viernes, 2 de marzo de 2012

Testigo de cargo

A continuación, con la venia del Tribunal, dispongámonos a desechar de nuestras mentes todo lo que no tenga que ver con esta publicación y juzguemos la película según las pruebas que se nos expondrán a continuación.

La autora de la presente entrada tiene la palabra.



Título español Testigo de cargo
Título original Witness for the Prosecution
Año 1957
Director Billy Wilder
Guión Billy Wilder, Harry Kurnitz (Teatro: Agatha Christie)
Música Matty Malneck
Fotografía Russell Harlan (B&W)
Productora United Artists
Duración 114 minutos 

Reparto

Tyrone Power, Marlene Dietrich, Charles Laughton, Elsa Lanchester, John Williams, Una O'Connor, Henry Daniel, Norma Varden, Torin Thatcher, Philip Sonidoge, Ian Wolfe, Francis Compton

Sinopsis

Leonard Vole, un hombre joven y atractivo, es acusado del asesinato de la señora French, una rica anciana con quien mantenía una relación de carácter amistoso. El más que posible móvil del crimen es la posibilidad de heredar los bienes de la difunta. A pesar de que las pruebas en su contra son demoledoras, Sir Wilfrid Roberts, un prestigioso abogado criminalista londinense, acepta defenderlo.




Innumerables son las adaptaciones cinematográficas realizadas a partir de las novelas de la dama del crimen, Agatha Christie. Sus personajes más famosos, Miss Marple o Hércules Poirot, no sólo forman parte de literatura mundial sino también forman parte del cine. La primera película que se me viene a la mente es Asesinato en el Orient Express (1974) dirigida por Sydney Lumet que se caracterizada por su gran reparto encabezado por Albert Finney.


Característico en la novelas de la dama del crimen es que sus personajes se encuentren atrapados físicamente, incomunicados del exterior, por lo que todos los personajes son asesinos o víctimas en potencia. En Testigo de cargo esto no es así. Esta vez, no hay que encontrar al asesino porque ya tenemos uno que ha sido acusado y deberá ser juzgado como tal, pero… ¿es culpable o inocente?


Testigo de cargo comenzó siendo un relato breve de veinte páginas, que posteriormente la misma escritora crea una obra de teatro que logra un gran éxito. El director y guionista Billy Wilder asiste a una representación y cautivado por la historia decide llevarla al cine.

Erróneamente, se asocia Billy Wilder con la comedia, pero sabemos que ha brillado en el género negro Perdición (1944) o el drama Días sin huella (1945). Con Testigo de cargo, aborda el drama judicial y la intriga, sin dejar de lado su particular sarcasmo dentro de los toques de humor que en la película también vemos.


Para llevar la película a cabo cuenta con un espléndido reparto en el que todos los actores brillan con luz propia. Aunque en los títulos de crédito no aparece el primero, Charles Laughton realiza la que para muchos es la mejor actuación de su carrera dando vida a Sir Wilfrid Roberts, un gran abogado enfermo, gruñón, pícaro, cínico y muy inteligente que está dispuesto a defender a su cliente concienzudamente. Personalmente, considero a Charles Laughton un grandísimo actor y es que logra crear siempre unos personajes que llaman nuestra atención por la naturalidad con que los interpreta. El propio Wilder dijo de él que era ‘el más grande de todos los actores’. Charles Laughton, actor y director de cine y teatro, ha sido reconocido por dar vida a personajes reales como son Enrique VII (La vida privada de Enrique VII, 1933) que el valió el Oscar la mejor actor o Rembrant (1936). Otras de sus películas más conocidas son Rebelión a bordo (1935), Espartaco (1960), Tempestad sobre Washington (1962) o como director de La noche del cazador (1954).


Siempre pegado a Sir Wilfrid Roberts, no encontramos con la maravillosa Elsa Lanchester, que es la sufrida enfermera, señorita Plimsoll, encargada de cuidar a tan antipático enfermo. Elsa Lanchester, esposa en la vida real de Charles Laughton, es la víctima inocente de las afiladas y dolientes palabras que hacia ella constantemente lanza Sir Wilfrid respondiendo así a sus cuidados. Cuidados de los que huye, ya que entre inyecciones, pastillas y siestas, Sir Wilfrid no es capaz de tomarse un coñac o fumarse un puro sin que ella se lo fastidie. A pesar de ello, el zorro Sir Wilfrid logra darse algún que otro capricho.


Es aquí cuando tengo que hablar del supuesto asesino, del hombre al que Sir Wilfrid defiende. Se trata de Leonard Vole, un hombre atractivo y encantador que se declara inocente, pero el hecho de que no tenga oficio ni beneficio le hace sospechoso de la muerte de una mujer (Norma Varden) viuda, madura y con dinero que salta a la vista que está enamorada de él. Tyrone Power (El signo del zorro, 1940; El filo de la navaja, 1946) encarna a Leonard Vole, que se ha convertido en su último papel ya que pocos meses después fallecería repentinamente en Madrid durante el rodaje de una nueva película. Tyrone Power es un acusado en principio despreocupado, sonriente y confiado que durante el juicio comienza a sentir los tormentos que las acusaciones del fiscal y los testimonios de los testigos que van haciendo mella en él. Atormentado reacciona a las acusaciones proclamando su inocencia ante el Tribunal.


Marlene… su aparición es maravillosa. En un primer momento no la vemos, únicamente escuchamos su voz. Una voz grave con un acento alemán inconfundible y un tono enérgico. Es entonces cuando la vemos. La cámara nos ofrece un plano fijo en donde la vemos de cuerpo entero, de pie, esperando en la entrada del despacho de Sir Wilfrid. Una vez que ella sabe, que ha captado nuestra atención lo mismo que si fuéramos personajes de la película, camina hacia nosotros mientras la cámara se acerca también se acerca a ella y dice: ‘Soy Cristina Vole’. Se trata de la esposa del acusado.

Una de las artimañas de Sir Wilfrid para poner a prueba a los testigos
consiste en deslumbrarlos con su monóculo.

La carrera de Marlene Dietrich se encontraba en horas bajas cuando Billy Wilder la rescató al darle este personaje donde pudo demostrar que a parte de un mito, también podía ser una buena actriz dramática. A sus 57 años, Marlene continua siendo atractiva y no podemos dejar de mirarla. Impecablemente vestida con trajes sastre diseñados por la prestigiosa diseñadora Edith Head, Marlene luce espectacular a pesar de ser un tipo de personaje alejado de lo que había hecho anteriormente. 


Billy Wilder no pudo evitar hacer un doble guiño tanto para los seguidores de  Marlene Dietrich  como para los admiradores de sus comedias y medienate un flahsback, Leonard Vole, describe a su abogado cómo conoció a su esposa año atrás en Berlín durante los años de la guerra. Ella trabajaba como cantante en un bar clandestino donde se reunían los militares americanos destinados en Berlín. Esta cantante nos recuerda fielmente tanto a la  Lola Lola de El ángel azul (1930) como a la Erika Von Schluetow de Berlín Occidente (1948) del propio Wilder. 


Es durante este flashback donde escuchamos a Marlene cantar 'I may never go home anymore', mientras toca un acordeón vestida con uniforme militar… pero los jóvenes soldados que cantan con ella acabarán rompiéndole la pernera del pantalón para poder admirar un de sus piernas desnudas.


Del resto de los personajes secundarios voy a destacar a la criada de la víctima (Una O'Connor). Vieja cascarrabias, nerviosa y de malos modales que desde el primer momento vio en Leonard Vole un oportunista que se aprovechaba de su señora (Norma Varden), pero que a su vez es la protagonista de algún que otro momento bastante divertido.

En 1957, Testigo de cargo fue nominada a 6 Premios Oscar (película, director, actor principal (Charles Laughton), actriz de reparto (Elsa Lanchester), montaje y sonido), 6 nominaciones a los Globos de Oro y una nominación para Charles Laugthton como mejor actor extranjero en los BAFTA, no logrando ningún galardón, algo que parece realmente inexplicable. 1957 fue el año de El puente sobre el río Kwai de David Lean.

A pesar de no haber recibido ningún galardón, Testigo de cargo está considerada una de las mejores películas tanto de su director Billy Wilder como dentro del género drama judicial, estando a la altura de 12 hombres sin piedad (1957) o Matar a un ruiseñor (1962).

 

Un reparto y un director y guionista de altura capaces de crear una gran película que minuto a minuto capta la atención de un espectador sorprendido ante la inmensa capacidad creativa de la dama del crimen, Agatha Christie.

Y por último, mi exposición queda vista para visionado y sentencia.

 

28 comentarios:

Juli Gan dijo...

Genial, genial! Si hay un ejemplo de una película que sea mejor que el libro es ESTA. La novela de Agatha Christie es mucho más gris que esta fantástica obre de Billy Wilder. Otro ejemplo es el Cabaret de Bob Fosse, que deja el "adiós a Berlín" de Isherwood sin poder competir con las canciones. Pero hablemos de Testigo de Cargo y de ese viejo abogado de látigo en las palabras que fue Charles Laughton o de la genial enfermera paliza (Y esposa en la vida real) Elsa -novia del monstruo de Frankenstein-Lanchester. ¿Y esa Marlene Dietrich apostando voz barriobajera? Una película de cine negro con el mejor toque de humor de Wilder. Aplausos, señor@s.

PULGACROFT dijo...

Bueno, bueno,bueno......por Diossss qué voy a decir yo de este películón!!!! Poco que añadir a tu excelente entrada!
De esas películas que he disfrutado no sé cuántas veces y de las que una no se cansa de ver las veces que sea.
Me ha hecho gracia la foto que has elegido de Laughton (jeje, ¿sería agua lo que bebía?...jajaja)
Qué gran actor!!! (no pongo todas las exclamaciones que merece porque no dejo espacio para los demás...)
Una peli de Wilder con una historia de Agatha Christie, en fin...sin comentarios.
Respecto a Marlene Dietrich, a mí siempre me resultó un poco distante, no sé, tan, tan...tan impactante, no sé...por cierto ¿no era ella la que tenía aseguradas sus piernas en un fortunón!!?(hablo de memoria eh, corregidme si me equivoco.

Interesante el comentario de Juli Gan, no sabía que la enfermera era la esposa de Laughton de verdad...

Bueno no añado nada más...ah sí y por favor no toméis esto como spam porque no es mi intención, deciros que como no hago más que comentar pelis por todos lados he decidio abrir mi propio blog sobre películas (lo de CINE se me queda un poco grande), os dejo el enlace por si le queréis echar un vistazo. Enlazo el vuestro en el mío para seguiros mejor.
Saludos!
www.peliculasdesordenadas.blogspot.com

Bruja Truca dijo...

Sin duda una estupenda adaptación. Yo lo definiría como Wilder jugando a ser Hitchcock, ¿se puede pedir más? Wilder demostró que aunque era y es el maestro de la comedia, podía hacer lo que se le antojara, y vaya si lo demostró. No debe ser nada fácil hacer una adaptación de una película de Agatha Christie, con lo enrevesadas y que son y lo que despistan sus historias.

En cuánto al reparto, el mejor, Laughton. Power no me gusta nada y Marlene, bueno... este papel le venía muy bien pero no era una virtuosa de la interpretación precisamente. Tengo la opinión de que Marlene se luce por la película y no por la interpretación. No me quiero ni acordar de "El expreso de Shangai", que tostón.

Saludos.

Noe dijo...

Qué ganas de verla y más después de leer los comentarios.Esta y 12 hombres sin piedad están en la lista de urgentes jejeje.

Saludos!!

TRoyaNa dijo...

Manderly,
Veredicto:CULPABLE!
culpable de hacer una entrada impecable de un clásico que en su día me pareció insuperable.

Me leí la novela de Agatha Christie y me gustó,pero la película me fascinó.
El actor que más recuerdo es Charles Laughton,que siempre me ha parecido un actor de los grandes.

Una película extraordinaria que mantiene el suspense hasta el final.

Tendría que volverla a ver,seguro que la disfrutaría otra vez.
Saludos!!!!

Saraiba dijo...

Soy fan es este director que puedo decir de su reparto....hace tiempo que vi esta cinta y es de esas que se quedan en tu memoria.

Stardust dijo...

Yo solo he visto la película (un millon de veces) y no necesito más. Creo que es perfecta y al igual que Bruja Truca, me quedo con Laughton (yo es que soy incondicional de él). Sobre Wilder, no hay más que añadir. Aqui consigue que el juicio sea como una película dentro de la otra con sus propios espectadores.
Nuenisima entrada.
s2!!

Mario Salazar dijo...

He visto de Wilder solo comedias pero pronto solucionaré eso, ésta cinta la tengo y espero verla pronto, la has descrito muy interesante; me intriga ver a Dietrich que me parece que representa el glamour de antaño junto con Greta Garbo, que se me hace similar. Y a Laughton quiero verlo en el jorobado de Notre Dame. Besos.

LU dijo...

Brillante la entrada (como siempre) y excepcional la película. Wilder era un genio, que triunfó en la comedia y en cualquier estilo que eligió.

Con Agatha Christie me inicié yo en mis lecturas policíacas y me trae tan buenos recuerdos…

Generalmente me aburren los juicios. Hubo una época en la que estaba muy de moda en el cine. Pero siempre hay excepciones, y ésta es una, sin duda.

Biquiños

SqSmaravillosa dijo...

Hola Manderly! ¡Qué buena película! Marlene demuestra que los años pasados le sientan de maravilla profesionalmente hablando,y, por lo menos bajo mi punto de vista, realiza uno de sus mejores trabajos; de Laughton ¿que decir? se mimetiza de tal manera con todos los personajes que interpreta, que siempre he pensado que este hombre debía tener multiples personalidades en su vida cotidiana.
Una buena película firmada por Wilder, pero que personalmente considero una obra menor frente a "Con faldas y lo loco", o "El apartamento"; eso sí muy recomendable. Ah! Tyrone Power no llega a convercerme del todo. Saludos

Manderly dijo...

Juli Gan,
gracias!
Pocas veces las películas superan a la novela y parece que todo el mundo opina que la película es mejor. Yo no la he leído.
Es una pena que no se recuerde a Elsa Lanchester por estos buenos papeles y sólo se nos venga a la cabeza por la espeluznante ‘novia de’. Es un gran actriz y en cine no ha sido reconocida como tal.
Saludos.

Manderly dijo...

PULGACROFT,
además lo que tienen estas películas que te impactan en el final es que después, sabiendo el final, resulta muy interesante verlas de nuevo y no pierden interés.
Huelo, huele….mmmm… en el termo la enfermera ha metido cacao pero… a mi me huele a algo más fuerte ¿no crees?
Marlene es distante y fría… es alemana, pero hay algo en ella que hace que en las películas no pueda quitar los ojos de ella. Y eso que como actriz no me gusta especialmente, es más ‘la mujer’, ‘el mito’.
Y sí, creo que tenía las piernas aseguradas en un millón de dólares después de ‘recibir’ el título de las piernas perfectas. Lo cierto es que lo son!!!
Lanchester y Laugthton, estuvieron casados más de 30 años, hasta el fallecimiento de él. Actuaron juntos en muchas películas pero sobre todo en teatro.
Saludos.

Manderly dijo...

Bruja Truca,
siempre que vemos una película de suspense acabamos pensando en cómo lo hubiera hecho Hitchcock, pero creo que su suspense es del tipo que cuando alguien normal se mete en un lío tremendo. Si te fijas, Hitch no era de juicios, necesitaba más acción y sucesos extraños.
Si no recuerdo mal, Hitch nunca ha hecho una adaptación de Agatha Christie…
Saludos.

Manderly dijo...

Noe,
pues venga, no lo dejes más de lado!
En cuanto a 12 hombre sin piedad es otro peliculón que se centra, no en el juicio, sino en las deliberaciones de los miembros del jurado.
Saludos.

Manderly dijo...

TRoyaNa,
a pesar de recibir un veredicto de culpabilidad…. m siendo orgullosa del crimen. Gracias!
Ese final… Agatha Christie siempre nos sorprende. No somos capaces de pensar como ella. Me gusta mucho cuando al final de la película un voz comenta que ‘por favor, no desvelen el final de Testigo de cargo. Esto me lo he encontrado también en el teatro en otras de Christe. Ahora recuerdo La ratonera.
Saludos.

Manderly dijo...

Saraiba,
sí, es de esas películas de las que recuerdas de qué va pero sabes perfectamente el final. ¡Así de impactante es!
Saludos.

Manderly dijo...

Stardust,
Laugthon ha creado grandes personajes para el cine. Me gusta mucho en El proceso Paradine de Hitchcock y en Espartaco de Kubrick, donde hace un personaje bastante repulsivo. ¡Gran actor!
Saludos.

Manderly dijo...

Mario Salazar,
te recomiendo también Perdición (1944) o El gran carnaval ambas de Billy Wilder. También hacía buenas películas de cine negro!
Saludos.

Manderly dijo...

LU,
gracias!
A mi me ocurre al contrario: me encantan las películas de juicios, bueno, las buenas películas de juicios. No me vale cualquier cosa.
De Agatha Christie siempre me quedará en la mente la primera película que vi –supongo- de una de sus más impactantes novelas: Asesinato en el Orient Express (1974) de Lumet. Una maravilla tanto de novela como de película.
Saludos.

Manderly dijo...

SqSmaravillosa,
Marlene estaba estupenda para esa edad!! Le gustaría oírnos ya que era bastante presumida. Según creo, ya cuando estaba enferma y anciana, mandó quitar todos los espejos de su casa. Pero creo que hay que saber envejecer también ¿no? Creo que este papel se le ajusta perfectamente, Wilder tuvo buen ojo.
Aunque todo gira en torno al personaje de Tyrone Power, lo cierto es que casi se nos pasa desapercibido. Hay otros personajes con tanta fuerza y rotundidad que él queda de lado. Power brilló en las películas de aventuras.
Saludos.

David dijo...

Una película maravillosa, que como muchos comentáis despide un halito puaremente Hitchcockniano pero que para mi súpera las inclusiones del propio mago dentro del subgenero judicial, y ¿por qué Wilder (también grande entre los grandes) supera al maestro? Creo que no es por la realización ni por el guión ni por nada que dependa del trabajo del director; creo que lo que marca la diferencia es la interpretación de Laughton... Que grande, en un papel hecho a su medida, deja una de esas interpretaciones que le llevaron a ser reconocido como el mejor actor de su tiempo.
También destacar a una bellísima Marlene Dietrich, manejada de forma excelente por Wilder (ya lo había hecho antes en Berlin occidente) aportando su magnetismo y su inimitable aspecto tan distante y carnal al mismo tiempo... Bien por ella también.
Y por último destacar a Elsa de Lanchester, que como todos sabemos era la esposa en la vida real de Laugthon, en un excelente papel como divertida némesis enfermeril de Laugthon, sin su complicidad el gran Charles no hubiera rayado a tanta altura.

Un abrazo manderly, estupenda reseña.

Manderly dijo...

David,
creo que todos estaremos de acuerdo en que uno de los pilares de esta película está en Charles Laughton, que destaca sobre el resto del reparto sin esfuerzos, con esa naturalidad que caracteriza a sus personajes.
La química entre Laughton y Lanchester es palpable... y es como si su relación en la vida real fuera igual: él cascarrabias y ella paciente.
Saludos.

David dijo...

No se como era su relación en la vida real, pero desde luego no estaba exenta de complicidad ya que su matrimonio era una tapadera para un Charles Laughton que era homosexual.
Pero sí la química que transmiten en pantalla es absolutamente natural y realista, la misma de un matrimonio tras muuuchos años juntos.

Manderly dijo...

David,
me dejas de piedra! Laughton homosexual?? Nunca lo había oído y tampoco lo hubiera sospechado. El matrimonio estuvo treintaaños juntos ¡ay, ay, qué cosas!!
Saludos.

PULGACROFT dijo...

Manderly, Laughton homosexual...jajaja sé yo quién se hubiera quedado de piedra tambien ;)

Bargalloneta dijo...

Manderly,
llego tarde, pero eso no quiere decir que no haya disfrutado como tod@s de tu estupenda entrada... la vi de pequeña y esa Marlene me fascinó!!!! guauuuu por poco no duermo en dos dias!!!!
pero quien realmente me trastocó en esa película fué Charles Laughton que grande!!!!!! por dios!!!!!!! es comparablea nuestro Pepe Isbert, dos pedazomonstruo de actores que ya era hora que fueramos recordando!!!
Yo también sabia que Lancaster era su mujer , que grande también como novia de Frankenstein, ese personaje le salió a la perfección!!!! tuvo que lidiar con un monstruo durante muuuuuchos años!!!
felicidades por tu entrada, es auténticamente BRUTAL!!!!!!
petons

Manderly dijo...

PULGACROFT
pues si!!! Home calla!
Pero en este caso creo que somos muchos los sorprendidos!

Manderly dijo...

Bargalloneta,
¿no tienes la impresión de que Laughton es un gran actor pero no demasiado popular por lo menos en nuestro país?
Para los cinéfilos es muy conocido, desde luego, pero no para el resto.
Y ya que lo mencionas... ¡grande Isbert!!
Marlene... es que... es que nos atrapa no sé cómo lo hace, pero ¡lo hace!
Saludos.