viernes, 4 de octubre de 2013

El rock de la cárcel (Bandits, 1997)

En una prisión femenina de Alemania unas reclusas que han montado un grupo musical, con el beneplácito del alcaide y la junta de reinserción de presos, buscan a alguien que sepa usar las baquetas de la batería. El cásting es desesperante.

Las cuatro bandidas


Finalmente aparece alguien aceptable. Al ritmo de “all along the wachtower”, de Bob Dylan, comienza el film de Katja von Garnier, una joven directora que decide imprimir a esta historia alguna imagen de videoclip.


Títulos de crédito (Si afináis el oído oiréis  hablar castellano)

Al penal acaba de llegar Emma Moor (Katja Riemann), le acaban de meter una condena de muchos años por haber asesinado a su pareja, que la maltrataba, harta de tanto soportar sus golpes. No vale la rebaja de años por defensa propia. A esta música de jazz le cae una condena severa.


Las reclusas

Mientras tanto, en la capilla, las reclusas rockeras siguen ensayando. La más veterana, Marie Irrgang (Jutta Hoffmann) es una reclusa con una patología psíquica que la lleva a intentar suicidarse repetidamente. Lleva una larga condena por envenenar a su marido. Toca el órgano con las muñecas vendadas. Angelika “Angel” Kleinschmidt (Nicolette Krebitz) es una pequeña estafadora, encerrada por matrimonio fraudulento, que se pelea con el bajo. Como líder indiscutible del conjunto musical figura Ludmila Nabiba, “Luna” (Jasmin Tabatabai) una violenta atracadora que desfoga su rabia mal digerida rasgando las seis cuerdas de una guitarra.

El rock de la cárcel

Sea como fuere, la torturada Emma, un buen día, descubre la batería y empieza a darle caña. Ya tienen batería, aunque a Luna, que huele la rivalidad, no le hace demasiada gracia que otra gata rebelde haga peligrar su liderazgo. Luna ve en la música la única salida de su vida. Hasta manda maquetas a las discográficas.



La junta de reinserción de presos decide que esta banda de rock actúe en el baile anual de la policía. Desde que se inscriben, para oler un rato la calle, aunque sea rodeada de bofias, deciden darse el nombre de bandits, que suena a banda y bandidas. Yendo camino del concierto, el típico madero facha, machista y prepotente, al que sólo le falta hacerse hincha del atlético de Madrid, ya me entendéis, decide reírse de ellas. Luna, aprovecha el momento de bajarse del furgón para darle la paliza de su vida al madero. Emma ve la oportunidad de escapar. Agarran la furgona y se largan del baile de la policía convirtiéndose en fugitivas de la ley.

Camino al concierto

Se sienten frustradas de que, por ser mujeres nadie las considere peligrosas. Bueno, Emma, no. Lo que ella quiere es largarse del país pero ya. Marie dice conocer a alguien en el puerto de Hamburgo que las puede embarcar hacia América del sur. Mientras tanto, una noche, en un pub de mala muerte, aprovechando el descanso del grupo que toca, ellas se adueñan del escenario y tocan hasta que aparece la policía y entonces toman de rehén a un yankee guapete, West,  que para en el lugar (Werner Schreyer, el modelo de Hugo Boss)

Un rehén de Hugo Boss

Eso hace que un avispado directivo de discográfica, con enormes aspiraciones, sobre todo nasales, decida aprovechar el tirón de las bandits para hacer negocio. De repente se convierten en un fenómeno de masas. Venden discos como rosquillas y allá donde van la gente espera sus conciertos. Hasta la policía se debate entre ir a arrestarlas o  avisar del concierto a sus amigos. Y así las bandits, a veces disfrutan y a veces reniegan de su popularidad, amenazadas por el comisario Schwarz (Hannes Jaenicke) y la inspectora Ludwig (Andrea Sawatzki).  Y hasta aquí puedo leer. De las casi dos horas de la peli no creo que os haya contado ni la mitad.

Huir y tocar

A medio camino entre el drama y la película musical, quizá más bien sea una “película con canciones de rock potentes”, esta cinta cercana a la estética videoclip, mezcla realidad y retazos oníricos. Es una peli simpática, desenfadada, con buenas canciones y con bastante gracia.

Momento pelín friki del film

Habría que añadir, además, que las actrices aprendieron a tocar sus instrumentos y ensayaban como un grupo. Cuando acudieron en el 97 al festival de cine de San Sebastián, las dos actrices que  promocionaban la peli (Riemann y Tabatabai) dieron un concierto acústico muy majo. La peli, proyectada en la seccón Zabaltegi, optaba al premio a nuevos directores (von Garnier) Ya no recuerdo si ganó o no, sólo que la peli me hizo mucha gracia y que acabé comprándome la banda sonora. Llegaron a estrenar la peli en España un año después.




Es una historia simpática de unas jóvenes en circunstancias difíciles. No ahonda demasiado en sus historias personales porque se centra en la música y el fenómeno de fans, pero tiene su cierta gracia y se deja ver. Para pasar un rato entretenido no está mal.


BANDITS (1997)

Nacionalidad: Alemania.
Duración: 109 minutos
Dirección: Katja von Garnier.
Guión: Katja von Garnier, Uwe Wilhelm
Fotografía: Torsten Breuer
Drama; musical
Reparto:

Katja Riemann: Emma Moor
Jasmin Tabatabai: Ludmila "Luna" Nabiba
Nicolette Krebitz: Angelika "Angel" Kleinschmidt
Jutta Hoffmann: Marie Irrgang
Werner Schreyer: West
Hannes Jaenicke: Comisario Schwarz
Andrea Sawatzki: Inspectora Ludwig

Por último, y si tenéis mucho interés. Podéis verla, eso sí, en versión original.

Buen finde,

Juli Gan

8 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Qué propuesta más original, desconocía por completo este título y supongo que no soy la única.

Por Bandits solo me sonaba una peli (creo que "película" le viene grande) con Bruce Willis haciendo de Bruce Willis.

Moniruki dijo...

Pues a mí me pasa como a Loque, que sólo conocía la "Bandits" de Bruce Willis y Billy Bob Thornton, aunque a mí si que me gusta, creo que es muy divertida...
Tu propuesta la voy a ver seguro, así que ya te contaré, aunque por lo que cuentas en el artículo creo que me va a gustar.



P.D.: Viva Bruce Willis!!!

TRoyaNa dijo...

Qué interesante y curiosa me parece la película,qué bueno que nos la des a conocer,la buscaré y ya te contaré,porque esta "rara avis" pinta bien.

Noemí Pastor dijo...

Hola. No conocía esta peli. Seguro que es una buena propuesta para pasar un rato la mar de bueno. Además, me vendría bien para refrescar mi olvidadísimo alemán.

PD. Yo también le tengo cariño a Bruce Willis. Recordad lo mucho que ha hecho por los calvos de este mundo: antes nadie los quería y ahora ¡son sexy! ¡Milagro! ¡Canonización ya!

LU dijo...

Me uno al club. Tampoco la conocía, y tiene muy buena pinta. Apuntada queda.

Biquiños

Manderly dijo...

Pues yo tampoco la he visto aunque no me atrae demasiado. De todas formas el cine alemán siempre es interesante.
Saludos.

Manderly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bruja Truca dijo...

Yo no la he visto pero si la conocía, así que a ver si la veo de una vez, que ya es hora.

Saludos.