sábado, 25 de mayo de 2024

Cine y Derechos Humanos

Este año se ha celebrado la XXI edición del Festival de Cine y DDHH en San Sebastián. Como es tradición, fuimos con unos amigos a la sesión inaugural. A nosotros nos gusta sentirnos de esas personas que están en todas las alfombras rojas, pero como somos pobres solo nos podemos permitir las de este tipo de festivales. Cualquier día nos llaman de Cannes o de Venecia, pero de momento aquí estamos. Este año dieron un premio por su trayectoria a Fernando León de Aranoa, director del que soy muy fan. Dio un buen discurso. No así Benito Zambrano, cuya película El salto interpretada por Moussa Sylla, Edith Martínez-Val, Eric Nantchouang y Nansi Nsue abría el festival. El hombre estuvo poco acertado y con un discurso mucho más largo de lo deseable. La película tampoco me gustó, pese a tocar un tema interesante y doloroso como es la entrada de migrantes saltando la valla de Melilla. Para empezar, tiene un comienzo muy maniqueo, con pobres africanos buenísimos y el resto malísimos. Además, los protagonistas hablan en español, lo que hace los diálogos muy forzados y poco creíbles. Lo único que me gustó es la última parte de la película, desde que los protagonistas llegan al monte Gurugú y el salto de la valla. Ahí si te metes en situación y se te ponen los pelos de punta.
La segunda elegida fue Matronas, dirigida por Léa Fehner e interpretada por Khadija Kouyaté, Héloïse Janjaud, Myriem Akheddiou, Quentin Vernede y Tarik Kariouh. Es una película entretenida, pero no me resultó muy verosímil. Tengo que decir que yo imaginaba una película sobre matronas en algún país africano y está situada en un hospital en Francia. Dibuja un escenario de estrés permanente, una terrible sobrecarga de trabajo y unas condiciones penosas. No conozco los hospitales franceses, pero no imagino un hospital europeo que trabaje en unas condiciones tan terribles y extremas. En cualquier caso, bien está si es para defender la sanidad pública.
La tercera ha sido mi favorita de mi experiencia festivalera: Subject, dirigida por Jennifer Tiexiera y Camilla Hall. Es un documental sobre la ética en los documentales. Muchas veces se tratan temas sensibles, que afectan mucho a la vida de los participantes. Estos dan su consentimiento con la idea de hacer pública su verdad, pero en realidad es el director quien decide qué y cómo se cuenta. Los sujetos entrevistados provienen de cinco documentales: The Staircase, Hoop Dreams, The Wolfpack, Capturing the Friedmans y The Square.
Es probable que os suene la historia de The staircase porque recientemente HBO lo ha convertido en una serie de ficción. Un hombre fue acusado de asesinar a su mujer. Él sostenía que se había caído por la escalera. Como parte de su defensa, aceptó grabar un documental en el que aparecían todos sus hijos. En Subject aparece el hombre y una de las hijas, que era una adolescente en la época en que sucedió todo. Ese documental ha tenido un impacto terrible en su vida. ¿Hasta qué punto una adolescente puede tomar una decisión así? Hoop dreams es un documental de 1994 que muestra la vida de un grupo de chicos negros de un barrio marginal en EEUU que juegan a baloncesto con la esperanza de llegar a la NBA y salir de la miseria. Director y guionista eran blancos de clase media, lo que es cuestionado por algunos profesionales negros que consideran que es una forma colonialista de contar un problema. The Wolfpack, rodado en 2015, cuenta la historia de los hermanos Angulo, siete jóvenes que vivían encerrados en casa por su padre y que veían películas continuamente para no aburrirse y después se hacían disfraces y las recreaban. Una casualidad les hizo toparse con la directora que estuvo cuatro años con ellos. El documental obtuvo el premio del público en Sundance. Uno de los hermanos, que parece el líder del grupo, parecía bastante satisfecho por la experiencia vivida. Capturing the Friedmans es una historia terrible. Un hombre y su hijo son acusados de pederastia y acaban en la cárcel, donde el padre se suicidó. El joven estuvo trece años en prisión. Este hombre es el que aparece en Subject y da la impresión de ser una persona destrozada. No queda claro el efecto que grabar Capturing the Friedmans tuvo en su vida. El protagonista de The Square nos cuenta las consecuencias que tuvo para él el participar en el documental que nos muestra las revueltas de la Primavera Árabe en Egipto. Me quedó la sensación de que debería de haber un comité ético al que se presentaran los guiones de los documentales, como en los ensayos clínicos o en los estudios cualitativos. Resulta sobrecogedor ver algunas de las consecuencias. Por otra parte, también me entraron ganas de ver todos los documentales, que eran historias muy potentes. De esas películas que te dejan pensando días y días. Para terminar, vi Dieu est une femme de André Peyror.
Es una historia maravillosa, aunque, en mi opinión, no muy bien contada. En 1975 el director francés Oscar Pierre-Dominique Gaisseau viajó a Panama donde estuvo un año conviviendo con los indios Kuna que habitan unas islas en la parte caribeña del país. Después el director enfermó, se quedaron sin dinero y el banco se quedó los rollos. Los kuna nunca vieron la película. Cincuenta años después, aparece una copia en París y se organiza un pase al que asistirán los que aparecían como niños o jóvenes. Como veis, es una historia preciosa, pero el director se desparrama en diferentes aspectos: la falta de respeto que supone tratar a los kuna como meros sujetos de interés antropológico, la pérdida de la cultura y la lengua kuna, los recuerdos de los que participaron y el plan de proyección de la película. El conjunto pierde fuerza. Con todo, me resultó interesante y pasé un buen rato. La verdad es que este festival es una buena ocasión para ver películas que no suelen estar en los circuitos comerciales y, aunque a veces son muy duras, estar bien reflexionar un poco sobre tantas injusticias como nos rodean.

viernes, 17 de mayo de 2024

Adiós, muchachos (1987)

 A esta peli le tengo un cariño especial. La primera vez que la vi cursaba yo la secundaria. En aquella adolescencia miraba con especial interés la historia de un escolar y su particular mundo. A pesar del título de la cinta, no tiene nada que ver con el famoso tango de Gardel.

Cartel de la peli

Como anunciaba en el párrafo anterior, la peli cuenta la historia de Julien Quentin (Quentin es el apellido), un adolescente de familia burguesa que vuelve con  fastidio al colegio religioso después de las vacaciones. Es la época de la Francia ocupada por los nazis, en los años 40. Los Quentin envían  a sus dos hijos al internado católico para alejarlos de la guerra. Julien es el pequeño y tiene una relación muy cercana a su madre, tanto que le pide a esta una y otra vez quedarse con ella en la ciudad.

El Frío que dan todas las pelis que reflejan los años de las guerras.

Allá entre curas y compañeros de pupitre Quentin es el chaval listo que lee novelas mientras los maestros dan la lección. Un buen día el padre Jean, el rector de la institución, llega con unos nuevos alumnos, entre ellos, Jean Bonnet, un chico inteligente y serio que se convierte en algo así como "rival intelectual" de Julien. 

Recoge, Bonnet, que te vas con los del casco.


Julien, verdaderamente curioso, empieza a fijarse en su nuevo compañero de pupitre, que, además, duerme a su lado en el dormitorio comunal. Bonnet parece que esconda algo y Julien está en esa disyuntiva de querer ser su amigo, pero sin dejar de ser rival. No deja de ser un crío. Bonnet guarda algún secreto, como las velas (de sabbat), o su apellido real, que no es Bonnet sino Kippelstein. Así Julien y Bonnet se hacen amigos. Tocan el piano mientras todo el mundo está en el refugio por bombardeo. Julien hace que su madre invite a Bonnet a comer el día de las familias, pero también tiene goples de verdadero niñato como cuando pretende compartir foie gras de cerdo con él. Al final, por un chivatazo de un colaboracionista, personaje muy interesante de la peli, los niños judíos escondidos en el colegio y el rector, padre Jean son detenidos. De hecho, "adiós, muchachos" son las últimas palabras que el padre Jean les dedica a sus alumnos. "au revoir, les enfants" .

Despidiendo a su amigo que se va preso de los nazis


Louis Malle quiso rodar una historia basada en sus propias vivencias juveniles. La historia del joven sensible apegado a su madre en colegio religioso durante la guerra tiene tintes autobiográficos, como los tiene también "el soplo al corazón", la historia de un chaval redicho, amante del jazz y la literatura, muy cercano a su madre. 

Tentando a tu amigo para que te confiese su religión


También tiene cierta relación con esta peli, otra cinta anterior de Malle, "Lacombe Lucien", la historia de un joven pobre que se convierte en colaboracionista de los nazis hasta que conoce a una chica judía de la que se enamora. En "adiós muchachos", como antes he referido, hay un personaje llamado Joseph que es un pobre tullido que se dedica a servir mesas, ayudante de cocina o limpieza en el colegio, que es dardo de todas las burlas y humillaciones por parte de los escolares, aunque también se dedique a trapichear con las conservas que los desaprensivos de los escolares le venden. Esto hace que lo expulsen del colegio y que acabe haciendo de chivato para los nazis, siendo el desencadenante del fin de la historia. Quizá esta sea la subtrama más interesante de la cinta.

Quentin trapicheando con Joseph, el personaje más complejo de la peli.


Es larga tradición francesa de pelis de escolares, empezando por "cero en conducta", de Jean Vigo, del año 1933, "los 400 golpes" de Truffaut, "la guerra de los botones", las pelis de Louis Malle aquí mencionadas, "el soplo al corazón" o Adiós, muchachos", "hoy empieza todo", o "los chicos del coro", casi podría decirse que los franceses le tienen pillado el truco al cine escolar.


Juli Gan

viernes, 10 de mayo de 2024

Varios apuntes más sobre "La Mesías"

 


Ya os he contado en episodios anteriores ("en episodios anteriores", una expresión muy de serie) que siempre llego tarde a las producciones episódicas televisivas (toma perífrasis para no repetir la palabra "serie"). Nunca descubro ninguna. Nunca soy la primera que ve nada. Siempre voy a remolque de recomendaciones y crítica y tardo meses o años en echarme a los ojos cosas que para entonces ya todo el mundo da por viejas y requetevistas.

Así las cosas, solo hace un mes que me acerqué por fin a "La Mesías", la aclamada serie de los Javis, sobre la que ya en diciembre del año pasado nos ofreció un genial artículo nuestra compañera Mona Jacinta aka Laura Balagué. Por eso titulo este articulito mío "Varios apuntes más...", porque es nada más un apéndice a lo que ya han dicho, y muy bien dicho, otras y otros.

Lo primero que escribo es que la serie me gustó mucho, que la vi con muchas ganas y que me da a mí que marca la entrada de los Javis en la mayoría de edad; entendedme: quiero decir en su madurez como directores. No es que antes fueran inmaduros, pero ahora los veo asentados, habiendo alcanzado ya un punto de estabilidad y de carácter como creadores.

Nada más empezar os digo ya cuál es, en mi humilde opinión, el peor defecto de "La Mesías": que la hayan alargado forzadamente. Sinceramente creo que, con dos episodios menos, habría quedado estilísticamente más redonda. "La Mesías" comienza intensa, muy bien, y sigue genial, pero en los tres últimos capítulos adquiere otro tono, más reposado, alarga las escenas un poco artificialmente, las conversaciones incluyen demasiados silencios, pierden fuelle y todo el producto se debilita. 

Y después de esta minicrítica, voy con los apuntes varios, sueltos y desconectados, que os prometía en el título.

💬 "La Mesías" tiene muy mala baba. Y me encanta. Mis escenas favoritas son las que rezuman sarcasmo y humor destructivo. Poner a Albert Pla en el papel de fanático católico integrista supone un triple salto mortal difícil de superar.

💬 Los Javis saben que no están solos en su universo y, por tal rzón, dirigen muchos guiños cómplices y referencias sueltas a nuestra cultura popular a quienes nos hemos criado y educado con un pie en la parroquia y otro en las salas de cine. En mi caso, con los dos pies en el mismo local, pues (no sé si os lo he contado alguna vez) en mi barrio durante un tiempo, entre que derribaron una iglesia y construyeron otra, las misas se hacían en el antiguo cine; como alegoría no está mal, ¿verdad? Bueno, ya os daré más detalles otro día en otro artículo. 

Esa vivencia entre dos mundos en principio diferentes y distantes hizo que no pudiéramos evitar recrearnos en el lado dramatical y enterteinment de los oficios religiosos, con sus números musicales y todo.Con toda la perversidad que ello conlleva. Quien no haya interpretado alguna vez una misa como mero espectáculo que tire la primera piedra.

💬 Por extraño que parezca, "La Mesías" defiende la tesis de que las sectas son necesarias. Los seres humanos necesitamos engancharnos a espacios seguros que dicen protegernos, necesitamos pertenecer a algo más grande que nosotros, algo que nos prometa un pedacito de gloria; puede ser la religión, el fútbol o un partido político.

💬 Una de las principales bazas que juega "La Mesías" es el grupo musical Stella Maris, que, al parecer, va a tener vida después de la serie y ha anunciado actuaciones en festivales veraniegos. El grupo y, por supuesto,  sus vídeos lisérgicos. La inspiración para crear este conjunto musical tan arrebatador como aberrante les vino a los Javis del increíblemente existente Flos Mariae; y las historias de niños retenidos en sus hogares por padres integristas religiosos, de las páginas de sucesos. Así, a bote pronto, me viene a la cabeza un caso bastante reciente en Madrid y decenas de ellos en los USA.

💬 Lo dice Mona Jacinta y lo suscribo: los Javis han bebido directamente de las creaciones de Pedro Almodóvar; se las han aprendido muy bien, han integrado, digerido, reciclado y producido en consecuencia un tipo de cine que a mí se me antoja fundacional, que va a poner las piedras en la base del nuevo cine que se hace y se va a hacer en España. Aunque solo sea por esa predominancia de las actrices, ya excelsas de por sí, que en sus manos brillan deslumbrantes. Hablo, por supuesto y sobre todo, de Carmen Machi y Lola Dueñas en papeles estelares y de Gracia Olayo, aquí en uno más secundario.

En fin, que si hay segunda temporada, me alegraré mucho. Os saluda cariñosamente vuestra amiga 

Noemí Pastor

viernes, 3 de mayo de 2024

Anatomía de una caída

Soy fan de la ficción en torno a los tribunales de justicia, tanto en el cine como en la literatura. Me han apasionado a lo largo de los años novelas, pelis y series, desde las clásicas Matar un ruiseñor o Anatomía de un asesinato hasta las más recientes, el El caso Collini, Hierro o The good fight, pasando por el boom del thriller judicial estadounidense de los 90, John Grisham, Scott Turow, etc... La extraordinaria película de Justine Triet —ganadora de un Oscar, la Palma de Oro y no sé cuantos merecidos premios más— es una ficción judicial completamente distinta. No tiene ni una sola concesión al tono entre épico y divulgativo que como un envoltorio de regalo suele acompañar a estas obras. Tampoco se sirve del suspense. Es una exposición realista de cómo el proceso judicial puede invadir, devorar y arrasar la vida de quien tenga la mala suerte de verse envuelto en él. Como una bomba que te explota en la cara. Con esto no quiero criticar el proceso o sus formas, al revés, defiendo el desempeño cotidiano de los jueces —inmenso, anónimo e invisible—, lo que digo es que la película tiene el acierto de mostrar la realidad en toda su crudeza y sin adornos. El impacto, el desasosiego, el malestar, incluso la preocupación que provoca se construyen con elementos dispares. La música. Concebida para crear malestar. Prescinde de un acompañamiento musical de fondo para embellecer el conjunto, ya que, salvo alguna pequeña excepción, solo hay música diegética (la que los personajes también escuchan porque forma parte de su realidad). Pero, además es desagradable, ya sea por el volumen —en una de las primeras escenas— o por la repetición cuando Daniel toca el piano. Expresión de su rabia y desconsuelo, de la imposibilidad de asumir lo que le sucede. El niño. El actor Milo Machado realiza una interpretación maravillosa de Daniel. Es un personaje situado en el centro de la pesadilla del torbellino judicial y su afán es comprender. ¿Cómo va a comprender lo que los adultos no son capaces ni siquiera de expresar, no digo ya explicar? Inspira muchísima ternura y a la vez su presencia en el juicio es profundamente dolorosa y perturbadora para la protagonista. La protagonista. La actriz Sandra Hüller encarna a Sandra, que es una mujer que puede parecer ambigua porque tiene la virtud de no sentirse en posesión de la verdad. Duda, como todos, pero ella lo reconoce. Tiene planteamientos audaces, generosos e inteligentes y es consecuente con ellos, pero... sin ternura. Es fría y eso no se perdona en una madre y esposa. En algunos momentos me ha venido a la cabeza una película protagonizada por Meryll Streep, Un grito en la oscuridad, sobre una caso real en Australia donde una mujer fue condenada solo porque no daba el tipo de madre desesperada por la pérdida de su hijo. El tribunal: la pérdida de la vida privada. Muestra cómo se estudia hasta el más mínimo detalle de cada palabra, casi hasta los pensamientos: el montaje de la escena de la discusión de la pareja es impactante. Me parece que cae un poco en la parodia cuando pretende analizar los personajes de los libros de los dos escritores; pero lo que sí refleja es que cualquier acto de nuestra vida cotidiana, comentario o lo que sea, fuera de contexto puede ser demoledor. Antes decía que defiendo la labor de jueces y tribunales, y añado que defiendo más aún las garantías procesales: tenemos que evitar que un sistema bien diseñado se lleve por delante inocentes por un mal funcionamiento. Por lo demás, trata de tantos temas que seguro que me dejo alguno: la pareja, la evolución de la pareja, la complicidad, el reproche, el cuidado de los hijos, nuestra ineptitud en el cuidado de los hijos, la culpa, el estar perdido en un momento determinado, el derecho a estarlo, el que los demás no tienen la culpa de que tú estes perdido, la comunicación en la pareja y en la familia... El broche de oro es la pregunta que plantea al espectador. Pero no tiene sentido hablar de ella sin haber visto antes la película. Almudena Fernández Ostolaza.

viernes, 26 de abril de 2024

Juego de Tronos y algunos perfiles psicológicos de plena actualidad

 


"Juego de Tronos" es una serie de ficción ambientada en la pugna constante de varios reinos a fin de acceder al  trono de hierro en el medievo.

Este es el punto de partida de esta serie estadounidense del 2011 ambientada en la edad media y sin embargo perfectamente aplicable en muchos aspectos a nuestros días.

Motivos para ver Juego de Tronos en 2024:

1) la grandiosa puesta en escena, los escenarios naturales, algunos reconocibles en España ,las espectaculares batallas, el vestuario, la banda sonora, las caracterizaciones, el sonido,la fotografía....

2)las luchas de poder, las intrigas palaciegas, son análogas a las que  a día de hoy no sólo mantiene la clase política sino también las empresas o los ambientes de según qué trabajos, donde hay en juego, porciones de influencia,prestigio,ascenso , reconocimiento o poder.

3) Los perfiles psicológicos de algunos personajes principales coinciden con muchos personajes reales que podemos encontrar en estos microcosmos anteriormente mencionados.Sus virtudes y sus defectos, sus ángeles y sus demonios, conviven con nosotros cuando hablamos por ejemplo de ámbitos "tóxicos" de trabajo, cuanto ni más en una sociedad que todavía se recupera de las secuelas de un pandemia mundial, también en lo que se refiere a su salud mental.

En este punto, ahondaremos un poco y tal vez podáis reconocer a algunos perfiles en vuestro entorno más próximo:



1)Cersei Lannister.Estamos ante la hija Tywin Lannister.Reina de la dinastía Lannister porque se casó con el rey Robert Baratheon , aunque por ser mujer esté relegada a permanecer siempre a la sombra de su esposo, de su padre y de sus hijos varones a la hora de ejercer el poder. Es cruel, ambiciosa, despiadada.No quiere a nadie, salvo a su hermano, con quien mantiene una relación incestuosa y sus hijos.

Cercei, sería en vuestro lugar de trabajo, esa mujer ambiciosa, narcisista y manipuladora que llega lejos debido a su ausencia de escrúpulos, capaz de administrar sufrimiento sin atisbo de arrepentimiento.

Si tienes la mala fortuna de que sea tu jefa, tarde o temprano, es posible cojas una baja o directamente, consideres pedir una excedencia voluntaria.



2) Tyrion Lannister

Hermano de Cersei.Su personaje presenta enanismo y en la Edad Media esta condición física, por muy noble que fueras, podría condenarte a la muerte debido a que constantemente se recurría a la fuerza física para poder sobrevivir en el campo de batalla y fuera de él. Tal vez por esta razón, Tyrion es un personaje resiliente que ha sabido valerse de otras fortalezas para subsistir en un mundo plagado de peligros y amenazas.Es por eso, que Tyrion ha cultivado su inteligencia y su cultura y cuenta con el  don de la palabra y la persuasión. Mujeriego y bebedor, ha sabido sacar partido de sus lecturas para seguir vivo en un mundo donde la sabiduría en un momento dado, también puede sacarte de más de un aprieto.

3) Sansa Stark


El linaje de los Stark es de un total de seis hijos y Sansa es de las hijas, la primogénita .

Su vida, aún siendo noble, se convierte en una pesadilla desde el momento en que su padre muere.Su personaje es humillado, explotado, expuesto a mil adversidades, traicionada por "Meñique"....etc...Su aparente fragilidad esconde fortaleza y estamos esperando que resurja de las cenizas cual Ave Fénix para que por fin se convierta en una mujer libre y empoderada.

Sansa tal vez podría ser esa compañera de trabajo que habiendo sufrido algún tipo de opresión, poco a poco, va rompiendo con todas esas cadenas hasta liberarse puede que en el mismo puesto o simplemente poniéndose a salvo promocionando o cambiando de contexto.

4) Meñique


Posiblemente uno de los personajes que más engañan con sus formas y apariencias.Sibilino y educado, resulta ser un manipulador que trata bien a sus aliados siempre y cuando les sirvan para lograr sus propios intereses.Inteligente, cruel, perverso y despiadado.Lo que vendría a ser un sociópata en toda regla.

Si en tu lugar de trabajo, encuentras un Meñique y encima tienes la desgracia de que sea un jefe, huye mientras puedas,a no ser que hayas logrado hacerte un expert@ en el arte del elogio y adulación.

5)Daenerys Targeryen


Uno de los personajes femeninos con más carisma y empoderamiento.Huérfana y entregada a un matrimonio que no desea, atraviesa todo tipo de dificultades y evoluciona convirtiendo cada adversidad en una oportunidad de crecimiento.Poderosa reina de dragones, valiente y resiliente con un gran sentido de la justicia, liberando a numerosos pueblos de la esclavitud hasta crear un gran ejército.Ella que era tímida e insegura ,crece y se convierte en una mujer líder a la que el pueblo sigue con profunda convicción.

Si tienes a una mujer así en tu trabajo , es posible ascienda por mérito propio, combatirá las injusticias y si tienes la suerte de que sea coordinadora, defenderá a su equipo aunque más de una vez ella misma ejerza de parapeto o rompeolas para que sus trabajadores no se lleven la peor parte,Son mujeres carismáticas y luchadoras.Merece la pena tenerlas cerca , si es que las dejan mantenerse en el cargo.

6)Arya Stark


Una niña que arrastra pérdidas familiares traumáticas.Arya es una chica que se hace pasar por chico para sobrevivir, es independiente, resiliente, actúa a la fuerza como si una adulta se tratara y resiste lo imposible con la fortaleza que le proporciona el deseo de venganza.

Arya será una adulta resentida, fuerte pero con heridas abiertas.

7) Joffrey Baratheon

Joffrey es rey.Su crueldad y sadismo es posiblemente es más impactante de la serie.Parece que le complace el sufrimiento ajeno, narcisista y egocéntrico, carece de escrúpulos y de empatía.

Si en tu lugar de trabajo topas con algún personaje similar, corre , más rápido aún, si tiene poder.

8) Jon Nieve



Es un líder triste pero carismático.Consagrado al linaje de los Stark, es noble, leal y tiene sentido de la justicia.Un jefe así es una fantasía hecha realidad.




Espero que con esta aproximación a algunos personajes de la serie, mínimo os haya entrado curiosidad.

La serie es absolutamente recomendable, da igual si os gusta o no la ciencia ficción, la fantasía o el toque mágico que en algún momento pueda tener.Es una serie con unos personajes fascinantes, con incesante acción y con un duelo constante entre el bien y el mal.Sobran los motivos para darle una oportunidad.

Si alguien quiere comentar sobre algún personaje no mencionado, seré toda oídos.

Féliz fin de semana.

Troyana


viernes, 19 de abril de 2024

Shogun: lealtad japonesa

Esta semana viajamos en el espacio y el tiempo hasta llegar al Japón de la época pre-Edo, a través de la serie Shogun, producto de FX que llega a la mayoría de las televisiones a través de Disney +.  Se basa en la novela de James Clavell publicada en 1975 y best seller del momento, que ya fue objeto de adaptación televisiva en los años 80, con el protagonismo de Richard Chamberlain y el gran Toshirō Mifune.

En este caso, y a falta del capítulo final, pues la serie regresa al concepto de "miniserie" sin continuaciones, podemos decir que, sin haber leído el libro ni visto la adaptación final, estamos muy agradecidas de que el Shogun de 2024 sea la serie que muchos llevábamos mucho tiempo esperando: aparentemente fiel al mundo del siglo XVII que representa, sin miedo a mostrar el choque culturarl de entonces y todo obviando los mecanismos actuales que se meten en series históricas (música anacrónica, puestas en escena modernas o personajes inclusivos y poco realistas con el momento).

Shogun cuenta la historia de John Blackthorne, un piloto inglés que naufraga en Japón, y que había sido enviado junto a sus compañeros en un navío holandés, para romper el monopolio portugués existente en el 1600, propagar el enfrentamiento católico-protestante en oriente, y empezar el imperio inglés. Su llegada al país nipón coincidirá con un periodo de casi guerra civil y lucha de clanes, que complicará más su supervivencia, en un entorno donde se le considera un "bárbaro".

La serie resalta porque en vez de centrarse en el protagonista inglés, se fija más en los miembros japoneses de los diferentes clanes y sus luchas. Tanto es así, que el idioma principal es el japonés, y salvo los momentos en los que hablan en "portugués" por cuestiones de la trama, hay que seguirla con subtítulos (salvo si se habla el idioma). Esto, que parece sorprendente en una serie producida por Estados Unidos, no lo resulta tanto, cuando se ve que en la producción también ha colaborado un equipo japonés. De hecho, uno de los actores principales, el conocido Hiroyuki Sanada, que actúa como Toranaga, es uno de los productores y para él la fidelidad histórica era uno de los pilares principales de esta producción (1)

Resulta una gozada, ver una serie que quiere ser rigurosa, que se siente más como una producción japonesa, de calidad cinematográfica, que como otro producto más comercial y hecho para las masas, porque además, nos muestra que hay otra manera de hacer las cosas, sin que resulten "pasivas" o "lentas", o poco apasionates. Aunque es verdad que al principio, para "venderla" dijeron que era la nueva "Juego de Tronos" (2), algo que incluso irritó a su director, Jonathan van Tulleken.

Sobre la historia y la producción, poco más voy a añadir. Ahora toca hablar de los actores y destaca Sanada y su corte,  porque todos son excelentes, resaltando Anna Sawai como Mariko, una mujer que os maravillará, que tiene su propio arco y no es una mera comparsa. Sobre Cosmo Jarvis, que hace de Blackthorne, afortunadamente podemos olvidar su participación en la terrible Persuasión de Netflix, y su interpretación nos puede recordar a Tom Hardy, como un tosco inglés de la época; en particular, me gustaría verlo en otros roles para confirmar si su "confusión" se debe a que quiere compartir la de John, o es su manera de actuar. De los demás, todos son muy profesionales, destacando por su carisma Takehiro Hira (Ishido), Tadanobu Asano (Yabushige), Tommy Bastow (Padre Martin Alvito) o los 10 minutos que aparece Nestor Carbonell como el español Vasco Rodrígues.

Poco más quiero decir de la serie, salvo que la veáis y os aseguro que la vais a disfrutar tanto que ni se os va a ocurrir haceros el hara-kiri, perdón, el seppuku.

Carmen

Fuentes:

  1. https://eu.usatoday.com/story/entertainment/tv/2024/02/28/shogun-producer-hiroyuki-sanada-interview/72702443007/
  2. https://as.com/meristation/noticias/shogun-no-es-como-juego-de-tronos-su-director-prefiere-compararla-con-estos-exitos-n/

viernes, 12 de abril de 2024

Griselda

Después de ver Griselda, he decidido que no me voy a hacer narcotraficante. ¿Que ganas dinero? Sí, pero llevas una vida muy perdulable, como decía una paciente mía. Además, os advierto que es un mundo completamente dominado por el heteropatriarcado. Pero os lo voy a contar despacio. La serie está basada en la vida de Griselda Blanco, una mujer colombiana que controló el tráfico de drogas en Miami entre los años 70 y 80. Por supuesto, la serie se permite bastantes licencias respecto a la vida real de esta mujer, pero los datos fundamentales son ciertos. Una cosa queda clara en la serie: para ser narco tienes que estás dispuesto a matar y a morir. Puedo entender que gente que vive en una situación de pobreza y rodeados de violencia lo acepte como medio de vida. En realidad, tienen poco que perder. La vida, pensaréis, pero no parece tener mucho valor para esta gente, es como si estuviera asumido que vas a morir joven, por lo tanto, hay que exprimir la vida a tope el tiempo que tengas. Me resulta más difícil de entender que no cojan más apego a la vida cuando ya se han hecho capos del tema, tienen un montón de dinero y una familia. A la protagonista le aconsejan varias veces que se retire, pero no sé si es por ambición, avaricia, amor al riesgo o venganza, siempre decide seguir. Yo hubiera esperado un comportamiento más conservador de los que están arriba, de establecer unas normas del juego que les proporcionen algo más de seguridad, pero se ve que esto no funciona así. En la serie vemos llegar a la protagonista a Miami con sus tres hijos después de matar a su marido. En la maleta lleva un kilo de coca para vender. ¿Os imagináis llegar a una ciudad que no conoces y donde no sabes cómo funciona el negocio e intentar vender la coca? El personaje queda retratada como una psicópata, pero no hay duda de que tenía valor. O desesperación. O las dos cosas. Sofía Vergara borda el papel. Está irreconocible. Construye un personaje que es una fuerza de la naturaleza, capaz de levantarse tantas veces como la derriban, inteligente, ambiciosa y sin ningún escrúpulo. Además de ser un mundo cruel y despiadado, es también un mundo completamente machista y que una mujer pretenda tener algún control resulta inadmisible para los narcos. Ella construye su imperio con el apoyo de un grupo de prostitutas que trabajan como sus mulas y un ejercito que constituye con marielitos que le son muy fieles. Otra que sufre el machismo en sus carnes es la policía que quiere resolver el caso. En la comisaría consideran que una mujer está en comisaría para hacer café y fotocopias, y se tendrá que dejar la piel para poder seguir adelante con el caso. Otra cosa que me fascina de la serie es la ambientación y, sobre todo, el vestuario y maquillaje. Es una vuelta al pasado muy lograda, imaginad un mundo de lujo ligado al tráfico de drogas en el Miami del 75 al 85. Ríete tú de Corrupción en Miami. Un despliegue de rasos, oros, casas con piscina y melenas a lo Farrah Fawcett. El director de la serie es Andrés Baiz, del que no he visto ninguna película, aunque Satanás ganó en el Festival de Montecarlo en 2007. Los actores están todos muy bien y hay alguna cara conocida entre nosotros, como Ernesto Alterio y Victor Ammann. Son solo seis capítulos y, aunque no es un tema novedoso, el hecho de que la protagonista sea una mujer en esos años, le aporta más interés. En la verdadera historia de Griselda Blanco, tres de sus cuatro hijos murieron asesinados y ella también a los 69 años, lo que se considera ser longeva para una traficante en activo. Como os he dicho, no me haré narco que me quedarían dos telediarios.