viernes, 6 de marzo de 2015

Kelly y Spoto




Donald Spoto:
High Society. The Life of Grace Kelly, 2009
Grace Kelly, 2011 (Traducción de Fernando Garí Puig)

Buen rollito

Si buscáis morbo y mala leche, coged otro libro, porque desde la introducción estamos avisadas: Grace Kelly, biografiada, y Donald Spoto, biógrafo, eran amigos, se llevaron bien durante décadas y Kelly ayudó a Spoto a publicar su primer libro, de manera que este no tiene para la actriz-princesa nada más que infinito agradecimiento y buenas palabras.

Ahora bien, Spoto quiere que leamos el libro y sabe cómo hacerlo, así que, consciente de que este propósito de ser benévolo con Kelly puede que no atraiga demasiado al público lector que quiera devorar carnaza, añade también que pactó con ella escribir su biografía y desvelar ciertos secretos, una vez transcurridos veinticinco años tras su muerte; y así lo hace.

Con todo, el retrato general que recibimos de Kelly es bastante angelical: era inteligente, divertida, cariñosa, disciplinada, trabajadora y muy exigente consigo misma y su trabajo. Su fama de fría solo se debe a que no hacía concesiones a la prensa y no le gustaba hablar de sus asuntos privados; así, mientras a Monroe no le importó hacer público que su pijama estaba fabricado de Chanel no 5, Kelly a la misma pregunta repuso que su ropa de cama no era incumbencia de nadie.

Un rasgo de su personalidad que me dice algo muy bueno de Kelly es que siempre fue amiga de sus amigas. Conservó para siempre las de la infancia y las que conoció mientras vivía sola en Nueva York. También mantuvo siempre el contacto con Ava Gardner, tras trabajar juntas en Mogambo; a pesar de ser tan diferentes, se apreciaron mutuamente.


<<Conozco el ruido de las pistolas. Tiene que haber una forma mejor de vivir.>>
Grace Kelly con Katy Jurado en Solo ante el peligro
(forums.thefashionspot.com)



Cine, cine y cine

Ya que se trata de una biografía, Spoto nos habla, cómo no, de la infancia de Kelly, de su familia (con varios ejemplares, sobre todo masculinos, chuscos y otros reseñables, como su tío George Kelly, actor y dramaturgo), de sus comienzos como modelo, luego en el teatro y en la televisión, en adaptaciones dramáticas de piezas literarias varias (al estilo de antiguas emisiones como “Estudio 1”, de Televisión Española) y, hacia el final, muy brevemente, de sus andanzas en las monarquías europeas.

Pero, para nuestra felicidad, a Spoto se le nota mucho que a él lo que le gusta, lo que le interesa de verdad, es la etapa intermedia, la que Kelly dedicó al cine; y, de toda su filmografía, las pelis que de verdad lo entusiasman son las que rodó con Alfred Hitchcock.

Así, la parte más extensa del libro se centra, uno a uno, en los filmes, empezando por su brevísimo papel en Fourteen Hours y saltando después al protagonismo, cada vez mayor, nada más y nada menos que con Zinnemann, Ford y Hitchcock, que fueron sus tres primeros directores.

Como digo, donde más se detiene Spoto es en las películas que Kelly hizo con Hitchcok e incluso en las que estuvo a punto de, pero no rodó con él: Marnie la ladrona y Los pájaros. También en la peculiar y estrecha relación que mantuvieron durante años, mezcla de complicidad y admiración.


Ser actriz en Hollywood: sola ante el peligro

En los comienzos de la industria del cine, los actores y las actrices eran, como decía el mismo Hitch, poco más que ganado. Durante casi veinte años ni siquiera se los citaba en el celuloide. El primer nombre que apareció en unos títulos de crédito fue el de la actriz Florence Lawrence (1886-1938). 

En la década de 1950 las cosas habían cambiado notablemente. Así y todo, los omnipotentes estudios todavía escogían a las jóvenes promesas y los departamentos de publicidad les creaban una nueva imagen, nombre e identidad, les dirigían la vida y el amor.

Kelly fue especial también en esto: plantó cara a los poderosísimos estudios (por ejemplo, mantuvo sus verdaderos nombre y apellido, cosa infrecuente en la época) y negociaba personalmente sus contratos; con buen tino, además, con el olfato para los negocios que heredó de su padre.

¿De dónde le venía a Kelly esa firmeza de carácter y esa pizca de desprecio por Hollywood?  Pues probablemente del hecho de que su meta nunca fue el cine; a Kelly lo que de verdad le interesaba era el teatro; su sueño fue siempre vivir en Nueva York y triunfar en Broadway. Siempre pensó que su etapa en California sería transitoria. Igual que siempre pensó que alguna vez regresaría desde Mónaco a la interpretación.

Con todo, Kelly no se libró por completo de la tiranía de los estudios ni del sutil maltrato al que sometían especialmente a las actrices, que raras veces tenían un largo recorrido. A diferencia de los actores, que, como, por ejemplo, Cary Grant (1), conseguían trabajar durante treinta y cinco años, las actrices maduras acababan dándose por vencidas y se retiraban.


Curiosidades varias

Este libro tiene muchos cosas buenas; entre otras, que es un completo repaso de su tiempo e incluye curiosidades varias sobre el cine, la farándula y la sociedad en general que yo, al menos, desconocía. Vamos con algunas de ellas. .

En 1951 todavía había hoteles segregados para negros y para blancos y a Josephine Baker le negaban el acceso a algunos clubes de Manhattan. Baker y Kelly fueron amigas y colaboradoras.

En 1952 Kelly encarnó a Dulcinea del Toboso en una adaptación del Quijote para televisión protagonizada por Boris Karloff. Mi reino por un visionado.

Los premios Tony de teatro deben su nombre a la actriz Antoniette Perry.

En 1953 había ya veinticinco millones de televisores en Estados Unidos. Para arrancar a la gente del sillón de su casa, Hollywood tuvo que inventar toda suerte de atractivos. Tras la crisis de la tele, vino la del vídeo y ahora estamos en la de Internet. Está claro que, si sobrevive a esta, el cine no será como hasta ahora lo hemos conocido, sino … ¿Qué pensáis?

Noemí Pastor


(1) Los tiempos no han cambiado tanto en este aspecto. Kelly siempre tuvo parejas cinematográficas mucho mayores que ella. En Solo ante el peligro trabajó con Gary Cooper, 28 años mayor que Kelly. En Mogambo con Clark Gable, 28 años mayor. En Crimen perfecto, con Ray Milland, 22 años mayor. En La ventana indiscreta, con James Stewart, 21 años mayor. En La angustia de vivir, con Bing Crosby y William Holden, 26 y 12 años mayores. En Atrapa un ladrón, con Cary Grant, 26 años mayor. Curiosamente, Rainiero de Mónaco solo era 6 años mayor que Kelly.


15 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Por algún motivo, siempre he detestado a Grace Kelly, la tolero (porque no me queda otra) en La Ventana Indiscreta y hasta llego a no odiarla demasiado en Crimen Perfecto.

En el resto de los casos solo me parece que paseaba su pinta de muñequita de lujo por alguna película.

Cielos, he conseguido ser más mala que Spoto!!

Doctora dijo...

Siempre dieron a entender que Hitchcok sentía algo más que admiración hacia ella. Por cierto, en una ocasión Hitchcok puntualizó que nunca había dicho que los actores fuesen ganado, sino que deberían ser tratados como ganado ;P

Grace Kelly me gusta, personalmente me parecía un poco estirada hasta que me enteré de que era amiga de Ava Gardner. Eso cambió mi impresión sobre ella :)

Noemí Pastor dijo...

Enhorabuena, LOQUE. Ese grado de maldad es regocijante.
Debo confesar que a mí tampoco me entusiasma la señora Kelly: demasiado perfecta. Con todo, me topé con la edición de bolsillo en una librería en una tarde tonta, lo compré y sorprendentemente lo he leído a gusto. Será mérito de Spoto. Saludos.

Noemí Pastor dijo...

Hola, DOCTORA. El libro habla bastante sobre la relación entre ambos: compleja, diferente y bonita. Me gustan esas relaciones entre hombres y mujeres que se salen del estereotipo.
Eso dice Spoto, que Kelly era buena amiga de sus amigas y de sus compañeras. Y eso habla muy bien de ella. Besos.

TRoyaNa dijo...

Noemí,
Grace kelly no es de mi favoritas de Hollywood,sin embargo, no deja de atraerme esa educada "rebeldía".

Me gusta por otro lado que fuera amiga de Ava Gadner,porque desde luego,me cuesta imaginar que tuvieran algo en común.

La relación con Hitchcok sería de complicidad,pero sospecho,como apuntaba la doctora,que Hitch sentía algo más por ella.

Por último,más de un psicólog@ vería un patrón en el hecho de que sus parejas siempre fueran hombres mayores que ella,un patrón que posiblemente pudiera relacionarse con la relevancia de la figura del padre en su vida;)

Manderly dijo...

Aunque veo sus películas no es una actriz que me entusiasme especialmente aunque protagonizó muchas películas míticas. No es una biografía que me llame para su lectura.
Saludos.

Noemí Pastor dijo...

TROYANA, esos señores fueron sus parejas en lo laboral. Spoto dice que esa vida sexual desaforada que le han atribuido a veces a Kelly es del todo falsa. Tuvo un noviete de jovencita, luego fue pareja de un actor (divorciado y mayor que ella, este sí), luego Oleg Cassini y luego Rainiero. Cualquiera de nosotras la supera en promiscuidad.

Noemí Pastor dijo...

Hola, MANDERLY. A mi tampoco me llamaba de entrada, pero luego la leí a gusto, ya ves. Besos.

laesti dijo...

¡Hay que buscar esa versión de Don Quijote tan bizarra con Boris Karloff y Grace Kelly!
Aunque según la imdb, que todo lo sabe, era una película para televisión, así que me temo que será imposible encontrarla.

garcigomez dijo...

Yo también he leído este libro y lo disfruté mucho, me hizo descubrir muchas cosas que no sabía de ella, sobre todo de su juventud. Una pena que se retirara para ser princesa, si ya fue leyenda con las pocas pelis que hizo habría sido aún más legendaria. Una lástima que muchos la recuerden sobre todo por lo extracinematográfico, porque como actriz tenía ángel. Por cierto, mejor apartarse de la peli que se hizo hace poco sobre ella, siendo encarnada por Nicole Kidman, porque vaya cosa más mala

garcigomez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
garcigomez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noemí Pastor dijo...

LAESTI. Me temo que tienes razón. Spoto dice que lamentablemente muchas de esas joyas televisivas están hoy perdidas para siempre. Una verdadera lástima.

Noemí Pastor dijo...

Hola, GARCIGOMEZ. Da un poco penita saber que ella siempre quiso volver a actuar y que estuvo a punto de hacerlo, pero al aburrido de Rainiero no le gustaba y más o menos se lo prohibió.

Peke dijo...

Interesante, pero creo que me pasó la época de leer ciertas biografías. No sé por qué.