jueves, 14 de julio de 2011

La Vida En Rosa.


No suelo ver biopics porque al ser muy mitómana (las cosas hay que aceptarlas) siempre suelo terminar cabreada. Tengo muchas ganas de ver el biopic de Chaplin, aquel que protagonizó Robert Downey Jr. pero creo que terminaré convirtiéndome en humo negro. Cuando ví El Aviador estuve tensa viendo a Cate Blanchett interpretar a mi adorada Kate Hepburn. Me gustó, por cierto. Hay que echarle un par de narices para interpretar a verdaderos mitos del cine, de la música o de la cultura en general. Precisamente Woody Allen se ha regodeado en este aspecto en su última pelicula (Picasso, Hemingwey, Dalí, Cole Porter...) Medianoche en París, en la que precisamente participa la protagonista absoluta de la pelicula de la que hoy me gustaría hablar, Marion Cotillard.


Descubrí a Marion Cotillard gracias a una de mis compañeras de blog, Troyana, cuando nos habló de Pequeñas cosas sin importancia. Más tarde fui al cine a ver Medianoche en París, pelicula sobre la que escribió Noemí no hace mucho, donde Marion interpreta a una joven de los años 20. Después, hablando de esta actriz francesa me enteré que se había llevado el Oscar (si, yo de los Oscars no me entero de ná...) por su interpretación de Edith Piaf en La Vida en Rosa o como se llamó en Francia La Môme. Antes de ser conocida por su nombre, Edith, de joven fue conocida como La Môme Piaf (la niña gorrión) Su verdadera apellido era Edith Gassion.


Edith Piaf me fascina, tanto sus canciones, como su voz, como su vida. Generalmente escucho música mientras hago cualquier otra cosa. Sólo hay dos voces que me hacen parar y concentrarme sólo en la música porque disfruto simplemente con el tono de voz: una es Janis Joplin, la otra es Edith Piaf.


El gorrión de París, la mujer de 1, 47cm , que se hizo identificar con el color negro. La mujer que se crió en un prostíbulo, cuya vida fue un drama sin tregua, lleno de dolores físicos, hasta el punto de depender de inyecciones de morfina para salir a escena. La mujer que perdió al amor de su vida en un accidente de avión en el mejor momento de su vida. Llevaba en su rostro la mueca del dolor permanente, el aura de moribunda, y sin embargo se convirtió en leyenda gracias a una voz y un carácter indestructibles y eternos.




Sin duda debió ser difícil para Marion Cotillard interpretar a Edith Piaf por dos motivos: primero por la complejidad del personaje, una mujer débil por fuera pero con un carácter atronador y de personalidad compleja y trayectoria vital dramática. Segundo porque los franceses son muy suyos y Edith Piaf era muy francesa. Supongo que desmontar el mito equivaldría como mínimo a un bochorno artístico sonado al menos en Francia.

Pero Cotillard se metió tan profundamente en el papel que al final del rodaje declaró que le había costado salirse de la personalidad y de la peculiar forma de moverse de Piaf.



Personalmente no recomiendo esta interpretación de Marion Cotillard porque ganara con ella el Oscar, porque ya se sabe, si quieres ganar un Oscar llénate de postizos hasta no parecer tú y bingo, estantería decorada. Recomiendo esta película porque viéndola vemos a Edith Piaf en el modo de moverse, los gestos, la esencia en definitiva. Hasta la dicción, la forma de mover la boca para hacer los playbacks en la pelicula estuvo trabajado hasta la saciedad.

Lo mejor de la pelicula, sin duda, es Marion Cotillard. Y, si la vida es justa, esta mujer será grande. Más.


Una interpretación de Edith Piaf mal hecha podría haber sido una parodia. Hecha con acierto y respeto, escuchar acordes de Non, je ne regrette rien viendo momentos de la vida de Edith puede poner los pelos de punta. Y eso es lo que consigue Cotillard, un homenaje bien hecho.


Quizás no diría lo mismo del director, Olivier Dahan. Queda muy bien hacer una pelicula por flashes en el tiempo, pero esto es como cuando leo una biografía, me gusta seguir una línea recta en el tiempo, tampoco pido tanto. No me gusta pasar de los 5 años de la protagonista a los 40 y viceversa. Ni que se dejen para el final y se pase de manera tan superficial aspectos tan importantes de la biografía de una persona como el nacimiento y muerte de una hija por meningitis a los dos años. ¿Dónde estaban esos dos años de la vida de Edith Piaf en los que tuvo una hija? Lo dejamos para un recuerdo de un minuto en el lecho de muerte de la pobre mujer.

Lecho de muerte prematuro, a la edad de 47 años, en los que nos dejó un maravilloso legado, lleno de canciones que huelen a París, que son París. Edith Piaf era París y París es Edith Piaf.


El repertorio de canciones está muy escogido: por supuesto, La Vie en Rose (que es la que menos me gusta, por cierto), Non, je ne regrette rien, Milord, Padam Padam o La Foule, llenan de magia un homenaje respetuoso y sentido de París a su eterno gorrión.


16 comentarios:

troyana dijo...

Bruja,
ante todo: bienvenue!
Veo que igual que "La vida en rosa" puede ser un homenaje a Edith Piath,tu entrada amplía ese homenaje a Cotillard.
No he visto la película,pero tu entusiasmo hace que se despierte mi curiosidad,así que la buscaré.
Por otra parte, Cotillard,está arrasando no sólo en Francia,prueba de ello,es el protagonismo que Woody Allen le concede en "Medianoche en París".
Sólo la he visto actuar en la última de Allen y en "pequeñas mentiras sin importancia" y me ha parecido que salía airosa de ambas interpretaciones,pero la que aquí comentas,creo supone un reto mayor.
Ya te contaré más en cuanto la vea.
Bsts

deWitt dijo...

Cuánto tiempo, brujita!!! Qué alegría!!

Pues yo confieso: tuve la fortuna de descubrir a Cotillard con esta película y la sorpresa fue mayúscula!! Es más, en algún momento dudé si era ella o la verdadera Edith Piaff, si la avanzada tecnología con la que cuenta hoy en día un director había sido capaz de intercalar imágenes de la actriz y de la cantante. Pero no, era Marion Cotillard. Está soberbia interpretando a Edith Piaff.

Tienes toda la razón con esos lapsus que se permitió el director. Lo de la hija, por ejemplo, yo lo desconocía.

Tampoco sale, creo, lo que el colega serch dietrich nos comentó en su blog: Edith fue enterrada con una medalla que le regaló Marlene. Si bien es cierto que en la película se nos muestra un encuentro, parece ser que por un tiempo fueron verdaderas amigas.

En cualquier caso su vida fue un auténtico drama y en la película se refleja perfectamente en algunas escenas cargadas de emoción y dolor.

Como me gustó tanto Cotillard quise verla en otra peli para comparar. No he visto ninguna de las que menciona Troyana pero sí Nine y he de decir - más allá de mi opinión sobre la película - que Marion Cotillard fue una de las actrices que más me gustó. En Origen tampoco me disgustó.

Seguiremos con atención sus pasos.

Bicos y bienvenida!!!

deWitt dijo...

Estoy fatal!!! Qué bienvenida ni que leches!! jajaja!! Soy yo el que no aparezco por aquí desde hace mucho. Imperdonable!! Discúlpeme usted!!

Ays, cómo estamos!!!

jajajaja!

Serch dijo...

Pues me enamora el alma Edith Piaf, y esta película, que la ví sin esperarme nada. Pensé que me gustaría, pero no tanto. Me encantó, me emocioné mucho.

Por todo lo que dices. Sería muy difícil interpretar a la Piaf sin caer en la parodia, sin embargo la Cotillard lo consigue. Bravo por ella y por la película.

Aunque sí, eché de menos una aparición más detallada de Marlene Dietrich y la relación entre las dos. Aunque supongo que esto lo pido como fan de Marlene, ya que si tuvieran que aparecer todas las celebridades que tuvieron relación con Edith Piaf, la película tendría que convertirse en una serie. Aún así, no comprendo por qué sacan a Marlene un momentito, como si hubiera pasado por la vida de Edith sólo un minuto para saludarla.

La realidad es que Marlene estuvo en casa de Edith cuando murió Marcel, estuvo allí cuando se le dio la noticia, estuvo al lado de ella y se ocupó de sus asuntos, le presentó a productores para sus conciertos en Estados Unidos, fue madrina de su boda, y como bien dice el amigo DeWitt, le regaló una cruz de diamantes de la que no se separaría nunca. Hay un momento de la película en el que Edith tiene que salir a cantar, se da cuenta de que no lleva el crucifijo y dice que sin él no saldrá al escenario. Se trata de esa cruz que le regaló la Dietrich y con la que fue enterrada, según dicen.

Peeeero, nunca llueve a gusto de todos. Aún así, la película es enorme. Ese momento en que se entera de que Marcel está muerto y se va chillando por los pasillos hasta aparecer de repente en un escenario, no sé si quedará grabado para siempre en la historia del cine, pero al menos en la mía, en mi historia, sí.

Un abrazo.

daniel dijo...

Hola!!
Qué decirte de la pelicula... Sencillamente me encanta la interpretacion de Cotillard (incluso en un pequeño top de mi blog la coloqué como la mejor intepretacion biografica de la decada anterior). Marion se entrega completamente a su personaje, absorbe totalmente el mundo de Piaf y lo hace suyo. Increible cómo sus gestos, sus palabras, sus miradas, todo en ella se recrea a esa inolvidable cantante. La pelicula tambien tiene sus aciertos, me gustan ciertos flashbacks y sobre todo me fascina el final (lo siento un total homenaje, Cotillard cantando No me arrepiento de nada es Sublime).
Una pelicula muy interesante donde Cotillard se luce (Oscar mas que merecido).

Saludos!!!

White Gold dijo...

Te gustó la interpretación de Cate Blanchett de Katharine Hepburn en el aviador?????? En serio????? ¿? ... Yo estaba deseando que no saliera más, que se la cargasen o algo así, desde entonces no he podido ver una película de Hepburn del tirón, tengo que verla en dos o tres veces, me supera, y mira que me gustaba, pero es verla y me sobrepasa, desde momento me dije no volver a ver más biopics. De hecho, había momentos en que no sabía si estaba imitando a la Kate de los años 30 o la de los 80, lo digo por el movimiento del cuello que tenía en algunas escenas; la forma de abrir las boca, similar a un buzón de correos... Y siento romper la tónica, pero tampoco me gustó mucho ésta, ni la peli ni la protagonista.

White Gold dijo...

siento ser repetitivo, pero, ¿en serio te gustó? recuerdo la escena esa en la que están ella y Leonardo DiCaprio comiendo en la casa de ella con sus padres y empiezan a hablar de Picasso y ella dice algo así como "¿Pero como es posible que no conozcas/no te guste Picasso?" de verdad en ese momento con ese abrimiento de boca y ese movimiento de cuello llegué a barajar la posibilidad de que antes de salir a rodar Cate Blanchett hubiese estado fumando crack!!!!

Noemí Pastor dijo...

La vida de Piaf es como para coleccionar biografías. Por cierto, ¿sabes de alguna que merezca la pena? Es que yo siempre he reprimido mi tendencia mitómana, pero ya va siendo hora de sacarla a pasear.
Como decía, me extraña que, con semejante material literario, no haya habido ningún biopic (mejor dicho, gran biopic, porque habrá habido alguno menor que no nos ha llegado)sobre esta buena mujer.
Y una casualidad. Me ha hecho gracia leer lo que escribes sobre el tono de voz de Piaf y Joplin, porque justo unos minutos antes estaba escuchando a Ruper Ordorika y pensando que su voz (su tono, su timbre, yo qué sé) por sí sola me tranquiliza.

Saraiba dijo...

Tengo esta peli en mi ordenador hace ya 6 meses aún no la he visto! Sobre Marion Cotillard, me parece una actriz con mucho futuro. Ella está fantástica ante las cámaras. Me gustó en Medianoche en Parías y en Quiéreme si te atreves. Ya tengo ganas de ver esta porque seguro que está de sobresaliente.

LU dijo...

Vi la película el año de su estreno, y ahora mismo no la recuerdo demasiado. No me entusiasmó, aunque sí me pareció terrible la vida de esta gran cantante, de la que no sabía apenas nada. Me gusta mucho como cantante, pero desconocía por completo su biografía.

Yo también tengo música puesta a todas horas (o casi). A mi quien me paraliza por completo es Billie Holiday.

A esta estupenda actriz la vi hace poco en Origen, una extraña y surrealista historia en diferentes niveles de sueños. Está claro que es polifacética y no se encasilla en un papel.

La música y el cine, fundamentales en la vida.

Besos y BIENVENIDA!!!!!!

Manderly dijo...

Descubrí a Marion Cotillard en esta película y me asombró su gran trabajo ya que el peso de la película está en ella.
Aunque me gusta ver las biografías, nunca sé si el actor/actriz hace bien su papel o es el vestuario/maquillaje/peluquería lo que hace que me parezca que lo hacen bien... además en este caso, los audios son los originales (como no podía ser de otra manera tratándose de Piaf).
Tus canciones favoritas de Piaf también son las mías.
Merece ver la película para aqullos que quieran conocer un poco la personalidad de esta gandísima cantante.
Saludos

Mario dijo...

Ésta película puso en los ojos del mundo el gran talento de Cotillard, hasta le fecha no a vuelto a hacer algo semejante, es toda una interpretación compleja y exitosa, dramática, dolida que subyace en la personalidad de Piaf que luce envejecida poco antes de morir y eso lo hace más difícil porque Cotillard es muy bella a diferencia de Piaf lo cual requiere un doble trabajo tanto interno como externo, como bien dices una celebridad en Francia que con ésta película se dio más a conocer tangencialmente, como que ambas, actriz y heroína beben de sí mutuamente. Un abrazo.

Mario.

Bruja Truca dijo...

TROYANA, gracias :)
Si, con mi entrada también pretendí homenajear a Cotillard como lo hice en su día con Natalie Portman. Para mi es un placer descubrir semejantes talentos.
Yo, la próxima que vea de Cotillard será "Origen".
Besos.


DeWitt, es una interpretación soberbia. El maquillaje es soberbio pero ella está fantástica.
En cuánto al tema de Marlene, si, yo me quedé bastante desilusionada. Es inadmisible que se le dedique tan poco tiempo a una relación tan importante. Pero bueno, la muerte de la hija apenas sale en la pelicula, así que, que se puede esperar.
Te recomiendo "Pequeñas mentiras sin importancia", no sólo por Cotillard, si no por la película en si. Besos.

SERCH, a mi también me emocionó mucho la pelicula. Ya la he visto dos veces y no descarto verla más.
Los minutos dedicados a Dietrich son vergonzosos, pero bueno, supongo que tendrá su explicación.
Un abrazo.


DANIEL, estoy de acuerdo contigo en todo, menos en lo de los falsbacks. No me gusta esa percepción en ningun formato, ya sea en peliculas o libros. Pero bueno, la pelicula se salva, a pesar, del director.
Saludos.


WHITE GOLD, nunca llueve a gusto de todos. En mi opinión, ésta pelicula podría estar mucho mejor, pero la interpretación de Edith Piaf, no. Cotillard se mete en la piel de Piaf de forma que, al menos a mi, me parece ver que estoy viendo a la verdadera.
En cuánto a El Aviador, supongo que tampoco me lo tomé muy en serio. Desde luego, no me va a quitar las ganas de ver peliculas de Kate...sólo faltaba.


NOEMÍ, no conozco biografías de Edith Piaf, por ahora. Tengo unas cuántas pendientes pero todas de gente del cine. Seguro que hay algunas muy interesantes, pero con vidas tan dramáticas como la de Edith Piaf hay que elegirla muy bien porque seguro que muchos han caído en el dramatismo barato.
Te vuelvo a lanzar el guante, si descubres alguna buena, pega un silbidito.

SARAIBA, ya va siendo hora si. No creo que te arrepientas.


LU, a mi si que me ha impresionado. Supongo que también soy un poco impresionable =P
Billie Hollyday, otra de las grandes con una vida dramática.
Besos y gracias =)


MANDERLY, desde luego el maquillaje tiene mucho pero pero los gestos no se consiguen con el maquillaje y el movimiento tampoco. No sé, es mi impresión. Como he dicho antes, una mala interpretación de esta mujer podría haber sido una parodia.
Saludos.


MARIO, muy buena aportación. Se ve que la pelicula te llegó. Un saludo.


Gracias a todos.

troyana dijo...

Bruja,
acabo de ver "La vida en rosa" y de acuerdo contigo en todo.Cotillard está espléndida,no sólo por la caracterización,hace creíble el personaje con un soberbio ejercicio de interpretación.
Personalmente,tanto salto en el tiempo,a mí me confunde,hubiera preferido una línea más continua en el trascurso de la acción,pero la película se salva por la interpretación de Cotillard.
bsts

Teléfila dijo...

Esta es de las que tengo pendientes para ver. Marion Cotillard me parece muy buena actriz y aunque no esté especialmente interesada en la vida de Edith Piaf, aunque fui a visitar su tumba todo sea dicho, tengo ganas de ver la grandísima interpretación que debe hacer.

Truca "La Vie en Rose" es un clasicazo!!!

Un saludo!

Gaviota dijo...

La performance de Marion Cotillard me pareció fantástica, pero ese estilo flashback arruinó la película...No me hubiera molestado si hubiera alternado entre dos tiempos, pero alternar entre tantos tiempos diferentes fue un desacierto enorme.