viernes, 23 de enero de 2015

La flor de mi secreto

 
¿Por qué esta peli y no otra? 

Es curioso. A mí siempre me ha gustado mucho Almodóvar, pero creo que nunca había hablado de nunguna peli suya aquí y, puesta a elegir, he elegido La flor de mi secreto. Os preguntaréis por qué esta peli y no otra, ya que La flor de mi secreto tiene lo mismo de otras pelis de Almodóvar. Tiene escenarios coloridos, melodrama, boleros desgarrados, diálogos impagables, sarcasmo, alfo de esperpento, actrices excelsas, entraña femenina, madres e hijas, cine clásico americano, La Mancha, la familia, recuerdos de la infancia, tragedia y comedia entreveradas...

Pues es que La flor, además de todo eso, tiene literatura. Y a la literatura ya no me puedo resistir.


La primera Leo, enamorada

Vivía en esa lujosa mazmorra de los escritores obligados a producir cierto número de obras al año, pero, mientras estuvo enamorada, a Leo no le costaba escribir novelas rosas. O, mejor dicho, mientras alguien la amó, mientras alguien la acompañó en la escenificación de ese amor ideal que recreaba en las novelas, vivir y escribir eran un poco lo mismo: en sus propias palabras, ni dolor ni desgarro, “solo rutina, complacencia y sensiblería”.

Puede que su marido fuera un tipo sin entraña y vulgar. No importa; ella lo convertía en Pepe el Romano: solo está unos minutos en pantalla, pero lo invade todo. Puede que su mejor amiga fuera mentirosa y engreída. No importa; Leo hacía de ella una Teresa de Calcuta.


La segunda Leo, desmoronada


 “¿Existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, de salvar lo nuestro?” 

Cuando aquello se quebró, cuando lo que sucedía en su casa ya no podía aparecer en ningún capítulo, a Leo las letras no le salían rosas, sino negras. No la consolaba el mal de muchos. El sufrimiento de otros no le servía de nada. Solo como materia literaria. Y su sufrimiento tampoco interesaba a nadie, porque nadie quiere a los desdichados; nadie soporta la verdad.

“Realidad, realidad. ¿Quién quiere realidad? La realidad debería estar prohibida.”

Llega un momento en que el dolor no le permite hacer nada; ni escribir ni leer. Y está a punto de echar a perder todo. Pero alguien viene al rescate; y no es ningún héroe de guerra.
 

"Tan joven y ya estás como vaca sin cencerro: perdida, sin rumbo, sin orientación."


La tercera Leo, restaurada

Ahora Leo sabe que el amor era más que aquello, que está más en todas partes, en todas las gentes y, sobre todo, en tu sitio. No en “su” sitio, sino en “tu” sitio, en ese rinconcito en el que estás bien, en el que te refugias a tomar aire, a avituallarte.

Cuando salgas de ahí, Leo, verás que sigues siendo una estrella literaria, que siguen existiendo el cine y las novelas, que hay gente que cambiaría sin duda su vida por la tuya.


"¡Ahí los tiene, los pimientos, en el rincón, que la van a morder!"

Además, Leo, tienes un amigo simpático, culto y generoso. ¿Qué más puedes pedir?

Ficha técnica (cine.estamosrodando.com) La flor de mi secreto 
Dirección: Pedro Almodóvar País: Francia, España Año: 1995 Duración: 103 min. Reparto: Marisa Paredes, Juan Echanove, Carme Elias, Rossy de Palma, Chus Lampreave, Kiti Manver, Joaquín Cortés, Manuela Vargas, Imanol Arias, Gloria Muñoz, Juan José Otegui, Nancho Novo, Jordi Mollà, Alicia Agut, Marisol Muriel, Teresa Ibáñez, José Palau, Abraham García Distribuidora: Warner Bros. Productora: CiBy 2000, El Deseo S.A. Dirección artística: Miguel López Pelegrín, Wolfgang Burmann Diseño de producción: Esther García Efectos especiales: Juan Ramón Molina Efectos visuales: Jorge Calvo, Pablo Núñez Fotografía: Affonso Beato Guión: Pedro Almodóvar Maquillaje: Antonio Panizza, Jorge Hernández, Jorge Hernández Lobo, Juan Pedro Hernández Montaje: José Salcedo Música: Alberto Iglesias Producción: Esther García Producción ejecutiva: Agustín Almodóvar Sonido: Aitor Berenguer, Anthony Cleal, Antonio Illán, Bernardo Menz, Carlos Garrido, Fran Villarrubia, Graham V. Hartstone, José Antonio Bermúdez, Luis Castro, Michael A. Carter Vestuario: Ana Morales, Hugo Mezcua, Isabel Berz, Peris, Rosa Paradela

12 comentarios:

Juli Gan dijo...

Almodóvar sabe enganchar con sus personajes y su puesta en escena. Yo siempre he creído que el anhelado "Pape el Romano" no era sino un cabrón con pintas. El hombre por el que todas suspiran, que en el fondo, es un cobarde sin entrañas, un traidor, un mierda por muy guapo que sea. Las mujeres, como Leo, como las hermanas Alba, se autoengañan por pura complacencia. Menos mal que, aunque duela, abren los ojos.

loquemeahorro dijo...

Con Almodóvar tengo una historia de amor-odio. O mejor dicho, empezó siendo amor y cuando vi Kika... me sentí como ese marido de Leo.

Aún así, aisladamente me ha vuelto a enganchar, aunque no he vuelto a sentir ese amor que sentí al principio... así son las relaciones.

Juli Gan: Pepe el Romano era un prenda! No sé si era guapo o era feo, lo importante es que era un hombre, y como tal, la única vía de escape de esas pobres mujeres encerradas.

Noemí Pastor dijo...

Jo, JULI, qué interesante tu retrato de Pepe el Romano. ¿Has leído "Boquitas Pintadas"? La novela, no el blog (ji, ji). Tiene un personaje, Juan Carlos Echenique, que es otro Pepe el Romano, pero en argentino, que es la rehostia.
Estoy de acuerdo con todo lo que dices. Besos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, LOQUE. Acabo de darme cuenta de que yo con Almodóvar he debido de hacer un voto de fidelidad, porque lo defiendo casi siempre. Algunos diálogos se los reescribiría, eso sí, que yo soy muy de reescribir.
Estáis haciendo que me entren unas ganas locas de escribir (o fabular) sobre Pepe el Romano. Besos.

Manderly dijo...

A mi también me gusta Almodóvar y sin embargo, La flor de mi secreto es una de las que tengo olvidadas prácticamente. Volveré a verla en breve.
Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Pues nada, MANDERLY, échale un vistazo, que seguro que la vas a disfrutar. Y, si te apetece, luego me cuentas. Besos mil.

Teo Calderón dijo...

Almodóvar volvió a arriesgarse con un difícil ejercicio de funambulista, a gran altura y sin red. En ocasiones anteriores, el autor cedía siempre a esa tendencia suya a la dispersión y superposición de temas y subtramas dentro del nucleo argumental, que sin duda servían para “enriquecer” la película pero que, por otro lado, restaban concentración y fuerza a sus trabajos. Sin embargo, habiendo alcanzado la cumbre de su madurez y con un fascinante dominio del lenguaje fílmico, optó por un estilo de depurada desnudez.
En “LA FLOR DE MI SECRETO”, un denso, intenso y calibrado melodrama femenino, el realizador nos habló de muchas cosas y lo hizo con delicadeza, pasión contenida, trasplantando sus entrañas al personaje de Leo (magistral Marisa Paredes), una mujer fragmentada, solitaria (por abandono), víctima del desamor, de la traición y el engaño, que camina hacia la locura mientras se desdobla en Amanda Gris, escritora de novelas rosas y en Paz Sufrategui, su atacante desde las columnas de “El País”, antes de aceptar la cálida protección, el amor de “amiga” de Angel, el periodista que la pretende. Sin duda, estamos ante la más precisa, nítida y a la vez compleja obra del autor de “ÁTAME” en la que, una vez más, hay que destacar el portentoso trabajo llevado a cabo con su "troupe" de intérpretes, de los que supo extraer los más sutiles, informativos y emocionantes registros. Todos están magistrales, incluyendo a Juan Echanove, una en principio sorprendente pero justificable elección como “pareja imposible” de Marisa Paredes (otro actor, por bien que hubiera estado, no habría servido para los propósitos del director).

Víctor L. Briones Antón dijo...

Es una de las películas que revisito de vez en cuando. Me gusta su arranque tan literario, como construir ya un personaje a partir de los subrayados en los libros, personaje que después se confirma.

ME gusta mucho la flor florida esta...

Javier Sánchez dijo...

Película que me apunto para ver. Almodóvar es un director que tiene buenos y malos momentos a la vez, pero que merece la pena ver mcuhos de sus trabajos. Me quedo por tu blog, por cierto. También te invito a que pases por el mío, un saludo.

Noemí Pastor dijo...

TEO, amén. ¿Qué más puedo añadir? Sea usted bienvenido y vuelva cuando quiera.

Noemí Pastor dijo...

VÍCTOR, por poquito que guste la literatura, como es mi caso, ya te enganchará el comienzo de "La flor". Saludos.

Noemí Pastor dijo...

De acuerdo, JAVIER. Bienvenido. En cuanto pueda te visito.