viernes, 9 de septiembre de 2011

Sud Express

Encaja en cualquier época y género cinematográfico: el tren. Si lo piensas un poco, de inmediato vendrán a tu cabeza: renqueantes locomotoras, forajidos sobre el techo del vagón, aterrados judíos hacinados como ganado, misteriosas mujeres, espías, asesinos, faldas locas o romances apasionados.

El Sud Express, de largo (infinito) recorrido, entre Lisboa y París.

El peculiar traqueteo nos lleva hacia 72 personajes, actores de 6 países (hablan en 5 idiomas), elegidos entre un casting de 800 personas, la mayoría amateurs. Inician el rodaje con un guión sin diálogos, los van creando con los protagonistas a partir de las situaciones planteadas.


Lisboa – Mili, angoleño, vendedor ambulante de relojes. Un buen día tiene que marcharse de forma precipitada y se encamina a Futuroscope (después de leer un artículo en una revista). Allí podrá hacer realidad sus sueños.

Lo mejor: esa conversación con los amigotes, relatando, a su manera, su aventura.

Santana – Cartaxo (Portugal) – Tino contempla la vida desde la mesa con una cerveza, su hermano Joao, sentado a su lado degustando un café. No se hablan desde hace 5 años y utilizan a la camarera como intermediaria. Ella, harta ya de tanta tontería, le pide a Tino que se ponga las pilas de una vez, que haga algo. Se decide a escribir una carta a Lucía, que lleva 28 años en la capital gala.

Lo mejor: la virgen de Fátima tambaleante, y la duda sobre quién es su verdadero propietario. Estos dos son geniales.


Gomecello (Salamanca) - Recogen firmas para cambiar el trazado de las vías. Él en su silla de ruedas, en el pueblo, ella ansiosa por marcharse a San Sebastian a estudiar y a conocer gente. Primeros amores, primeras decepciones.

Lo mejor: la tremenda trifulca entre dos hermanas, vaya par.

Rodasviejas (Salamanca) – dos hombres en un coche con los perros en la parte trasera. Vigilancia de los campos, supervisión de los jornaleros, y regocijo casi adolescente rememorando la gran juerga de la noche anterior.

Lo mejor: la escena final del film. (Los perros son una preciosidad, tenía que decirlo. Uno de los humanos es odioso).

Miranda de Ebro – Rachid, de Marruecos, trabaja descargando cajas de fruta y se marcha a Bayona para encontrarse con el amor de su vida.

Lo mejor: el abrazo del amigo antes de partir.

París – Samuel, taxista fanfarrón y racista, casado con Lucía. Ella, de origen portugués, recibe una carta inesperada, y decide marcharse un fin de semana.

Lo mejor: Cuando las fotos evocan esos buenos momentos, ese pasado común, ese gran amor. La actuación del taxista es muy buena.


Historias cruzadas y cotidianas, con alma, trazadas con naturalidad. Diferentes culturas y religiones con idéntico anhelo: amor. Inmigración, racismo, explotación y salarios míseros. Incapacidad para transmitir lo más profundo de los sentimientos, aparentar éxito y felicidad (dinero y mujeres), la soledad. Gran urbe frente a pueblos muy envejecidos. Los hombres beben, las mujeres lloran, pero todos se acicalan en el destartalado espejo que les devuelve sus inseguridades.

Una interesante propuesta que provoca añoranza a quienes viajamos alguna vez en aquellos trenes nocturnos, de trayectos interminables, que nos brindaban la oportunidad de vivir inolvidables (y peculiares) experiencias.

DIRECCIÓN Y GUIÓN Chema de la Peña, Gabriel Velázquez. REPARTO Gerald Morales, Tino Guimarães, German A. Joao, Lidia Pinville, Javier Delgado, Pilar Borrego, Juanma Hernández, Miguel Martín, Hicham Malayo, Severine Batier, Fernando Tavares. MÚSICA José Ángel Lorente. FOTOGRAFÍA David Azcano. España 2006, 103 min. Web oficial.. Trailer.


Súbete y disfruta del viaje. Próxima parada: este lunes. Se ruega permanezcan atentos a Zinéfilaz. Os esperamos.

Biquiños

LU

Faltan menos de 72 horas…


15 comentarios:

troyana dijo...

Lu,
de piedra me he quedado con la película:sé que me va a gustar.Tiene ese regusto de las historias mínimas con los trenes y la mezcla de culturas y lenguas,a modo de torre de Babel.
No sé de dónde rescatas estas joyas desconocidas,pero lo bueno es que gracias a ti,nos llegan y las podemos conocer y disfrutar.

Por otro lado,intrigada,quedo a la espera de esa cuenta atrás....

Biquiños!

Laura Uve dijo...

Como a troyana, me parece que me va a gustar...

Abrazos!!

Manderly dijo...

Interesante película sobre vidas que se cruzan dentro del espacio cerrado de un tren.
LU, a mi siempre me descubres películas muy interesantes y esta no será menos! Tomaré ese tren...

A la espera de lo que nos deparará este lunes...

Besinos.

LU dijo...

Troyana, intuyo que te va a gustar.

Yo aquí lo he puesto muy ordenadito, pero en la película todas las historias se van entrecruzando en pequeños recortes de cada uno de los personajes. Difícil de contar, por tantos matices, tantas pequeñas situaciones…

Hay historias redondas y otras no tanto. Mi favorita, sin duda, es la de los dos hermanos portugueses, y todo lo que se relaciona con ellos.

Ya sabes lo mucho que me gusta buscar este tipo de películas. Ésta me la recomendó hace años una amiga con la que coincido mucho en gustos y no la encontraba por ningún lado, hasta que de pronto, sin buscarla, estaba en la biblioteca. Si puedes conseguir el DVD, merece la pena. Tanto la historia eliminada, como el making of son especiales.

Menos de 48 horas…

Buen fin de semana

LU dijo...

Laura Uve, ya ves que abarca muchos temas, pero sobre todo son historias de personas, cotidianas y que transmiten emociones. Vidas que de una manera u otra viven cerca de un tren, porque viajan, porque esperan ante un paso a nivel, porque desde su casa cada día se oye el ruido de los vagones sobre las vías a toda velocidad, porque les acerca a sus sueños, a sus seres queridos, a su pasado.

Espero que te guste

Buen fin de semana

LU dijo...

Manderly, una de las cosas que los directores comentan en el making of es la dificultad de rodar en esos interiores, tan estrechos. Aunque la mayor parte de las escenas giran alrededor de los trenes, pero desde exteriores, pueblos, campos y ciudades.

Seguro que algunas de las estaciones las conocéis, sobre todo quienes sois o viajáis por el norte de España.

La idea original era un documental, mientras recorrían en coche toda la ruta del tren buscando localizaciones, pero poco a poco lo iban llenando de vida, de gentes y tuvieron que enfocarlo hacia una película de ficción.

Me gustan estos tesoros medio escondidos. Reconozco que cada vez me siento más cercana a estas películas más personales que hacia las grandes producciones, hechas en su mayoría con más fines comerciales. Encuentro aquí más sensaciones, me transmiten emociones, me hacen pensar y pasar muy buenos momentos. La curiosidad me puede.

Ojalá te guste.

Quedan menos de 48 horas.

Biquiños

Zadelia dijo...

Lu, a mi tampoco me suena de nada y sí que pinta bien, en honor a esos trenes que hemos cogido juntas algunas veces!

Intrigadita me dajas, y aunque vengo poco por aquí ahora vivo pendiente de esta cuenta atrás!

Un besooooooooooooo.

Bargalloneta dijo...

??????????
a mi tampoco me suena de nada y lo que más me alucina es que tiene una pinta espectacular!!!
voy a buscarla a ver s la puedo ver!
se estrenó ene le cine???
un petó!

Bargalloneta dijo...

quedan 12 horas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
qué nervios!!!!!!!!

LU dijo...

Zadelia, la verdad es que al preparar esta entrada me he puesto un tanto nostálgica y he recordado muy buenos momentos vividos en esas noches hacia Madrid o Barcelona.

Búscala, creo que en ésta vamos a coincidir. La parte de Portugal también la vivimos como muy cercana. Se huele el aroma de ese delicioso café y la suavidad de la Super Bock. Lisboa, maravillosa.

De las localizaciones, para mí, Miranda de Ebro siempre ha sido un cruce de vías. Y los campos y pueblos de Salamanca, otra parte de mi vida.

Muchas cosas

24 horas…

Biquiños

LU dijo...

Bargalloneta, sí que se estrenó, lo que no tengo muy claro es si llegó a las salas comerciales, aunque fueran pequeñas, o se quedó más bien en cineforums. Una amiga me la recomendó, y ella la había visto en Vitoria.

Algo más de 12 horas…

Bruja Truca dijo...

Muy interesante propuesta. Llego a tiempo y casi derrapando para leerla antes de la entrada misteriosa. Que será, será...
Abrazo.

LU dijo...

Truca, creo que tú ya venías buscando directamente la sorpresa, pero aún faltaban unas horitas.

Biquiños

Noemí Pastor dijo...

Es cierto. Los trenes tienen un no-sé-qué literario y cinematográfico. Esta no la he visto, pero estoy deseando verla.

LU dijo...

Noemí, cuando leía un breve artículo sobre Películas y trenes
http://www.diariodelviajero.com/cultura/peliculas-y-trenes, me pareció un tema fantástico. Y es verdad que la literatura también nos ha dejado grandes momentos ferroviarios.

Si me hubiera propuesto elegir una película que no ha visto nadie, no doy en el blanco ni de broma. En fin, espero que os guste a todos.

Biquiños