viernes, 16 de mayo de 2014

Mentira latente

Cuando la vida te da muchos palos, siempre se dice aquello de que es bueno hacer borrón y cuenta nueva. En el Cine existen muchos personajes que cambian de vida y dejan atrás su pasado o por lo menos... lo intentan. Uno de estos personajes es la protagonista del clásico titulado Mentira latente (1950) de Mitchell Leisen.
 

Título en castellano Mentira latente
Título original No Man of Her Own
Año 1950
Duración 98 minutos
País Estados Unidos
Director Mitchell Leisen
Guión Sally Benson, Catherine Turney
Novela Cornell Woolrich
Música Hugo Friedhofer
Fotografía Daniel L. Fapp
 
Reparto
Barbara Stanwyck,  John Lund,  Jane Cowl,  Phyllis Thaxter,  Lyle Bettger,  Henry O'Neill,  Richard Denning
 
Sinopsis
Helen Ferguson, embarazada y abandonada por su novio, emprende un largo viaje de Nueva York a San Francisco. En el tren conocerá a un joven matrimonio que también espera un hijo y que se dirige a la casa de los ricos padres de él. Pero el tren descarrila...
 
 
A pesar de ser un gran drama de los que en aquella época del Cine Clásico tenían mucho éxito siempre me ha parecido que Mentira latente es uno de los títulos menos populares a pesar de contar con una de las mejores actrices de la época: Barbara Stanwyck. Actriz de carácter que se ha desenvuelto perfectamente en diversos géneros pero siempre dando a sus personajes esa arrolladora presencia, esa independencia y ese fuerte temperamento que tanto la caracterizaba.
 
Anteriormente, ya había hablado de una de las mejores películas de la actriz, y del Cine, dentro del género de la comedia: Bola de fuego (1941) de Howard Hawks.
 
 
Sin embargo en Mentira latente, Standwyck no es una mujer fuerte. Helen es una mujer desesperada al haber sido abandonada, en la recta final de su embarazo, por un caradura al que interpreta Lyle Bettger (El mayor espectáculo del mundo, 1952), habitual en personajes de villanos.
 
En la nueva vida que Helen pretende empezar se irán cruzando personajes totalmente diferentes a los que ella había conocido. Personajes de buen corazón que la ayudarán en este cambio. Entre ellos vemos los rostros más o menos conocidos como son John Lund, actor habitual del director y el tierno y maternal rostro de Jane Cowl, además del pequeño papel de Richard Denning.
 

Barbara Stanwyck, una vez más, está asombrosa, algo que a los que nos gusta, todavía nos entusiasma más. Sobria en su actuación y dando a su personaje una expresividad que nos llega y nos sobrecoge. Primero como una mujer abandonada y sin futuro y luego como una madre que debe sobrevivir por su hijo pero con el temor de que su pasado vuelva a aparecer. Sólo con un gesto, con una mirada o con un pequeño movimiento la actriz nos contagia de sus miedos y podemos llegar a sentir al personaje.
 
El director Mitchell Leisen (La vida íntima de Julia Norris, 1946) nos lleva desde un simple melodrama inicial al suspense, un poco noir, de la segunda mitad, pero siempre al servicio de su protagonista. El argumento nace al adaptar la obra de Cornell Woolrich, de cuya pluma salieron otras buenas películas como La ventana indiscreta (1954) de Hitchcock ó La novia vestía de negro (1967) de Truffaut.
 

Es muy habitual que de una película, aunque no recordemos todo con claridad, se nos haya quedado una imagen, una escena o una secuencia, quizás porque sea un momento clave de la historia o quizás por su diálogo o su belleza de imágenes. En Mentira latente, hay una secuencia que me gusta especialmente porque se trata de un momento en el que ocurre algo cotidiano y que estoy segura que todos hemos protagonizado, aunque sin el dramatismo de una película clásica, por supuesto. 

En la película ocurre así:
intentando ya reconstruir su vida y durante las compras navideñas, Helen se encuentra en la calle con Bill (John Lund), que la invita a entrar con él en una tienda en donde venden estilográficas. Lo más habitual a la hora de comprar una estilográfica es comprobar cómo se escribe con ella y eso es lo que vemos que hace Bill hasta que se detiene y con rostro serio y pensativo se dirige a Helen y le pide que pruebe ella la estilográfica para ver qué le parece. Helen sin pensarlo y con naturalidad, se quita el guante de la mano derecha, coge la estilográfica y escribe… pero al momento se da cuenta de que ha comedido un grave error…
 
Bien, quizás los que no hayan visto la película no le den tanta importancia a esta secuencia o, como buenos cinéfilos, sean capaces de adivinar lo que Helen había escrito. El caso es que cuando voy a comprar un bolígrafo me acuerdo de este personaje de Barbara Stanwyck a la hora de probarlo.
 
Mentira latente, una gran película protagonizada por una grandísima actriz que, para aquellos que disfrutan con el Cine Clásico, será toda una delicia.

 

17 comentarios:

Juli Gan dijo...

¡La vi, la vi! en un Zinemaldia donostiarra, en un ciclo dedicado a Mitchell Leisen. Me encantó la Stanwick. Años después, en una tarde aburrida de domingo, donde te echan telefilms de esos que te invitan a cortarte las venas a mordiscos, si no encuentras nada afilado, por sorpresa pusieron una versión moderna de esta historia. Como veis, dejé mis muñecas indemnes. :D

deWitt dijo...

Pues yo no la he visto, algo que no puedo perdonarme, así que me pongo manos a la obra...

Siento debilidad por Barbara Stanwyck, creo que siempre está soberbia y jamás decepciona.

saludos

TRoyaNa dijo...

No la he visto,pero después de una reseña tan entusiasta sobre todo hacia Barbara Stanwyck,mi curiosidad no me deja opción,así que ya te contaré.
Saludos!

LU dijo...

Me ha encantado tu entrada, y creo que no la he visto. La busco ya.

Biquiños

Maribel dijo...

La vi hace mucho y no me acuerdo de todo, pero sí de algunas escenas. Es una películas con un argumento que engancha.

Besos

laesti dijo...

¡Me la apunto! Mitchell Leisen es uno de esos artesanos a reivindicar, recuerdo las maravillosas "Medianoche" o "La muerte de vacaciones". ¡La veré!

C. Noodles dijo...

Muy buena y merecida recuperación. Una magnífica película de un director que sigue siendo muy desconocido. Un de los grandes a la sombra de los más grandes. Algún día se hará justicia.

Saludos

Manderly dijo...

Juli Gan,
sé a qué telefilm te refieres. Yo también lo he visto. Es una comedia romántica que se titula 'Con cariño desde el cielo' de 1996 y en ella intervienen Brendan Fraser y Shirley MacLaine.
Saludos.

Manderly dijo...

deWitt,
pues ya sabes, una película que fijo que te gustará.
Saludos.

Manderly dijo...

TRoyaNa,
ya sabes que me apasionan los Clásicos... Ya me contarás a ver qué te parece...
Saludos.

Manderly dijo...

LU,
gracias. Espero tu opinión.
Saludos.

Manderly dijo...

Maribel,
sí, el argumento engancha porque quieres saber la suerte que correrá la protagonista ya que en principio la cosa pinta mal...
Saludos.

Manderly dijo...

laesti,
pues no he visto las que has mencionado aunque sí otras de sus comedias y tengo ganas de volver a ver 'La vida íntima de Julia Norris'.
Saludos.

Manderly dijo...

C. Noodles,
sí, no es un director muy conocido pero su películas son destacables. Muchas de sus comedias son muy divertidas y está claro que en el drama también se defendía bien...
Seguiré rescatando sus películas.
Saludos.

loquemeahorro dijo...

Vi esta película hace por lo menos 20 años, pero la recuerdo mucho, porque el guión me pareció muy ingenioso.

Después he visto (muchas veces, porque era un clásico de las tardes de los domingos en La Primera) "El capitán Panamá" que no es por nada, pero tiene una excusa argumental muy parecida, y también me gusta.

Se ve que hay algo en este tema de la identidad fingida que me atrae.

Maravillosa Barbara Stanwick, como siempre, pero aquí luciéndose en un registro menos habitual.

Manderly dijo...

loquemeahorro,
buena película 'El capitán Panamá'. Es una de esas películas que siempre entretiene y merece la pena admirar la belleza de sus dos protagonistas.
Lo de la identidad siempre es un tema muy utilizado y siempre engancha!
Saludos.

Sara dijo...

No he tenido el gusto de verla, la verdad es que aún me queda mucho camino por recorrer en las películas antiguas pero espero ponerme pronto al día con recomendaciones tan estupendas como esta.
Un saludo.