viernes, 13 de septiembre de 2013

Poderosas y malvadas

Soy la segunda señora De Winter. No tengo nombre. Ni apellido: el antiguo, el mío, lo perdí cuando me casé; el nuevo, el de casada, lo comparto con mi esposo y con dos mujeres poderosas y malvadas. Una es Milady de Winter, la antagonista de los tres mosqueteros; la otra es Rebecca, la primera señora De Winter.

Pero mi historia arranca antes de mi matrimonio.

Los extraños días de mi vida comenzaron en el Sur de Francia.

Yo era joven, cultivada y pobre. Trabajaba como dama de compañía de la señora Van Hopper. Ella también tenía dinero, poder y bondad escasa. ¿Es que todas las poderosas son malvadas?

No se tomó bien la noticia de mi matrimonio con Maxim de Winters.




No tienes ni idea de lo que significa ser una gran señora.

No lo soportaba. Me trató de arribista y desclasada.
Y no fue la única. La señora Danvers tampoco fue una gran ayuda. Ella adoraba a Rebecca. Ella y todos me comparaban siempre con Rebecca.


Era la criatura más hermosa que he visto jamás.

Ese es nuestro gran problema, amigas: que todo el mundo nos compara siempre con Rebecca. Incluso nosotras mismas nos comparamos siempre con Rebecca.
 

Quisiera tener treinta y seis años e ir vestida de negro
con un collar de perlas.

Quisiera no ser este pollito asustado que soy.



¿Verdad que somos felices, muy felices?



Échale un vistazo al Times. Trae un artículo muy bueno sobre el crimen.



Mire cómo se ve mi mano.




Escuche el mar. Es tranquilizante. Escuche.

¡Quién me iba a decir a mí que al final su nombre acabaría siendo sinónimo de una chaquetita de punto


Noemí Pastor

24 comentarios:

Juli Gan dijo...

Huy, huy, huy, da escalofríos esa señora Danvers que tanto mitifica el recuerdo de la primera señora de Winter. Ese gesto adusto, ese moño, esos sobriso trajes oscuros. Yo saldría corriendo de esa casa. :)

Noemí Pastor dijo...

Yo soy fan total de la señora Danvers, hasta el punto de que ELLA fue mi primer avatar blogueril. Creo que es uno de los personajes más logrados del cine clásico.
Es para salir corriendo si la tienes de enemiga. Pero si la tienes de tu lado, te será leal siempre, incluso más allá de la muerte, como hacía con Rebecca.

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

Pues yo estoy con Juli Gan, me entra un canguelooooo ;-)

Raimundo Rubio dijo...

ya no se hacen peliuculas así, que guiones,los de la RKO no tiene precio, el canal TCM, yo cada vez que aparece Edward G. Robinson me quedo a verla.De mujeres entiendo menos.

Noemí Pastor dijo...

Bah, que no, JULEN, que no. Ella solo necesita un poco de cariño. El afecto la ablanda, seguro.

Noemí Pastor dijo...

Hola, RAIMUNDO. Yo creo que sí, que también hoy se hacen películas que perdurarán y se irán añadiendo a nuestra colección de clásicos.
Coincido contigo en que el canal TCM es una joya, sí.

TRoyaNa dijo...

Noemí,
la señora Denvers es una mala-malísima que se queda grabada en nuestra memoria.
Un cliché del ama de llaves,leal,rígida y obsesiva con "la señora",como dices,más allá de la muerte,incluso.Las palabras pueden mentir,pero los ojos no,y esas miradas de auténtica devoción provocan escalofríos a cualquiera,más a ese pollito asustado que es la nueva señora de la casa,a su pesar,inmerecida sustituta que ella por lógica,ha de odiar.
En el fondo,un poco la entiendo,pero en la piel de la nueva señora,pies para qué os quiero..;)

Noemí Pastor dijo...

Que sí, TROYANA, que sí, que yo entiendo que dé miedito, pero es fácil desmontarla porque sabemos cuál es su punto débil: Rebecca.
¿Alguien sigue la serie "The Good Wife"? Yo soy fan total. El personaje de Kalinda Sharma me recuerda a la señora Danvers. Es terrible, implacable, pero tiene una debilidad: Alicia Florrick.

Manderly dijo...

En realidad le debemos mucho a la señora Danvers!! La señora Danvers es el motor de todo, sin ella, no habría película!!
Y todo gracias a un buen personaje que Judith Anderson supo interpretar como ninguna otra!!
Gracias señora Danvers!!

Manderly dijo...

En realidad le debemos mucho a la señora Danvers!! La señora Danvers es el motor de todo, sin ella, no habría película!!
Y todo gracias a un buen personaje que Judith Anderson supo interpretar como ninguna otra!!
Gracias señora Danvers!!

Noemí Pastor dijo...

Estoy contigo, MANDERLY. En cuanto a protagonismos, esta peli es especial. La que da nombre al título no aparece nunca y la que aparece no tiene nombre. Danvers es la única que tiene nombre y apariencia.

Bruja Truca dijo...

Una entrada muy original Noemí.
Desde luego, la señora Danvers es de lo mejor de la película, comparada con la sosa de Joan Fontaine. Para mi, la mirada de la señora Danvers una de las mejores del cine.

Saludos.

LU dijo...

Creo que para una buena actriz, ese tipo de papeles de mala-malísima tiene que ser tan jugoso y divertido. ¿A quién le gustan esas sonrisas almibaradas? Donde estén esas miradas que no olvidamos, de terror, de pesadilla, del peor de nuestros enemigos, que se quiten las caras de extrema bondad.

Me ha gustado MUCHO esta entrada.

Y, totalmente de acuerdo, no creo que se haya dejado de hacer cine de calidad en la actualidad. Lo que pasa es que lo más comercial (alguna excepción hay….) deja bastante que desear e invade salas y horas de televisión, sin dar demasiadas oportunidades a productos que con un mínimo de atención, todos disfrutaríamos.

Biquiños

loquemeahorro dijo...

Vale, la Sra Danvers era muy mala (y estaba con una chota) pero el marido no podía estar más a por uvas.

De una chaquetita de punto, no, de la chaquetita de punto que llevaba yo precisamente por ser una sosaina.

Además de prenda insustituíble en cualquier crónica de vacaciones "Por el día hace calor, pero por la tarde refresca y hay que ponerse una rebeca".

O peor aún "una rebequita".

Noemí Pastor dijo...

Hola, BRUJA. Suscribo lo que dices de la mirada de Danvers. Y te agradezco mucho que aprecies la originalidad de lo que he escrito.
La última vez que vi la peli se me ocurrió que todas somos un poco la sosaina de Fontaine y no nos atrevemos nunca a dar el paso y convertirnos en Rebecca. Besos mil.

Noemí Pastor dijo...

Hola, LU. Está demostradísima mi absoluta predilección por las malas. Para las actrices supongo que también serán un regalo, empezando por Bernarda Alba y acabando por Escarlata O'Hara, que tampoco era santa.
Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada. Una nunca sabe qué pasa cuando saca su ladito un poco lírico. Bicos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, LOQUE. El marido también daba un poco miedo: tan serio, tan estirado, tan inexpresivo, tan podrido de dinero... Casi más que la señora Danvers.
"Rebequita" es una de esas palabras que, si no la usamos, lo mismo se pierden. La reivindico desde ya.

laesti dijo...

La señora Danvers quería zumbarse a Rebeca, lo mismo que Mesala quería ligarse a Ben Hur, y todos los hobbits ésos que acompañan a Frodo... ¡también!

Noemí Pastor dijo...

Hola, LAESTI. No seré yo quien te lleve la contraria. Ya he escrito antes que Danvers solo mendigaba afecto. Un abrazo.

Peke dijo...

¡Caralliño con la reseña, Noe! Vi la película hace muchos años y me impactó muchísimo. Has escrito en unas pocas líneas y desde un punto de vista muy empático lo que todos (¿o todas?) hubiéramos querido comunicar hace un porrón de años después de ver la peliculita de marras.

Peke dijo...

¡Caralliño con la reseña, Noe! Vi la película hace muchos años y me impactó muchísimo. Has escrito en unas pocas líneas y desde un punto de vista muy empático lo que todos (¿o todas?) hubiéramos querido comunicar hace un porrón de años después de ver la peliculita de marras.

Noemí Pastor dijo...

Me alegro de que te guste, PEKE. Era lo que se me ocurría mientras requeteveía la peli. La primera vez la vi con unos doce años y ya entonces me impactó. Puedo decir que forma parte de mi educación sentimental y más que sentimental, y por eso quería hacerle este homenaje. Bicos.

Bargalloneta dijo...

Que mala , por dios!!
que mala es la señora Danvers!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Noemí Pastor dijo...

Por eso la queremos tanto, BARGA, encanto.