viernes, 14 de enero de 2011

La sirena del Misisipi


La sirène du Mississipi (Francia, 1969)
Dirección: François Truffaut
Intérpretes: Catherine Deneuve, Jean-Paul Belmondo

Debilidades compartidas

Una de las mejores cosas de esto del bloguerío es que permite compartir debilidades, así que no me he podido resistir a compartir con ustedes mi debilidad por François Truffaut, por Jean-Paul Belmondo, por la divina Catherine Deneuve y, cómo no, por esta película, una de mis favoritas de siempre, que Truffaut, además, dedicó a su admirado Jean Renoir.

Oh la la l'amour
La sirena tiene todos los ingredientes del pulp y el suspense: escenarios exóticos (la isla Reunión, cerca de Madagascar, territorio francés de ultramar donde siempre he querido ir y todavía no he ido; poco a poco: de momento, ya me he comprado la Guide du Routard), crimen, aventura y estrellas.

Pero, ante todo, La sirena es una historia de amor; un amour fou, que dicen en Francia, un amor perverso, doloroso, destructivo, terrible, infeccioso, desesperado, de los que te hacen tirar la vida entera por la borda, sencillamente porque no puedes hacer otra cosa.

Del papel al celuloide y al celuloide otra vez
La sirena está basada en Waltz into Darkness, una novela del neoyorquino William Irish, también conocido por su verdadero nombre, Cornell Woolrich, que fue también el autor de La novia vestida de negro, llevada al cine por el mismo Truffaut en 1968, un año antes de La sirena.
En 2001 el director Michael Cristofer filmó otra versión de Waltz into Darkness. Se tituló Pecado original, trasladó la acción a Cuba y fue interpretada por Antonio Banderas y Angelina Jolie.
Irish también escribió cosas, como La ventana indiscreta, que luego fueron a parar a manos de Hitchcock, y es que ...

La sombra de Hitchcock es regordeta
Todo el mundo sabe que Truffaut adoraba adoraba a Hitchcock hasta el punto de encerrarse con él durante días y entrevistarlo para escribir El cine según Hitchcock, uno de los mejores libros de cine que han caído en mis manos jamás.
La sirena tiene de Hitchcock muchos ingredientes: a veces nos recuerda a Vértigo (esas rubias gélidas) y a veces, a Con la muerte en los talones. Pero el bueno de Alfred (¿me atreveré a llamarlo misógino?) nunca supo ni quiso saber tanto de mujeres como Truffaut, que vivió fascinado por el estereotipo de ...

La femme fatale
Truffaut era un mujeriego, en el mejor sentido de la palabra, un amante del amor, como decía el título de una de sus pelis. Era tan mujeriego, tan mujeriego, que resultaba feminista. Suya es la frase "Tristeza infinita de películas sin mujeres", que yo suelo usar para explicar por qué no me gustan el western ni el bélico.

A Truffaut le gustaban todas las mujeres, incluso las diabólicas, y así creó este glorioso personaje que hizo Deneuve, ejemplo de mala malísima, inhumana, enigmática, inquietante, fría como un asiento metálico, inexpresiva como una virgen románica, insondable como la divinidad. Y, según he leído por ahí, Truffaut y Deneuve vivieron "un breve e intenso romance" durante el rodaje de este film.

Belmondo haciendo de pardillo
Fue un acierto fichar para su papel a Jean-Paul Belmondo. Hasta entonces sólo había interpretado a machitos heroicos y voilà que en La sirena se convierte en víctima. Una víctima, eso sí, que es terrateniente, empresario de éxito, orgulloso de pertenecer a una élite, guaperas y de un machismo demodé incluso para 1969. Pero el hombre tiene una debilidad: como Truffaut, ama el amor. Deseoso, pues, de enamorarse, busca esposa en la sección de contactos de los periódicos (tiempos aquellos sin Internet) y, claro, se pone en manos de desaprensivas.

El título y tonterías de lingüista
De La sirena me gusta hasta el título, porque es de los que despistan: habla de un río norteamericano y se desarrolla en una isla de África. Como Los mares del sur, de Vázquez Montalbán, que, a pesar de su título, no sale de Barcelona.
La peli se llama así, porque así, La sirena del Misisipi, se llama el barco que lleva a Deneuve de Francia a Reunión.

Además, el título da pie a una de esas tonterías de lingüista que me encantan. Resulta que el nombre, tanto del río como del estado de la Unión, se escriben Mississippi, con dobles eses y doble pe. Mississippi es una expresión en lengua ojibwa que significa 'río grande' .

Pero en el título de la peli siempre apareció Mississipi, con una sola pe; ya lo veis en los carteles. Y yo, para liarla más, he decicido escribir Misisipi, con ese y pe simples, pues así recomienda escribirlo la Real Academia de la Lengua Española, que también admite Misisipí, con acento en la i.

Y, sin más, se despide de ustedes, con todo cariño, su amiga que lo es,

Noemí Pastor

35 comentarios:

Bruja Truca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bruja Truca dijo...

Realmente interesante y amena entrada. Que coraje me da cuando digo "no he visto la pelicula" pero bueno así tendré el placer de descubrirla. Este año estoy realmente receptiva a las recomendaciones, sino que se lo digan a mi pc, que lo traigo frito diciendole, "tráeme aquella". Eso si las clásicas como ésta y más si vienen tan bien recomendadas, me gusta ir yo a por ellas.
También me apunto el libro de Hitchcock. Ay, tantas cosas interesantes y tan poco dinero y tan poco tiempo xD

Dona invisible dijo...

Me apunto la recomendación que, por desgracia, no he visto. Sólo un apunte: ¿no crees que las películas en que aparece la "femme fatale", la mujer mala y bella, que hace caer en sus garras a hombres buenos e inocentes tienen algo de machistas? Nunca me ha gustado ese papel que se le otorga a la mujer en los años 50, creándonos fama de malas... Lo digo porque comentas que Truffaut es casi feminista en su amor a als mujeres.
Un abrazo!

Noemí Pastor dijo...

BRUJA, pues te pasas por aquí otra vez cuando veas la peli y leas el libro. Estoy por aventurar que no te defraudarán ni la una ni el otro. Aunque no te vuelvan loca, siempre tendrás el consuelo de haber conocido un clásico.

Noemí Pastor dijo...

DONA, casi todos los estereotipos (también los masculinos) son sexistas. El de la femme fatale, también. Pero, puesto que no podemos librarnos de ellos, si tengo que elegir, me quedo con las malas, porque, al menos, sacaban los pies del tiesto, hacían cosas prohibidas, se salían de la norma. Mucho más dañino me parece el estereotipo de la mujer esposa, madre y santa. Y mucho más aburrido, claro.
Truffaut, al menos, hablaba de mujeres, las mimaba, las hacía protagonistas de sus pelis. Y no las maltrataba del todo. El peor sexismo es que que las invisibiliza.

ethan dijo...

Buena película, muy buena diría. Y buen artículo, escrito desde la cinefília. Me encantan esas idas y venidas de la pareja a lo largo del metraje, esos encuentros y desencuentros.
Saludos!

troyana dijo...

Noemí,
te felicito por la entrada,me ha gustado mucho.No he visto la película,pero más que predispuesta me he quedado después de leer el interesante análisis que has hecho.
En cuanto al sexismo,estoy de acuerdo en que al hablar de estereotipos,es casi inevitable pecar de sexistas,pero fíjate,me pasa un poco como a ti,puestos a elegir prefiero la femme fatale que al ama de casa santa y fiel al cumplir con las expectativas de los demás y nunca con las suyas propias.Ojo,y lo digo,sin juzgar,que las oportunidades no siempre fueron las mismas para todas.
Por lo que se refiere a esa otra versión que mencionas "Pecado original",a mí me pareció,olvidable.
En cuanto a Belmondo,me gustó mucho en la película "Al final de la escapada" de Godard.
Ah! y sí,el peor sexismo es el insiviliza,en eso estamos de acuerdo al 100%

cristinasalv dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
melampo dijo...

Fantastica pelicula, para mi, de las mejores de Truffaut. Catherine deneuve y Francois truffaut vivieron un romance durante el rodaje de la pelicula que duro aproximadamente un año. La pelicula es una declaracion de amor a la actriz (Los dialogos los escribio sobre la marcha). Cuando la deneuve dejo a truffaut este callo en una profunda depresion que le llevo a ingresar en un psiquiatrico, y de ahi nace "Las dos inglesas y el amor"

Bargalloneta dijo...

AIIIIIIIIIIII!!! Truffaut mi gran desconocido... lo reconozco. El otro dia fuí a casa de una amiga y me dejo un pac de él con 12 títulos!!! me los pienso tragar todos!!! y encima voy a añadir esta que tampoco he visto!!!!
El cine segun Hitchcock es la bíblia de los cinéfilos, me la leí hace.... bufff no sé cuanto tiempo ,el otro dia entré en una tienda especializada y lo ví. Lo compré y se lo he regalado a la hija de una amiga que este año ha empezado en el ESCAC,desde hace un par de años que la tengo loca perdida con títulos clasicos, no habia visto nada en su vida... y ahora ha visto títulos que me reconoce les ha dejado en estado de shock jajajaja (pobrecilla está aprendiendo pero devora que es una pasada!!!)
En fin...
me la apunto!
un petó

Dona invisible dijo...

Noemí, sí sí claro, puestos a eligir estereotipos, es mucho más interesante el que pone a la mujer en un papel activo, que en un papel pasivo, pero no sé, me cansa eso de "las mujeres sois muy malas", creo que es simplemente una manera de atacar a la mujer... Pero estoy segura que la película vale la pena, ¿eh? Y supongo que hay que situar todo en su contexto...
Saludos!

Noemí Pastor dijo...

ETHAN, los encuentros y desencuentros los dirige todos Deneuve, pues nunca se sabe qué va a hacer, ni qué piensa hacer, ni qué siente... Un enigma.

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, "Pecado original" no la vi. En realidad ni sabía que era otra adaptación de la novela de Irish. Lo supe cuando busqué documentación para escribir la entrada. Y me alegro de no haberlo sabido, porque la habría visto y me habrían llevado los demonios, casi seguro. Mira, igual ahora me animo más a verla, pero sobre aviso. Belmondo es (¿era?) un monstruo.

Noemí Pastor dijo...

MELAMPO, es cierto que el papel de Deneuve es una joya, un dulce, para cualquier actriz. Un hermoso regalo que le hizo Truffaut, el pobre, loco por las mujeres toda su vida. Bueno, algún corazón rompería también él.

Noemí Pastor dijo...

BARGA, ese pac de doce títulos seguro que no se te indigesta, aunque te lo tragues de golpe. El libro de Hitchcock-Truffaut (qué horror de ortografía) es también un libro de amor: de amor al cine. ¿A que sí?

Noemí Pastor dijo...

DONA, el sexismo está en toda la historia del cine (y la literatura y la filosofía y la ciencia, y ...). Si empezamos a eliminar productos sexustas, nos quedamos sin cultura, sin clásicos y sin na. Lo que tenemos que hacer es poner los estereotipos en evidencia, no tragárnoslos como verdades inamovibles.
Yo, cuando oigo que las mujeres son malas, digo "sí, malísimas, fíjate que todos los años en España decenas de mujeres matan a sus maridos; y todos los fines de semana hay hombres violados, a porrillo; qué cabronas".

LU dijo...

Me encanta esta entrada, con tanto “meollo” y además provoca de inmediato, al menos dos reacciones: volver a ver la película que parece he olvidado casi por completo y leer de una vez el libro (es una vieja deuda ….).

En cuanto a las mujeres, Truffuat decía: “mis películas están casi siempre en contra de los hombres, y a los hombres no les gustan. (...) Los hombres detestan también La piel suave y La sirena del Mississippi porque dicen que la mujer es mucho más fuerte que el hombre y creen un error mostrar a Belmondo tan débil. Son hombres que tienen miedo, que son cobardes, que son más débiles que las mujeres. Yo veo así a los hombres, y los hombres lo detestan. Quieren ver a alguien que se les parezca, pero que sea mejor que ellos"

Por casualidad estaba esta cita en un artículo sobre la última película que vi de este director, Tirad sobre el pianista.

Veo la película y vuelvo.

Biquiños

Maribel dijo...

La película no la tengo muy reciente, pero si tengo un buen recuerdo. La Deneuve como siempre elegante, prodría haber sido ideal para Hitchcock. Lo de las mujeres fatales me recuerda a las villanas de Disney que a veces parecen más seductoras que las buenas. Blancanieves barriendo y limpiando para los enanitos mientras la malvada reina maquina, Cruella de Vil...
Me gustan también Las dos inglesas y el amor y El diario de Adele H, especialmente esta última.

Noemí Pastor dijo...

LU, una cita preciosa que completa muy bien mi entradita. Gracias a los dioses, Truffaut se equivocaba y hay hombres que aprecian, y mucho, su cine y sus retratos humanos.
La novela de Irish no la he leído. Sí la otra, la de "La novia vestida de negro". Ya ves.

Noemí Pastor dijo...

MARIBEL, yo La sirena la vi por primera vez de niña en la tele, así que mi recuerdo maravilloso de ella es en blanco y negro.
Sospecho que Deneuve era demasiada actriz, demasiada personalidad para el señor Alfred, que prefería actrices... a ver cómo lo digo... de perfil más bajo; más manejables quizás.
Donde esté una buana mala o malo, que se quiten todos los héroes y heroínas. Esto Hitchcock también lo sabía muy bien: cuanto mejor es el malo, mejor es la peli.
La de las dos inglesas apenas la recuerdo, pero Adele H. me dejó huella. Es terrible.

melampo dijo...

Estuvieron a puntito de trabajar juntos, Deneuve y Hitchcock, truffaut organizo un encuentro. Pero murio antes de que se llegase a producir, una pena..

Antonio Toribios dijo...

Noe, acabo de descubrirte como flamante crítica-comentarista de cine y me has dejado fascinado. Qué precisión, qué sentido del humor y qué pasión por la materia tratada. La peli me suena haberla visto en televisión hace muchísimo. Tendré que revisarla. Truffaut siempre merece la pena.

Noemí Pastor dijo...

MELAMPO, gracias por aportar datos interesantes. Menudo choque de trenes habría sido el resultado. Una lástima.

Noemí Pastor dijo...

ANTONIO, eres muy amable. Si mi entradita sirve para que vuelvas a disfrutar a Truffaut, me daré por satisfecha. Un abrazo.

loquemeahorro dijo...

Tiene algo especial esta película, la vi hace muchos-muchos años y solo recordaba que me había causado mucha impresión, pero no reconocí el argumento cuando vi "Pecado Original", que si no la has visto, no te has perdido nada, la verdad.

La volví a ver hace no mucho y recordé muchas cosas de golpe. Yo resaltaría los títulos de crédito con los anuncios por palabras (que veo que también se resaltan en el cartel de la película).

Uno dijo...

No puede ser que yo no la haya visto pero lo es. Me gusta el cine de Truffaut y el careto de Belmondo. La Catherine a base de estar en películas míticas se ha hecho imprescindible pero no es santa de mi devoción.
Constato que tenemos, mira tu, cosas en común. A saber:
No conocía la frase de Truffaut pero sobre el western y el cine bélico llevo diciendo lo mismo que vosotros desde niño.
Tengo un amigo haitiano en Canada con el que llevo años planeando un encuentro en la isla de la Reunión.
Por si fuera poco disfruto como un enano con las curiosidades lingüisticas así que esta entrada no me ha dado mas que alegrías.

Un abrazo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, compa Noe, ya te dije en tu cibercasa que por aquí me dejaría caer, y ya lo hice. Primero, felicitarte por tu reseña, jugosa y estimulante, comme il faut... Segundo, esta peli, o no se proyectó en el ciclo de Truffautt de marras, o, si se pasó, fue de las poquísimas que me perdí, porque no la recuerdo. Tercero, el libro de la entrevista de Truffautt a Hitchcock es una auténtica pasada; gente que es técnica en la materia (del cine) reconoce que pocos textos hay que enseñen más que ése (yo, desde luego, de lo poquísimo que sé, buena parte se la debo adjudicar a esa lectura, sin ningún género de duda...). Cuarto, veo que te fascina la química que se desprende de la pareja Belmondo-Deneuve, pero a mí, francamente, no me termina de entusiasmar ninguno de los dos (pero es pura manía mía, no digo que no sean buenos intérpretes, que sí creo que lo son...). Quinto, sobre femmes fatales tengo ganas de escribir algo en plan "evolutivo" (tomando modelos de varias décadas, desde la Stanwyck de "Perdición" hasta la Wendy Kroy de "La última seducción"...), pero no sé cuando sacaré hueco para eso (además de que, me temo, igual la figura, pese a lo fascinante que resulta, no sale demasiado bien parada...). Y sexto, y último, mencionas en algún pasaje "El amante del amor" (creo que se estrenó aquí con el título de "El hombre que amaba a las mujeres"; ya ves, los editores de la saga Millennium no inventaron gran cosa...), que es una de mis pelis favoritas de don François: una auténtica maravilla. Y ya está. Disculpas por el exceso de texto (me temo que se me ha ido la manopla...).

Un fuerte abrazo y buena semana.

Bargalloneta dijo...

jajajajjaaja
espero que no se me indigeste!!!! pero creo que voy a disfrutar un mogollón verdad????
Creo que voy a reelerlo.... porque cuando lo leí disfruté muchísimo!!!
un petó

Noemí Pastor dijo...

LOQUEMEAHORRO, es verdad, no me había acordado de los títulos de crédito, tan originales, con los anuncios de contactos de los periódicos; una antigualla entrañable, arrasada por los portales de contactos de Internet. ¿O sobreviven esas secciones, más allá de la prostitución?
Es verdad que esta peli tiene detallitos que hacen que se te quede en la memoria.

Noemí Pastor dijo...

UNO, me alegro mucho de que hayas disfrutado con la entrada, porque yo esto lo hago para eso, para que disfrutéis, y disfrutar yo de paso, claro.
Belmondo era uno de los tipos más sexis del mondo. Deneuve es una inmensa actriz sin alma; porque las actrices inmensas no tienen alma.
La guía sobre Reunión que me he comprado dice que la isla decepciona un poco porque es muy francesa de cultura y nada exótica, excepto en el paisaje. Así y todo, sigo dispuesta a ir y a decepcionarme. La pega es que queda lejos de narices, ¿no?

Noemí Pastor dijo...

MANUEL, no tengo tanta memoria como para recordar si La sirena se proyectó en el ciclo de T. o no. Sospecho, de todos modos, que no se la considera entre las "grandes" de T., quizás por ese toque pulp que tiene.
El libro sobre Alfred H. es una joya. Yo lo pondría de lectura obligatoria en Educación Secundaria.
En cuanto a Belmondo y Deneuve, puedes poner todas las objeciones que quieras (por ejemplo, que Belmondo no es lo que se dice un actorazo), pero en esta peli sacan chispas.
Sobre femmes fatales del género negro publicó Ricardo Bosque en .38 un artículo, ahora no recuerdo en qué número, pero, como son pocos, puedes echar un vistazo a los índices. A esta Deneuve de La sirena la veo yo antecedente directa de la de "Fuego en el cuerpo".
Y puede alargarse usted todo lo que quiera en los comentarios. Faltaría más. Mis cibercasas son sus cibercasas.

Noemí Pastor dijo...

BARGA, pues nada, a disfrutar del atracón de pelis y de la relectura del libro. Yo voy a ver si ordeno los míos de una vez, porque desde que me mudé los tengo desordenados. El de Hitchcock, por ejemplo, no sé por dónde anda. Si lo encuentro, seguro que le echo un ojo otra vez.

troyana dijo...

Noemí,
acabo de ver la película en la tele,de casualidad.Increíble el amor que llega a tener él por ella,excede todos los límites imaginables.
Me ha gustado la historia,desde luego,da que pensar si todo es perdonable y justificable en el amor,desde luego,yo no hubiera llegado ni la mitad de lo lejos que llega él.
gracias por el descubrimiento,está muy bien y qué guapos los dos!

Noemí Pastor dijo...

Vaya, qué feliz casualidad. Me alegro de que la hayas disfrutado. Comprenderás que, siendo yo una pipiola, me quedara prendada de la historia. Y eso que entonces no encontraba guapo a Belmondo, porque su belleza solo se aprecia con los años. Besos, hermosa.

Nibeluna dijo...

Hola por casualidad alguna sabe donde puedo encontrar este libro, me encanta esta historia y no he podido encontrar la novela. Tengo la pelicula pero quisiera el libro, cualquier ayuda se las agradeceria.