viernes, 5 de abril de 2013

La vida es un largo río tranquilo



La vie est un long fleuve tranquille, 1998
Dirección: Étienne Chatiliez
Guion: Étienne Chatiliez y Florence Quentin

Familia rica, familia pobre

Os cuento cómo se lía parda. En una ciudad del norte de Francia coexisten dos familias que no tienen ninguna relación entre ellas. Por un lado está la familia pobre, los Groseille: madre, padre y seis hijos viven de las ayudas públicas y de delitos menores en un piso social.
Y, por otro, la familia rica, los Quesnoy: la madre frecuenta la parroquia, el padre dirige una empresa pública y los cinco niños estudian en un colegio privado.
Los Groseille y los Quesnoy nunca se habrían conocido si el doctor Mavial se hubiera portado de otra manera con su enfermera y amante Josette. Un día de Navidad el doctor le comunica a Josette que no va a pasar las fiestas con ella, sino con su esposa legítima, y la enfermera, a modo de venganza rabiosa, cambia a dos recién nacidos de sus cunas de la maternidad. Así Maurice Quesnoy pasa a ser Momo Groseille y Bernardette Groseille se convierte en Bernardette Quesnoy.

Doce años después fallece la santa esposa del doctor Mavial, pero el viudo se niega a casarse con su amante enfermera. Entonces Josette sufre otro ataque de rabia y escribe una carta a las dos familias para revelarles el intercambio de bebés.

Los pudientes Quesnoy deciden adoptar a Momo y mantener en su familia a Bernardette sin decirle nada sobre su verdadero origen para evitarle disgustos. Pero las cosas no salen como las planean.


Toda una lección de civilisation française: beauf y BCBG

Los personajes de La vida encarnan todos los estereotipos clasistas franceses de los años 80 para hacer más crudo el contraste entre dos mundos que se ven obligados a relacionarse, cuando siempre han vivido en guetos separados: uno en las afueras pobres y otro en las afueras bien de la ciudad.

A Étienne Chatiliez, el director y coguionista, no le da ninguna vergüenza caer en el estereotipo; lo hace conscientemente para que nos reconozcamos en él, lo convierte a la vez en paródico y verosímil, al situarlo en la Francia de verdad, no en la rutilante París, ni en el Sur, la Provenza o la Costa Azul, sino en el Norte, mucho más desconocido, lluvioso, gris, duro, minero, industrial y canalla. De hecho, Chatiliez rodó La vida en varias localidades norteñas; entre ellas, Roubaix, su ciudad natal.

Así, los Groseille son el retrato de lo que en Francia es un beauf, un cuñao, un francés medio, patriotero, reaccionario, racista y sexista. Su prole va a la escuela pública, cuando va, porque en realidad pasan la mayor parte del tiempo en la calle y aprenden a desenvolverse en la vida. Lucen despeinados, desharrapados y ven mucho la tele. Viven en un piso pequeño y feo de protección oficial, donde a menudo los visita Hamed, el típico tendero moro de la esquina francés, al que machacan continuamente con chistes racistas y sin gracia.


Los Groseille, familia pobre

Y luego están los Quesnoy, lo que en Francia llaman BCBG (bon chic bon genre): meapilas, rancios, estirados, ñoños... Católicos practicantes, sus niñas y niños van a colegio privado, llevan uniforme, visten siempre de azul, blanco o gris y se repeinan. Padre, madre e hijos participan en las actividades de la parroquia y la escuela. La madre en especial es la perfecta esposa y madre devotísima, católica practicante e irreprochable señora bien. Viven en una casa con jardín, donde a menudo reciben la visita del padre Aubergé, quien les dirige la vida social con sanas actividades al aire libre.

Los Quesnoy, familia rica


Cuando el destino los obliga a entrar en contacto con los Groseille, su mundo se desintegra y eso va a dar lugar a un montón de situaciones tan crudas como cómicas.


El reparto

Para este su primer film Chatiliez procuró evitar a toda costa las estrellas y las caras conocidas y buscó a sus actrices y actores entre secundarios del teatro y la televisión.

La excepción fue Daniel Gélin, el intérprete del doctor Mavial, un prolífico actor, director y guionista con un pasado de guaperas que le iba muy bien al personaje. Gélin, fallecido en 2002, era el padre de la también actriz MaríaSchneider, la de El último tango en París, también fallecida hace poco más de dos años, aunque la relación entre ambos fue entre inexistente y conflictiva.

 Daniel Gélin

Para seleccionar a las niñas y niños actores, y especialmente para el papel de Momo, clave en la historia, hubo más de 1600 candidaturas. De todas las criaturas que finalmente actuaron en La vida, solo Benoî Magimel (Momo) y Tara Römer (Million Groseille) hicieron carrera como actores.

Momo y Million. Menudo par


De Magimel qué os voy a decir: que lo hemos visto triunfar con Chabrol y Haneke, entre muchos otros. Por su parte, Tara Römer, que interpreta a Million Groseille, mediohermano y compañero de fechorías de Momo, hizo carrera en el cine y en la televisión y murió a los 25 años en un accidente de moto en París.

La vida después de La vida

La vida fue el primer largometraje de Étienne Chatiliez y supuso un debú grandioso. Fue un tremendo éxito en Francia gracias a su humor corrosivo, a su sátira amable y a sus brillantes diálogos y réplicas, algunas de las cuales han pasado a formar parte de la lengua francesa coloquial. Para que os hagáis una idea, por buscar un equivalente en el cine español, yo diría que La vida es como La gran familia, un clásico intergeneracional con personajes tan conocidos como Chencho, el señorito Críspulo, el padrino búfalo y el abuelo, pero más actual y mucho más atrevida.

Siento decir que, tras La vida, Chatiliez ha rodado otros seis largometrajes y un corto, pero no ha logrado alcalnzar el nivel con el que comenzó. Es lo que tiene triunfar tan pronto, que luego es posible que no iguales tu propia marca.

Chatiliez siguió trabajando con su guionista Florence Quentin hasta 1995, cuando rodaron La felicidad está en el campo. Luego dejaron de colaborar y se reencontraron en 2012 con El tío Charles.

Pero, como digo, nada volvio a funcionar como en La vida; solo hay que ver que esta se llevó cuatro premios César y sus demás films, ninguno. Chatiliez se lanzó a lo paródico sin medida, a lo fácil, lo trillado, con preferencia por personajes femeninos tóxicos. Yo no conozco todas sus películas posteriores, pero en las pocas que he tenido ocasión de ver, puedo constatar que de verdad se le va la mano.


Las canciones


Son dos verdaderas perlitas y tuvieron mucho que ver en el éxito de La vida. La más famosa, la famosísima, el superéxito, la que todo el mundo sabe tararear en Francia, es Jésus reviens, compuesta expresamente para la peli por Gérard Kawczynski con letra de los guionistas e interpretada por Patrick Bouchitey, el mismo actor que encarna al padre Aubergé. Yo no me canso de verlo.






El otro temazo de la peli suena con los títulos de crédito finales. Es Paris en colère y se compuso unos veinte años antes para otro film, Paris brûle-t-il? (¿Arde París?), de René Clement. Lo interpreta la gran Mireille Mathieu y no os voy a explicar nada de lo que se ve, para darle un poco de intriga.



Para acabar, aquí tenéis la peli entera en versión original:




Si alguien encuentra una copia bien subtitulada o doblada, que lo diga, por fa.

Recibid un abrazo de vuestra amiga

Noemí Pastor

15 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Esta película la vi en el cine, en V.O. y hacía muchísimos años que no pensaba en ella.

Qué curioso no sabía que el niño protagonista hubiera hecho carrera en el cine, y por lo que veo, incluso salió en La pianista.

Respecto a lo que dices de que el director ha terminado haciendo parodia demasiado burda, a mí ya me pareció que en esta película llevaba esa tendencia.

Noemí Pastor dijo...

Hola, LOQUE. Pues yo creo que en esta tiene una cierta contención, aunque, como digo, se tira de cabeza al estereotipo. Casualmente ayer vi que daban en la tele (no recuerdo en qué canal) "Tanguy", pero no la soporté más de un ratito.
Besos.

Noemí Pastor dijo...

Voy a publicar este otro comentario para poder apuntarme al seguimiento de los comentarios.

Juli Gan dijo...

Vaya, pues que me han entrado ganas de verla. Jaja. Me tira más la estereotipía que nada en esta vida. Me recuerda a los Flodder, pero parece que tenga un poco más de mala leche.

Vamos a ver si la encuentro....

Noemí Pastor dijo...

Pues yo, JULI, estoy deseando que la veas y que me cuentes qué te ha parecido.
En el Youtube que pongo, como sabes, están los subtítulos esos que a ratos van bien y a ratos deliran. Si no encuentras otra cosica, a lo mejor te sirve. Si la encuentras, la enlazas, por fa.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Noe, buenas tardes; ¿y a mí que de esta peli siempre me ha atraído muchísimo el título -una de esas expresiones que se me suele venir a la cabeza sin ton ni son, sin venir a cuento, solo por lo bien que me suena-? Eso sí, no la he visto, y no por falta de ganas. Después de leer tu texto, menos ganas me faltan aún.

Un abrazo y buen fin de semana.

Noemí Pastor dijo...

Hola, MANUEL. Permíteme que asome por aquí mi vena de lingüista y cuente que la frase es una especie de aliteración: produce un efecto sonoro y rítmico que acompaña a su significado.
He buscado si procede de la Biblia o alrededores, pero no le he dedicado demasiado tiempo, así que no tengo resultados.
Saludos, compa. Y cuéntamen qué te parece la peli, cuando la veas.

LU dijo...

He ido esta mañana a la biblioteca y la he reservado porque este DVD se lo ha llevado alguien ayer mismo, tal vez después de leer tu entrada, quién sabe….

Y ya te comentaré cómo va el tema subtítulos o doblaje porque tiene ambas opciones.

Biquiños


Manderly dijo...

No la conocía ni a su director tampoco pero este tipo de comedia francesa me suele gustar.
Saludos.
PD: en el emule aparecen varios enlaces de descarga con el título tanto en español como en francés así que no sé si serán copias dobladas, subtituladas u originales. Eso sí, el número de fuentes es mínimo!

TRoyaNa dijo...

Noemí,
no conocía la película y el argumento me resulta muy interesante,así que me dispongo a buscarla en la red...

Ya te contaré.

Bsts

Posdata: Sin tener nada que ver,te comento que ayer vi en cine "Los amantes pasajeros" y me divertí un montón...

Noemí Pastor dijo...

Hola, LU. Seguro que mi entrada ha provocado una avalancha de usuarios de bibliotecas pidiendo masivamente este peli.
Yo estoy por recomendarte que veas la versión original subtitulada. En su momento se exhibió así en cines, en la tele yo también la he visto en VOS y por algo será.
Ya me contarás. Besos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, MANDERLEY. Espero que te guste esta comedia. Te recomiendo lo mismo que a Lu en el comentario anterior. Ya me contarás. Besos.

Noemí Pastor dijo...

Espero que me cuentes, TROYANA. Voy a ver ahora mismo lo que has publicado de "Los amantes pasajeros".
Besos.

Moniruki dijo...

Me gusta el cine francés, así que a ver si saco un rato, que vaya vida más ajetreada ¡por dior!, se me ha juntado todo...

Noemí Pastor dijo...

MONIRUKI, querida, resígnate: nunca verás, leerás ni harás todo lo que quieres ver, leer o hacer. Besos mil.