viernes, 5 de diciembre de 2014

Babel

Lingua, linguae

Estoy leyendo en estos días una novela negropolicial de Rosa Ribas titulada Don de lenguas. Las protagonistas e investigadoras de un crimen son una periodista y una lingüista; dos señoras, pues, que trabajan con el lenguaje, que manejan bien sus recursos y que se sirven de ese conocimiento en sus pesquisas y averiguaciones.

Don de lenguas me ha hecho acordarme de películas en las que las lenguas, los idiomas, cobran protagonismo y me han venido a la cabeza, entre otras, Lost in translation, Malditos bastardos, Vicky Cristina Barcelona y otra que yo pensaba que tenía que ver con esto, con el batiburrillo que supone la coexistencia de centenares de lenguas en este pequeño planeta, era esta, Babel, pero no era exactamente como yo pensaba.



El título me despistó un poco

Como digo, guiada por el título, recuerdo haberme metido en una sala de cine a ver Babel, pensando que iba a encontrarme con una reflexión sobre la lengua o las lenguas y me topé con un hermoso alegato contra las armas. Un alegato cinematográfico, claro, puro cine; inquientante, nada cómodo de ver, uno de esos relatos que te encogen el estómago porque crees que cuando menos te lo esperes va a suceder algo horrible.

Y sucede, claro. Cuando hay armas por medio, es bastante probable que suceda algo horrible y, de hecho, sucede.


De Tokio a Marruecos

En uno de esos edificios con docenas de pisos, en una vivienda costosísima y elegante, un hombre
guarda al menos dos armas. Una es la que utiliza su esposa para descerrajarse un disparo en la cabeza. La otra es un rifle de caza hipersofisticado y difícil de manejar.

Este señor japonés se lleva su rifle a una cacería en Marruecos y luego se lo regala a un campesino de allí. El campesino lo vende a un pastor y los hijos de este lo usan para matar a los chacales que acaban con sus rebaños. Así, un arma resplandeciente de tecnología punta, un producto de otro mundo, acaba en las torpes manos de un muchacho pobre en los desérticos montes de Marruecos. Como os decía, la tragedia se adivina a la vuelta de la calle, en la siguiente curva de la carretera.


Y de ahí a México y a California

Bueno, para ser fieles al recorrido narrativo, habría que decir que de Marruecos saltamos a los Estados Unidos y luego a México, pues en todos esos lugares están presentes las armas en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, en la alegría y en las penas; quiero decir, por supuesto, que en México, en una boda, Gael García Bernal dispara varios tiros al aire en señal de júbilo.

Así, de la misma manera que viajamos de país en país, transitamos también de lengua en lengua, sin salir de este planeta, sin salir de Babel. Tanto en México como en el sur de California tenemos el placer de oír su español delicioso, todo música, para desesperación del personal traductor, que tiene que decidir, con gran dolor, supongo, cuándo aferrarse a la versión original, cuándo doblar, cuándo recurrir al subtítulo...


Vaya una cosa por otra

Pensando que vería un film sobre la incomunicación, disfruté (y mucho) de otro film, que no estaba en mi cabeza, contra las armas y por la paz. Ahora me pregunto si, a fin de cuentas, no será todo lo mismo.

Sea como sea, he aquí mi humilde aportación a la causa: https://www.es.amnesty.org/temas/armas/tratado-internacional-sobre-el-comercio-de-armas/



Ficha técnica (www.labutaca.net):

Dirección: Alejandro González Iñárritu.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 143 min.
Género: Drama.
Interpretación: Brad Pitt (Richard), Cate Blanchett (Susan), Gael García Bernal (Santiago), Elle Fanning (Debbie), Kôji Yakusho (Yasujiro), Rinko Kikuchi (Chieko), Adriana Barraza (Amelia), Nathan Gamble (Mike), Mohamed Akhzam (Anwar), Peter Wight (Tom), Harriet Walter (Lilly), Trevor Martin (Douglas), Mónica del Carmen (Lucía).
Guión: Guillermo Arriaga; basado en un argumento de Guillermo Arriaga y Alejandro González Iñárritu.
Producción: Alejandro González Iñárritu, Jon Kilik y Steve Golin.
Música: Gustavo Santaolalla.
Fotografía:
Rodrigo Prieto.
Montaje: Stephen Mirrione y Douglas Crise.
Diseño de producción: Brigitte Broch.
Vestuario: Michael Wilkinson.
Estreno en USA: 27 Octubre 2006.
Estreno en España: 29 Diciembre 2006.


10 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Me alegra que sigas leyendo a Rosa Ribas, yo le tengo un cariño especial, como sabrás.

Respecto a la película, todavía no la he visto, porque me asusta la grandilocuencia del director, pero el tema me interesa y mucho.

Juli Gan dijo...

La película, que la vi en el cine, cuando iba con frecuencia juvenil, me pareció chocante. Dura, muy dura, cuando explican el tiro descuidado disparado a la turista guiri en Marruecos. las armas las carga el diablo y esta peli lo expresa en varios idiomas.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Loque. Pues ahora mismo no recuerdo "lo tuyo con Rosa", pero, como es una tipa encantadora, no me extraña que le tengas cariño.
La peli no es grandilocuente. Sí, en cambio, como dice Juli en su comentario, muy dura. Tiene ese algo inquietante de Michael Haneke: estás todo el rato pensando que va a suceder algo horrible. Pero Iñárritu se apiada del espectador y, cuando ya no puedes más de tensión, ¡pum!, corta la escena.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Juli. Como le decía a Loque, estoy de acuerdo con que es muy dura, no visualmente, sino conceptualmente: la chica japonesa tan sola en su burbuja, la señora mexicana vagando por el desierto... Buf.

TRoyaNa dijo...

Noemí,
a mí "Babel" me impresionó mucho y para bien y de ello di buena cuenta en la reseña que le dediqué aquí:

http://historias-troyanas.blogia.com/2007/012101-babel.php

Pienso que habla de la violencia y las incalculables consecuencias de la tenencia de armas,como bien señalas, pero también del dolor,la soledad,la desesperanza,iguales y a la vez diferentes en cualquier parte del planeta.

Ese tiro arbitrario y fatídico del niño marroquí,me ha llevado a acordarme de otro tiro azaroso y también fatídico disparado por otro niño en tierra extranjera en "Al otro lado" de Fatih Akin,que reseñé hace poco en este blog,y que si no has visto,te recomiendo fervientemente.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Troyana. Gracias por completar y enriquecer mi visión con la tuya.
No, no he visto "Al otrro lado", pero entre mis propósitos para el año que viene, está el de rellenar esas lagunas imperdonables.
Aprovecho para desearte a ti y a todas un año nuevo muy muy muy zinéfilo. Besos.

laesti dijo...

Yo soy del equipo Loque. Vi la película y me pareció grandilocuente, pretenciosa y larguísima. Soy muy fan de "Amores perros" pero, desde entonces, Iñarritu ha entrado en un bucle de dramones que quieren ser tope profundos, a ver si así le dan un Oscar.
Me apunto a Rosa Ribas, de quien no he leído nada.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Laesti. Pues repito que yo no encontré la peli pesada ni grandilocuente. Y te aseguro que soy una fan de la sencillez y la ligereza.
Tampoco estaría mal un Oscar para Iñárritu. Si lo ganó Mel Gibson, lo puede ganar cualquiera. ;-)
Prueba con Rosa Ribas. Me apuesto algo a que te gustará. Besos.

Manderly dijo...

Muy buena película de esas que impactan y te hacen pensar.... o darte cuenta de lo que existe en la realidad.... y lo que sigue existiendo.
Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, Manderly. Me alegro de que te gustara. Son realidades incómodas las que nos muestra la película: el contraste entre la pareja de norteamericanos y el guía marroquí, tan pobre, con tantos hijos, pero sereno en su simplicidad. En fin, que me pongo transcendente y aburro a las piedras. Besos.