar como son Desayuno con diamantes (1961), La pantera rosa (1963); El guateque (1968), 10, la mujer perfecta (1979), etc…


El argumento habla sobre la identidad sexual y sobre que el amor, la atracción y las relaciones sexuales están por encima de lo que la sociedad pueda pensar. Pero en todo momento, Blake Edwards tuvo cuidado con lo que quería mostrar, ya que no pretendía que su película fuera considerada como una defensa de la homosexualidad. Logra una comedia en la que trata con seriedad la homosexualidad pero utilizando las posibilidades cómicas de ésta.


El papel protagonista estuvo claro desde el primer momento: Julie Andrews. Casada con el director desde 1969, fue éste quién logró sacarla del mundo ñoño de niñeras mágicas y rebeldes donde estaba metida después de los éxitos de Mary Poppins (1964) o Sonrisas y lágrimas  (1965). En S.O.B. (1981), Edwards hace una crítica al mundo del cine y a su mojigatería. Para ello, muestra los pechos desnudos de Andrews, símbolo de asexualidad en el cine en aquellos momentos. Posteriormente, vuelve a hablar abiertamente sobre sexualidad en ¿Victor o Victoria? En esta película no solo volvemos a apreciar la maravillosa voz de Julie Andrews como cantante, sino que queda confirmada como una buena actriz de comedia.

También es muy destacable el trabajo de Robert Preston, en el papel de Toddy, amigo homosexual que ayuda a Victoria en su transformación hacia Victor. Preston había trabajado principalmente en westerns como La policía montada del Canadá (1940) ó La conquista del oeste (1962), pero también tenía experiencia en el teatro musical y así lo demuestra cantando en esta película un par de canciones.

El cuarteto principal se cierra con James Garner (La gran evasión 1963), un tipo duro y viril, que se enamora de lo que él cree que es un hombre gay; y Lesley Ann Warren, que interpreta a su celosa amante. Alrededor de todos ellos entran y salen una serie de personajes que van protagonizando divertidos gags y diálogos ingeniosos en los que podemos reconocer el inconfundible sello de Blake Edwards, incluido un despistado investigador que nos recuerda a otro muy querido.


El compositor Henry Mancini, creador de una de las melodías más famosas de cine e incluso de televisión, La pantera rosa, fue el encargado de la adaptación musical de ¿Victor o Victoria? con la que consiguió su cuarto Premio Oscar después de haberlo logrado por Desayuno con diamantes, como mejor banda sonora y Moon River como mejor canción en 1962 y por Días de vino y rosas en 1963. Se trata de una banda sonora con música instrumental, principalmente jazz y fox-trot, que sirve perfectamente al desarrollo de la acción en el París de los años 30. Completan la banda sonora siete canciones, cuyas letras fueron escritas por Leslie Bricusse, y que interpretan los protagonistas siempre sobre el escenario de un club nocturno, entre ellas, destaca especialmente Le jazz hot, cantado por Julie Andrews.



Dejando a un lado la sexualidad, han sido muchas las actrices que se han metido en un traje de hombre y han continuado siendo tremendamente atractivas a los ojos tanto de hombres como de mujeres. Todas ellas, son grandes mitos del cine: Marlene Dietrich en Maruecos (1930) ó Greta Garbo en La reina Cristina de Suecia (1933). En La gran aventura de Silvia (1935), Katherine Hepburn se hacía pasar por un muchacho para logran huir de sus perseguidores. El último Premio Donostia, Glenn Close, se ha metido en la piel de Albert Nobbs (2011),  para poder sobrevivir. En otros casos no era una forma de vestir o un disfraz, sino que han realizado papeles masculinos, como es el caso de la oscarizada Linda Hunt en El año que vivimos peligrosamente (1983) ó Cate Blanchett en I’m not there (2007).


Pero en el caso inverso, hombres con ropas de mujer, la cosa es bien distinta. No resultan nada atractivos (o atractivas). Algunos de los que han sufrido esta transformación, por cuestiones más serias, aunque tratadas con una sonrisa, son Dustin Hoffman en Tootsie  (1982), Robin Williams en Señora Doubtfire, papá de por vida (1993), Jose Luís López Vázquez en Mi querida señorita (1971) … Pero lo más habitual es que un hombre se disfrace de mujer para hacernos reír, como es el caso de Nathan Lane en Una jaula de grillos (1996), de Cary Grant en La novia era él (1949), Jack Lemmon y Tony Curtis en la inigualable Con faldas y a lo loco (1959).


¿Victor o Victoria? recibió el Oscar a la mejor banda sonora de película musical para Henry Mancini y Leslie Bricusse, y fue nominada a mejor actriz (Julie Andrews), mejor actor secundario (Robert Preston), mejor actriz secundaria (Lesley Ann Warren), mejor guión adaptado (Blake Edwards), mejor dirección artística y vestuario.


A los que renieguen de los musicales les invito a que no renieguen de una buena comedia del Blake Edwards. ¿Victor o Victoria? está llena de chispa y diálogos ingeniosos, pero además, es capaz de introducirnos durante un tiempo en el París de los años del cabaret al ritmo de ese Hot Jazz.

Yo, por mi parte, con el sombrero de copa en una mano y chasqueando los dedos de la otra, me despido cantando eso de:



Oh, baby, won't you play me
'Le Jazz Hot' maybe
And don't ever let it end.
I tell ya, friends, it's really something to hear,
I can't sit still when there's that rhythm near me.  





17 comentarios:

deWitt dijo...

Qué ganas me han entrado de volver a ver Victor o Victoria!!
Estoy totalmente de acuerdo con toda tu reseña. Quizás, y aunque parezco raro, lo más anecdótico de la película es que sea un musical. La considero más una buena comedia, agil, trepidante, que no cae en el cliché ni en el chiste fácil.

Creo que es la interpretación de Andrews que más me ha gustado, quizás por lo que comentas de todos esos papeles "asexuados".

Besos!!

LU dijo...

Curiosa esa manía de encasillar a determinados actores, en el caso de Julie Andrews en películas tan famosas y tan almibaradas. Valiente el director que se atreve a cambiar esos roles ya adquiridos, porque cuesta imaginarse algunos rostros haciendo de malos malísimos, por ejemplo.

Me gustan los actores con gran versatilidad y a veces me queda la duda de que a las órdenes de buenos directores, a muchos se les podría sacar mucho más partido.

Esta película la vi hace muchos años, y no la recuerdo demasiado. Me gustaría saber cómo la hubiera hecho Wilder.

Divertida reflexión sobre las caracterizaciones con otro sexo, porque ellos no salen muy bien parados, pero es que los ejemplos que citas, como caballeros tampoco es que sean los más bellos…. Johnny Deep con el jersey de angora de su novia y de mujer tiene su morbo en Ed Wood:
http://citizencarlos.lamula.pe/2011/03/04/mis-actores-favoritos-6/citizencarlos

Biquiños

Manderly dijo...

deWitt,
yo también creo que la parte musical es quizás la menos importante. Es por eso que para aquellos a los que no les gusten los musicales ¿Victor o Victoria? puede llegar a gustarles. Simplemente el mundo del musical está ahí quizás para representar un mundo en el que, en aquel tiempo y lugar, se podían encontrar fácilmente homosexuales y transexuales.
Besinos.

Manderly dijo...

LU,
no sólo son directores valientes, sino con buen ojo para llevar a cabo un cambio radical en un actor encasillado en determinado tipo de personaje.
No te quepa duda sobre lo que habría hecho Wilder con esta historia, pero Edwards supo estar a la altura del maestro!
Una mujer para hacer de hombre resulta demasiado fino o afeminado y un hombre que hace mujer es demasiado rudo o masculino, sin embargo como hombres son muy atractivos: Cary Grant o Tony Curtis, lo eran. Johnny Deep está preciosa con ese bigote y ese pecho… ja, ja, ja…
Besinos.

Mario dijo...

Hace muchos años la vi a medio camino, la he buscado actualmente y estoy en ello, me parece interesante, tengo un recuerdo vago de su comedia, me gusta que sea un musical, no son abundantes, al menos he disfrutado de muy pocos, por eso la mención de uno tan llamativo en la dirección de Edwards y con la calidad de Andrews me parece estupendo. Un beso.

Mario.

Manderly dijo...

Mario,
creo que es hora de que la veas como es debido y así te darás cuenta de la gran película que es.
Como comentas, los musicales son escasos, pero de vez en cuando aparece alguna joya, aunque yo diría que es más una comedia que un musical.
Un saludo.

troyana dijo...

Manderly,
Vi hace tiempo "Victor y victoria" y aunque te confieso que no soy nada aficionada a los musicales (con algunas excepciones como Cabaret, Yentl....)con "Victor y Victoria pasé un buen rato.
Me gusta la irreverencia del director de sacar a Julie Andrews de los papeles asexuados y me encantan las escenas en las que el protagonista masculino empieza a dudar sobre su orientación desde el momento en que se siente atraído por Victor-Victoria.Ese trío: novia celosa,hombre viril enamorado y confundido y mujer que se hace pasar por hombre,es uno de los aspectos más divertidos e interesantes de la película.
Por otro lado,en cuanto a actrices que se han vestido de hombres y hombres que se han vestido de mujeres,creo que en el segundo caso,ellos no siempre salen tan mal parados como mencionas,pues Tony Curtis,por ejemplo, en "con faldas y a lo loco" está guapísima de mujer.En el caso de "Priscilla,reina del desierto" ,encuentro que Hugo Weaving tampoco sale mal parado ni del maquillaje ni de los vestidos,a pesar de lo excéntrico y chillón en casi todas las escenas...
En el caso de las mujeres,añadir a tu lista de actrices trasvestidas a Barbra Streisand en otro musical "Yentl" y a Tilda Swinton en "Orlando".
Y qué ganas tengo de ver la última de Rodrigo García con Glen Close a la cabeza del reparto...
Saludos!!

Bargalloneta dijo...

Yo al contrario de Troyana soy una gran amante de los musicales....
y no reniego de Sonrisas y lágrimas o de Mary Poppins (la primera película que vi en mi vida en el cine y por la cual aún estoy totalmente alucinada... de como yo una niña de 4 añitos quedó totalmente enganchada en el asiento del cine coliseum de Barcelona cuando una señora bajó del cielo con un paraguas y cantaba!!!)jajajjja
Cuando decidí hacer el comentario de el jovencito Frankenstein tuvé que decidir entre el Mel Brooks y evidentmente el Edwards.... ahora me alegro Manderley que tu hayas hecho la crítica de ésta, sin duda uno de los mejores musicales de la historia del cine, a parte de ser una de las historias más divertidas , sin ofender absolutamente a nadie porque el tema gay está tratado con una delicadeza deliciosa.
Todos estan simplemente maravillosos, a parte de Andrews con esa voz prodigiosa, tu hablas de Le hot jazz pero yo sin dudarlo me quedo con Crazy world , donde ahora que la recuerdo se me ponen los pelos de punta. Pero quien realmente me robaron el corazón en esta cinta fueron Robert Preston y su Sevilla y la voz chillona de Leslie Anne Warren.
Felicidades por tu post.... Ya era hora que saliera Victor o Victoria... una gran película, una gran historia y sobretodo una grandísima banda sonora.
Por cierto: soy una seguidora ferviente de Glee, una serie de adolescentes de guión espantoso pero musical y últimamente, entre Barbra y los grandes musicales estan teniendo unos episodios espectaculares, ahora preparan West Side Story pero Le hot jazz ya ha salido....
un beso

Gaviota dijo...

A ver, hablando de no encasillarse: no me gustan los musicales, pero me encanta "Sonrisas y Lagrimas" (que en Uruguay es conocida como "La novicia rebelde") y Mary Poppins...Julie Andrews es maravillosa con esa prodigiosa voz y en "Victor/Victoria" lo vuelve a demostrar...Y si hablamos de comedias maravillosas que incluyen travestidos, la que mencionas, "Con faldas y a lo loco" (que en Uruguay se conoce como "Una Eva y dos Adanes") me hizo llorar de la risa. Saludos!

Manderly dijo...

troyana,
¿y qué me dices del ‘momento cucaracha’? el camarero rebuscando entre la ensalada… Una de las secuencias que más me gustan es en el momento en que ellos escapan del restaurante: Victoria y Toddy salen corriendo a la calle y nosotros, a través de los cristales del restaurante vemos a la gente subiéndose en las mesas y dando saltos intentando evitar a la cucaracha. Esta partes, simplemente visuales son excepcionales!!
No he mencionado Yentl!! No tengo perdón!! Adoro a esta mujer. Me gusta la actriz y la cantante. Igual me da que se vista de hombre o de mujer, me encanta de todos modos!!
Yo también tengo muchas ganas de ver a Glenn Close!!
Saludos.

Manderly dijo...

Bargalloneta,
yo tampoco reniego de los musicales, por muy ñoños que sean. Cierto que me gustaban más antes, pero sigo viéndolos con ganas y con mucho cariño!
Para mí, todas las canciones son estupendas. Crazy World en la voz de Julie Andrews es maravillosa, Gay Paree con ese desparpajo de Robert Preston, You and me que es un duo divertido, Le jazz hot con ese ritmo que me apasiona o incluso The shamy dame from Seville, donde aparecen todos los tópicos sobre España que los americanos creen que realmente tenemos, pero que en el fondo resultan muy divertidos (sobre todo en la versión de Robert Preston, por supuesto).
En cuanto a las series, no suelo ver muchas, no porque no me gusten sino porque tendría que repartir el tiempo entre cine y series, y ahora no me apetece hacerlo. Pero es verdad que en muchas de ellas siempre acaban haciendo algún capítulo homenajeando alguna película clásica. Es algo bastante habitual ¿no crees?
Me alegra que te gustara mi entrada. Muchas gracias Barga!
Un beso.

Manderly dijo...

Gaviota,
tanto Sonrisas y lágrimas como Mary Poppins son dos clásicos indispensables y creo que todos los cinéfilos las han visto (o lo harán o deberían). Otra cosas es que te gusten o no, pero forman parte de la historia del cine. De eso no hay duda!
En cuanto a Con faldas y a lo loco, después de verla tantas veces como lo he hecho (y seguiré haciéndolo) siempre hay algún momento en el que lloro de risa. Es imposible no hacerlo!!
Gracias por pasarte.
Un saludo.

Saraiba dijo...

No es una de mis obras favoritas pero hay que reconocer que tiene calidad. Me gustan los musicales, quizás este no ha sabido tocarme la fibra.

Manderly dijo...

Saraiba,
bueno, hay muchos tipos de musicales y no todos compartimos los mismos gustos.
Gracias por pasarte.
Un saludo.

Bruja Truca dijo...

La tengo por ahi! y no la he visto. Si te digo la verdad, lo que me echa hacia atrás es Julie Andrews. Al hilo de lo que has dicho que enseña los pechos, yo muchas veces he oido que tuvieron que emborracharla, para conseguir que consintiera enseñarlos.

En cuánto a las mujeres que se han vestido de hombre, me gustaría recordar a Barbra Streisand en Yentl. Precisamente estoy leyendo un libro que se llama "El Celuloide Rosa" con más de mil referencias sobre el cine homosexual, y "La reina cristina de Suecia aparece referenciada como una de las mejores de toda la historia. La primera, por si alguien tiene curiosidad se llama "Muchachas de uniforme". Por desgracia, entre el código Hays y la censura española, poco quedaron de esos guiños que se hacían de la homosexualidad de la reina como esa frase "moriré solterO"

También me gustaría romper una lanza en el tema de que los hombres vestidos de mujer son más para hacer reir que para otra cosa, que en su mayoría si, pero me gustaría recordar a Norman Bates en Psicosis.

Uf, no sabría que comentaria tanto sin ver la peli. La veré! Un abrazo a todos.

Bruja Truca dijo...

Y otra cosa! no compro a Julie Andrews como hombre. A Katharine Hepburn si, lo que hubiera dudado es que fuese mujer en esa película si no hubiese sabido que era ella xD

Manderly dijo...

Bruja Truca,
lo cierto es que si Julie Andrews no es de tu agrado, no sé qué te parecerá la película... supongo que dependerá de la manía que le tengas. Lo digo porque prácticamente sale en el 100% de la película. De todos modos espero que le des una oportunidad a la buena historia que es.
A mi no me parece tan fácil desnudarse o enseñar el pecho delante de una cámara de cine, así que, si como dices (que lo dudo) la emborracharon pues no me parece que esté de más. De todas formas con negarse hubiera tenido bastante así que soupongo que lo haría con gusto.
Nunca hubiera puesto a La reina Cristina de Suecia como película importante dentro del cine homosexual, o bisexual en este caso.
No sé si en el libro hablarán sobre Gilda y la relación homosexual que dicen que realmente había...
Gran error olvidarme de Norman Bates!!
Y bueno, tu comprarías a Kate viviera como viniera. De eso no me cabe duda!
Un saludo.