sábado, 11 de junio de 2011

Midnight in Paris


Midnight in Paris, 2011. Dirección y guion: Woody Allen. Interpretación: Owen Wilson (Gil), Marion Cotillard (Adriana), Rachel McAdams (Inez), Kathy Bates (Gertrude Stein), Michael Sheen (Paul), Adrien Brody (Salvador Dalí), Nina Arianda (Carol), Mimi Kennedy (Wendy), Kurt Fuller (John), Carla Bruni (guía del museo), Léa Seydoux (Gabrielle). Producción: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Jaume Roures. Fotografía: Darius Khondji. Dirección artística: Anne Seibel. Vestuario: Sonia Grance.

Si queréis ponerme en un aprieto, solo tenéis que preguntarme cuál es mi película favorita de Woody Allen y entonces me veréis debatirme dolorosamente entre Annie Hall, Manhattan, Interiores y Hannah y sus hermanas. Pero si me sometéis a la tortura de tener que elegir una y solo una, puede que me quede con La rosa púrpura de El Cairo.

Si queréis ponerme en otro aprieto, podéis preguntarme también por mi rincón favorito del mundo (de los que conozco, claro, que una no es precisamente Marco Polo) y entonces me veréis debatirme dolorosamente entre las Islas Canarias y las Azores. Pero si me sometéis a la tortura de tener que elegir un lugar y solo un lugar, puede que me quede con la ciudad de París.

Así que, con esas predilecciones, no he tenido más remedio que disfrutar enormemente este último Allen que me junta en la misma historia la mejor ciudad del mundo (comienza el film con un homenaje a la ville que está a la altura del que hacía a la city de Manhattan en Manhattan) y otra de sus fábulas sobre las vidas que no vivivmos, pero soñamos vivir y, al soñarlas, es como si las viviéramos un poquito.

Allen es único para mofarse de las cosas y a la vez tratarlas con cariño: admira a las figuras míticas de la cultura europea de principios del siglo XX, pero al mismo tiempo no puede dejar de reírse de esa mitificación, que, como toda mitificación, acaba resultando un poco tontaina.

El cartel me gusta tanto que no me importaría hacerme con una copia para colgarla en una pared de casa. ¿Alguien sabe cómo me la puedo agenciar?

Y, para acabar, señalo otro par de cosas que tengo en común con Allen: a mí también Hemingway me parece un sinsustancia pendenciero y no estoy completamente de acuerdo con quienes dicen que los miembros del Tea Party son todos unos zombis tarados criptofascistas.

Saludos cuasiveraniegos de vuestra amiga

Noemí Pastor

25 comentarios:

troyana dijo...

Noemí,
a mí me ha encantado,qué te puedo decir,soy incondicional de siempre del director,pero además,sin asomo alguno de nostalgias hacia sus primeras comedias (que me enloquecen)me rindo ante este último Allen,con destello esperanzador y optimista, que me desarma por completo.
Los motivos por los que sucumbí ante los innumerables encantos de "Medianoche en París" los detallé el 30 de mayo aquí:

http://historias-troyanas.blogspot.com/2011/05/medianoche-en-paris.html

Besos casi veraniegos!

LU dijo...

Soy la oveja negra del grupo (y de más grupos…). No puedo con Allen. De sus últimas películas no he visto ninguna, pero se ve que le tratan muy bien en Europa, porque ahora el homenaje es a otra maravillosa ciudad.

¿Qué tal Carla Bruni?

Buen fin de semana

Besos

Saraiba dijo...

Yo es que adoro a Allen. Me siento identificada con él. Annie Hall es una de mis pelis favoritas porque él representa una parte exajerada de mi misma. Sus ideas, su forma de ver la vida, de contar las cosas... Woody sabe como tocarme ese lado sensible.

Para la semana espero ir al cine a ver este último trabajo, me muero de ganas!

Uno dijo...

Me gusta el cine de WA y adoro Paris que solo me trae buenos recuerdos.
Tengo la misma opinión que tu de Hemmingway pero no me preguntes por qué. En realidad solo he leido su "Paris era una fiesta" que fué para mi la biblia en mi primera juventud. No hace mucho la volví a revivir leyendo el "Paris no acaba nunca de Vila Matas"
Esta película solo podía gustarme.

Un abrazo

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, yo es que a Allen voy a verlo ya rendida y predispuesta a que me guste. A esta peli le encuentro defectillos, pero, así y todo, resulta encantadora y sucumbo.

Noemí Pastor dijo...

LU, está muy bien que haya de todo. Además, entiendo que WA canse, porque siempre cuenta lo mismo, pero eso forma parte de su genialidad. Bruni tiene un papelito muy breve y simpático y yo la encuentro preciosa, distinguida, elegante, estilosa...

Noemí Pastor dijo...

SARAIBA, tu comentario me ha hecho pensar. Se dice que nos gustan los creadores con quienes tenemos algo en común, pero yo con WA creo que no tengo nada en común. Sólo que él hace chistes y yo me río. Bueno, eso ya es algo.

Noemí Pastor dijo...

UNO, mira, uniendo esto con lo que le he dicho a Saraiba: coincido con Allen en la visión de Hemmingway. Me carga su rollo tabernario, escopetero, action man y taurino. Aunque confieso que hay fragmentos de "Por quién doblan las campanas" que todavía recuerdo y eso por algo será. Bueno, quizás porque cuando leí la novela era una chiquilla impresionable.

nineuk dijo...

A mí tambien me encantó, pero no puedo coincidir contigo en su descripción de Hemingway. Yo vi un retrato cariñoso de alguien valiente y con las cosas claras...No diría lo mismo con Dalí... No se,igual me equivoco.

Noemí Pastor dijo...

NINEUK, lo que dices me confirma que vemos lo que llevamos de antemano en la cabeza y queremos ver. Yo creo que trata con cariño a los dos, pero se cachondea todo lo que puede. Y me da que el amigo Ernest sale peor parado, pero es el que da más risa. Lo cierto es que los simplifica, los estereotipifica y así los ridiculiza un poco. A mí me gusta que se ría de los mitos, sobre todo de los que no tienen sentido del humor.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Qué curioso, compa Noe: los dos motivos por los que te has rendido a los encantos de esta última de Woody Allen (París y La rosa púrpura...) son los mismos por los que, probablemente, a mí no me ha terminado de convencer. En fin, perspectivas... En cuanto a lo de Carla Bruni, me recordó, en cuanto a papel y objeto (salvando las siderales distancias de porte y glamour) a la Esteban en Torrente-4. Más o menos...

Un fuerte abrazo y buena semana.

ethan dijo...

También acudió "La Rosa Púrpura..." a mi post cuando hablé de ella. Me gustó.

39escalones dijo...

Estoy con Manuel, me parece una película de Allen correcta (lo cual es decir mucho, posiblemente lo mejor de la cartelera con muchísima diferencia), pero que no termina de reventar, de desmelenarse, de eclosionar. Hay ingenio en la historia y en la trama, pero en las situaciones y en los diálogos, más allá de algún momento puntual, falta chispa, profundidad, agudeza. El mismo Allen en otra época le hubiera sacado más partido, seguro.
Y en cuanto al cartel, estoy en lista de espera para agenciarme uno: si me llega turno, cuenta con él.
Besos.

loquemeahorro dijo...

A mí incluso me gustó la de "Conocerás al hombre de tus sueños" (creo que fui la única), así que esta, casi seguro que me gusta, además ¡No sale Pe!

pd. Yo también pienso que Hemingway está sobrevalorado a base de bien.

Noemí Pastor dijo...

MANUEL, por eso digo que he escrito una cartita de amor a WA y no una crítica, porque Woody me supera. No he visto Torrente 4, así que no puedo comparar.

Noemí Pastor dijo...

ETHAN, claro, es inevitable acordarse de La Rosa y de Alice, claro.

Noemí Pastor dijo...

ESCALONES, yo también creo que abusa del mismo recurso, pero le perdono todo. Ay, qué ilusión me hace lo del cartel. Un favorcito: ¿puedes hacerme un photosop y quitarme a Owen Wilson, que lo estropea?

Noemí Pastor dijo...

LOQUE, a mí también me gustó la de "Conocerás". Y mucho. Era terriblemente cruel. Y también me gustó la de Pe, aunque la destrozaron con el doblaje. Mira, podemos hacer un meme muy woodyalleniano: el meme de los sobrevalorados. ¿Te animas?

Lucas Liz dijo...

Hola, soy nuevo por aquí
El cártel me parece impresionante a mí también.
No soy un gran de W. Allen , pero me gustó mucho esta cinta. Así lo comenté en mi blog.
Desde laIgnorancia, Lucas Liz.
Un saludo.

Noemí Pastor dijo...

LUCAS, bienvenido. Todas y todos quienes pululamos por aquí compartimos ignorancia y nos la curamos mutuamente. Un placer. Vuelva usted cuando quiera.

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
Roxana Quinteros

X dijo...

Pues a mí me ha decepcionado el gran Allen en esta peli, pero no todo pueden ser obras maestras.
En esta peli se puede decir eso de, la idea es buena, pero... sobra tópico, tanto en la parte histórica como en la vomitiva familia americana.

Por cierto, a mi también me encanta el cartel, es más, lo considero engañoso, promete una peli que luego no está a la altura.
Saúdos.

Zinéfilas dijo...

ROXANA, adelante.

X, ya digo que le encontré defectillos, como que abusa de recursos que de antemano sabe eficaces, como reírse del Tea Party o de la ingenuidad de los años 20. Pero, como bien dices, no se puede producir una obra maestra al año. Con todo, lo que decimos siempre: si esta peli la hubiera firmado Periquita López, en vez de Woody Allen, estaríamos haciéndole la ola como creadora genial. A Woody le exigimos más. Es inevitable. Nos tiene malacostumbrados.

Por cierto, soy Noemí bajo la identidad comíun de Zinéfilaz.

Teléfila dijo...

Gran película con un Owen Wilson que me sorprendió para bien porque generalmente no le trago y con una oda de amor a una de las ciudades más bonitas del mundo. Está claro que Woody Allen es un enamorado de la ciudad del amor y de la luz.

David C. dijo...

Me gusto la película.